El origen del cine noir y 22 ejemplos de su estado más clásico y puro

Fuente: filmin

El origen del cine noir y 22 ejemplos de su estado más clásico y puro

A pesar de que directores como Fritz Lang o Billy Wilder jamás aceptaron describir sus películas como "noir" y siempre pensaron que no eran más que thrillers, el imaginario del cinéfilo siempre ha acuñado este término para describir un género de definición bastante impreciso, cuya diferenciación de otros géneros como el cine de gángsters o el cine social es sólo parcial. 

Sin embargo, la femme fatale, el antihéroe, el crimen, los sombreros, las gabardinas, el humo de tabaco, la copa de whisky o los constantes claroscuros (sean a nivel formal o atribuibles a los propios personajes) son elementos que de forma insondable ligamos directamente al cine negro, y lo hacemos en su estado más clásico y puro.

Buena cuenta de ello nos dan estos 22 de los 135 títulos que copan nuestra Colección de Cine Negro, así como el revelador video que os ofrecemos como inmejorable epílogo al post y que nos explica de forma minuciosa y detallada de donde proviene el término noir.

Asfalto (1969)

"Asfalto" fue el penúltimo film mudo dirigido por Joe May, tras la triunfal Retorno al hogar. A pesar de que en ambas presentaba una historia de sacrificio por amor, los dos films eran muy diferentes en su exposición y tratamiento. Intimista y delicado en Retorno al hogar —donde un soldado renuncia a su esposa al comprobar que su mejor amigo le ha dado la felicidad que él no supo darle— y llena de contrastes y violencia expresiva en "Asfalto". Su atmósfera anticipa a las del ‘film noir’ de las décadas posteriores, al igual que la relación de los protagonistas, interpretados por una extraordinaria Betty Amann y Gustav Fröhlich en un registro muy diferente al de "Metrópolis". Betty Amann —cuyo look parodiaría en "Con faldas y a loco" Billy Wilder, antiguo colaborador de Joe May— interpretaba a una sensual ladrona que seduce y se enamora del policía de tráfico que la ha detenido por robar en una joyería. Y claro, lo que viene a continuación os lo podéis imaginar...

 

Los Bajos Fondos (1936)

Los bajos fondos, que Jean Renoir adaptó de Máximo Gorki en 1936, sigue siendo valorada como una película muy representativa del cineasta, clave dentro del cine negro europeo, aunque nunca ha sido considerada como una de las mejores de este director. Sin embargo para Renoir, la experiencia de Los bajos fondos, que aceptó partiendo de un guión ajeno que luego rehizo a su gusto, se condensa en su descubrimiento del actor Jean Gabin, a quien al año siguiente propondría la interpretación del protagonista de La gran ilusión.

 

Pepe le Mokó (1937)

Un clásico del cine policial francés que, según su propio director Julien Duvivier, se inspiró en el "Scarface" de Howard Hawks. Rodado en Argel, cuya atmósfera está captada con tintes asfixiantes, supo transmitir el tono tenso de las mejores obras del género, introduciendo un trasfondo romántico bastante convincente. Su enorme éxito provocó que el cine norteamericano realizara dos remakes en 1938 y 1948, y que hasta Totò interpretara una parodia en 1949.

 

Mujer Marcada (1937)

Rodada a cuatro manos entre Michael Curtiz y Lloyd Bacon, merecedora del Premio a la Mejor Actriz en el Festival de Venecia, "Mujer Marcada" es cine de calado de serie B que tiene el descaro de presentarnos un duelo interpretativo que vale su peso en oro. Humphrey Bogart y Bette Davies entre burdeles y apuestas.

 

El Muelle de las Brumas (1938)

En uno de los títulos más representativos de Marcel Carné, uno de los realizadores más relevantes del denominado 'realismo poético', autor de películas fundamentales como 'Los niños del paraíso' o 'Las puertas de la noche', Jean Gabin da vida a un soldado que tras abandonar el ejército llega al puerto de Le Havre donde conoce a Nelly, personaje encarnado por otra leyenda del cine francés, Michele Morgan.

 

Perversidad (1945)

Una de las obras cumbres del cine negro. Fritz Lang se sumerge en una pesadilla en la que no hay despertar posible, y lo hace de la mano de la excelente interpretación de Edward G. Robinson, y una de las femme fatales más logradas del cine de todos los tiempos. Una obra maestra de imprescindible visionado que no necesita de nominación alguna para imponerse como un referente imponderable del cine clásico de suspense.

 

Detour (1945)

Considerada durante años como una joya oculta del cine negro, la importancia de la película de Edgar G. Ulmer, "Detour", no ha hecho más que crecer en los últimos años gracias a su influencia en el trabajo de cineastas como David Lynch o Jean Luc Godard.

 

Retorno al Pasado (1947)

Una de las cimas del cine negro y de la filmografía de su director Jacques Tourneur ("La mujer pantera", "El halcón y la flecha"). Adaptación de una novela que Daniel Mainwaring publicada con su habitual seudónimo: Geoffrey Homes. A partir de una historia que tiene como constante la ambigüedad, Tourneur consiguió su obra maestra. La fascinación emanada de sus imágenes lleva emparejada una carga de ambivalencia moral que le confiere un poder irresistible.

 

La Ciudad Desnuda (1948)

New York al desnudo bajo la mirada de Jules Dassin. Rodada íntegramente en las calles de la capital del mundo con estilo cuasi documental, pero con un argumento propio del cine negro. Y sí, en el Hollywood de los 50 existió un visionario que ya mezclaba realidad con ficción.

