10 adaptaciones imposibles hechas realidad

Autor: Héctor Prats Fuente: Filmin

10 adaptaciones imposibles hechas realidad

La literatura siempre ha sido una de las mayores fuentes de inspiración del cine, muchas veces respondiendo a la ambición de llevar obras ya de por sí magnificientes a un nivel todavía superior. El riesgo de este tipo de apuestas es evidente, y muchas producciones se han estrellado en intentos casi impensables, mientras tantas otras has salido victoriosas y reconocidas. Son muchas las listas que se han hecho para valorar la calidad de adaptaciones cinematográficas respecto a las novelas que las inspiraron, pero hoy os proponemos una lista particulares con algunas de las películas de nuestro catálogo basadas en literatura.

En ella exploramos 10 casos demasiado ambiciosos, adaptaciones de obras literarias de una magnitud excesiva para ser concebida en pantalla. Superando limitaciones de producción, por la misma naturaleza inasible de la obra, imposible de evocar más allá de los límites de la palabra escrita, estas 10 adaptaciones si opinamos que logran plasmar con mucha personalidad la esencia de la compleja novela que adaptan. Veamos si nos quedamos cortos o no.

1. TRISTRAM SHANDY de Michael Winterbottom

¿Cómo adaptar la obra maestra de la literatura inglesa, inadaptable de por sí al cine? ¿Cómo conseguir una película irreverente, ingeniosa, delirante dentro de otra película igual de irreverente, ingeniosa y delirante? ¿Quién si no Steve Coogan podría incorporar a ese perfecto caballero inglés y sus tribulaciones, a la vez que al genial actor que intenta interpretarlo?

Una historia sin pies ni cabeza, la historia de una polla y un toro...Una divertidísima obra maestra de Michael Winterbottom que nos adentra en el enloquecido mundo del rodaje de una película y se atreve con el Tristam Shandy de Laurence Sterne y su imposible adaptación a la gran pantalla.


2
. EL ALMUERZO DESNUDO de David Cronenberg

Adaptación a la gran pantalla de la fascinante novela homónima de William S. Burroughs, El almuerzo desnudo es una de las novelas más míticas de la literatura norteamericana, un descenso a los infiernos de la droga y una denuncia horrorizada y sardónica, onírica y alucinatoria de la sociedad actual, un mundo sin esperanza ni futuro. Burroughs dispara sus flechas contra las religiones, el ejército, la universidad, la sexualidad, la justicia corrupta, los traficantes tramposos, el colonialismo, la burocracia y la psiquiatría representada por el siniestro Dr. Benway, el gran manipulador de conciencias, el experto en Control total. 

El guión de la adaptación cinematográfica que Cronenberg le dedica sin embargo, está basado no solo en la novela de Burroughs, sino también en otros trabajos suyos, y en datos autobiográficos sobre su vida. Puede verse como una adaptación metaficcional, en el sentido de que describe el proceso de escritura de la propia novela y de que algunos personajes están vagamente basados en personas que Burroughs conoció: (Hank y Martin por ejemplo, se basan en Jack Kerouac y Allen Ginsberg, quienes ayudaron a Burroughs a compilar los textos que darían lugar a la novela. La suya, una película que nos transporta por mundos que pertenecen más al subconsciente colectivo que a la realidad cotidiana, un viaje interior en el que se entremezclan la adicción a las substancias tóxicas, las sexualidades no habituales y normalmente reprimidas y el poder de los gobiernos que tanto afectan a la existencia de los ciudadanos de a pie. 


3
. CRASH de David Cronenberg

Otra vez Cronenberg, esta vez con una novela de J.G. Ballard. Una noche, el homónimo del escritor, James Ballard (interpretado por James Spader) estrella su coche contra el de Helen (Holly Hunter), ambos son ingresados en un hospital tras haber experimentado una extraña atracción mutua momentos después del choque. Tras el accidente en la vida de James se abrirá una nueva puerta que le conducirá a un mundo prohibido, dominado por un oscuro juego de peligro, sexo y muerte.