 

Almas Desnudas (1949)

Max Ophüls adapta una novela de Elizabeth Sanxay Holding que desarrolla una inquietante intriga planteada como el juego del gato y el ratón. En su formulación destaca la complejidad de una atmósfera que se va adaptando a las exigencias de la historia y una atractiva narrativa que demuestra una inusual capacidad para explicar la acción a través de los objetos.

 

El Poder del Mal (1948)

Abraham Polonsky consigue sumergirnos en los más oscuros bajos fondos del Nueva York de los años '30 de la mano del fantástico actor John Garfield, una puesta en escena concisa, visualmente arrolladora, y un tono maravillosamente poético.

 

El Caso de Thelma Jordon (1950)

Este gran clásico del cine está centrado en una misteriosa mujer (interpretada por Barbara Stanwyck) quien inicia un romance con el fiscal del distrito. Uno de los thrillers menos conocidos de Robert Siodmak es también uno de los principales alumnos aventajados de "Perdición". 

 

Yo amé a un asesino (1951)

Excelente film noir escrito por Dalton Trumbo y dirigido por John Berry y protagonizado por un inmenso John Garfield en la que supuso su última interpretación antes del acoso que sufrió por parte del Comité de Actividades Antiamericanas y de su prematura muerte por enfermedad a los treinta y nueve años.

 

Las Diabólicas (1955)

"Las diabólicas" es una obra maestra de Henri-Georges Clouzot ("El salario del miedo"), una película que hará las delicias de los amantes del mejor cine clásico de suspense basada en la novela Cell qui n’etait de Boileau y Narcenac, autores de De Entre los muertos (sobre la que Hitchcock hizo su magistral "Vértigo".

 

Dos Hombres en Manhattan (1959)

Una de las primeras incursiones de Jean-Pierre Melville en el terreno del film noir, donde posteriormente cosecharía sus mayores éxitos con títulos como El confidente (Le Doulos, 1962), El silencio de un hombre (Le samurai, 1967) o El círculo rojo (Le cercle rouge, 1970), Dos Hombres en Manhattan es puro cine negro, con la particularidad de enmarcar su acción en un mundo de ensueño, una ciudad que acaba convirtiéndose en la verdadera protagonista de la película: el Nueva York de la década de 1.950

 

A Todo Riesgo (1960)

Dirigida por Claude Sautet y protagonizada por dos estrellas del cine negro francés como Lino Ventura y Jean-Paul Belmondo, "A Todo Riesgo" está además basada en la novela Classe Tous Risques de José Giovanni (Le Trou-La Evasión). Tal y como ya nos advirtió el gran y añorado Roger Ebert en su momento, se trata de una película explosiva, cínica e inteligente sobre la traición y el deshonor entre criminales y delincuentes.

 

Tirad sobre el Pianista (1960)

Segundo largometraje de François Truffaut en el que colaboró con el músico y actor Charles Aznavour. La película es una adaptación de la novela del estadounidense David Goodis, con la que Truffaut rindió su particular homenaje a los thrillers de cine negro de los años 50 de Hollywood que tanto le habían apasionado. Película de referencia para directores como los hermanos Coen o John Dahl

 

El Silencio de un Hombre (1968)

Una de las mejores películas de la historia del cine. Entre otras cualidades, "El silencio de un hombre" es un poema desgarrador del hombre solo. Es también, y ante todo, una película policiaca. Este "samurai", Jeff Costello, no es sino un asesino a sueldo del hampa parisina. Asesina cumpliendo órdenes, por contrato. Engañado por sus socios, tiene que defenderse en dos frentes: contra la policía y contra sus cómplices. Se organiza entonces una implacable caza, todos contra un solo hombre. El héroe irrisorio de este combate nocturno triunfará. En la muerte, claro está. Una muerte deseada, organizada, como una apoteosis.

 

La Última Seducción  (1994)

John Dahl revitalizó tanto el cine negro como el personaje de "femme fatale"con este interesante y oscuro thriller en el que Linda Fiorentino interpreta a una mujer fría y calculadora que huye con un millón de dólares que ella y su marido habían conseguido traficando con medicamentos, dando a parar a un pequeño pueblo conocerña a un hombre que se enamora perdidamente de ella y que sólo le interesa como instrumento para librarse definitivamente de su marido y quedarse con el dinero. Triángulo amoroso, falsas identidades, un pueblo remoto y una bella mujer mortalmente seductora. Intrínseco aroma a verdadero cine negro.

 

Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto (1995)

De la mano de Andy García en plan antihéroe y un retorcido y decrépito Christopher Walken que directamente nos lleva a Dennis Hopper en "Terciopelo Azul", Gary Fleder ensambla uno de los mejores thrillers de los años 90, cine de gánsters en su estado más crudo que cruzando "Pulp Fiction" con "Amor a quemarropa", posiblemente sea la mejor película de Tarantino en la que Tarantino no ha participado. 

 

Una Historia de Violencia (2005)

David Cronenberg adapta la novela homónima de John Wagner y Vince Locke y pone a Viggo Mortensen al frente de la orquesta, flanqueado por Ed Harris, Maria Bello y William Hurt. Cine negro áspero, vibrante, redondo, efectivamente violento y definitivamente maestro.

 

Sin City (2005)

El cine negro se viste de sus mejores galas. Basada en el célebre cómic de Frank Miller y co-dirigida por Robert Rodríguez y el propio Miller, "Sin City" sigue manteniéndose a día de hoy como una película transgresora, visualmente única y portentosa, que cuenta con un gran elenco de actores y la colaboración especial del director Quentin Tarantino. Estilazo.

       

¿Y de dónde viene el término Film Noir?

     Pulsar en la imagen para ver el vídeo

Títulos mencionados

Publica un comentario

Sin comentarios