El riesgo de los turbadores entretenimientos que los protagonistas llevan a cabo no es equiparable al riesgo de la producción, que sin duda también es una apuesta nada sobre seguro. El resultado, sin embargo, es una de las películas más controvertidas e impactantes de las últimas décadas. Un pieza de culto instantánea que quedará eternamente impresa en los anales de la historia cinematográfica como una de las adaptaciones más explosivas jamás llevadas a la gran pantalla.


4.
EL MAGO de Guy Green

Basada en la aclamada novela del mismo nombre de John Fowles, una de las obras que más claramente influyó en la serie “Perdidos”, “El mago” es una inolvidable lección metafísica sobre el lugar del ser humano en la existencia y las limitaciones de todo egocentrismo en un nuevo mundo psicológico y filosófico.

El británico Nicholas Urfe (Michael Caine) es un profresor de escuela que se traslada a una pequeña isla griega llamada Phraxos. Sustituirá al profesor de inglés muerto por suicidio en extrañas circunstancias. Allí conocerá a un curioso personaje llamado Maurice Conchis (Anthony Quinn) que, tras una serie de extraños encuentros, le introducirá en un mundo místico y delirante en el que el tiempo parece no existir de un modo racional.

De modo parecido a “El almuerzo desnudo”, la surreal trama de la novela desborda la película de Guy Green, haciéndola extraña y evocando la palabra escrita que despierta en la mente de un lector (ahora espectador) activo.


5.
DUBLINESES (LOS MUERTOS) de John Huston

John Huston es otro de los grandes directores que apuesta por las adaptaciones de novelas, en su mayoría obras más que correctas, pero que no llegan al improbable hito de aprehender todo lo quela literatura puede evocar.

“Dublineses” es la última película de John Huston, que adapta el último relato de "Dublineses", “Los muertos”, de James Joyce. Es una lección de sabiduría en la que se analiza como pocas veces se ha visto las relaciones familiares a través de una cena navideña. En ella, la música, la poesía, el baile, la gastronomía, la política, la religión, la infidelidad y la fragilidad del ser humano serán temas de conversación de un grupo de personas absolutamente universal.


6. MOBY DICK de John Huston

John Huston vuelve a embarcarse en otra adaptación imposible, aunque esta vez a escala notablemente más épica. Basada en el clásico de Herman Melville, “Moby Dick” es un espectáculo tan ambicioso como el mismo Ahab, interpretado con gran estoicismo por Gregory Peck.

La furia ciega de Ahab tiene algo que ver con las aspiraciones de Huston de adaptar en 1956 un proyecto tan titánico, sin contar con medios que lo faciliten como los efectos especiales generados digitalmente. Una batalla épica tiene lugar entre la fiera y el hombre, al mismo tiempo que luchan novela y película, y las páginas escritas vuleven a derrotar una adaptación imposible que sin embargo, también se antoja épica.


7
. DON QUIJOTE de Orson Welles

Otra novela que ya asusta nada más en pensar adaptarla, el Quijote. Pero Orson Welles nunca fue un hombre que se asustara ante ningún reto. Por eso no le importó pasar nada menos que catorce años rodándola, y de hecho murió sin haber podido acabar de montarla. El proyecto le superó.

Las cintas se consideraron perdidas durante mucho tiempo, pero Jess Franco, amigo personal de Welles, buscó los materiales, desperdigados por medio mundo y acabó la película siguiendo las indicaciones que dejó escritas el propio Welles. "Don Quijote" no consigue reunir toda la genialidad de la novela de Cervantes, pero es claramente un documento apasionante que ofrece la particular visión de Orson Welles sobre España, narrada a través de las peripecias de Don Quijote y Sancho.


8.
EL DECAMERÓN de Pier Paolo Pasolini

Basada en "El Decamerón" de Boccaccio, Pier Paolo Pasolini recrea con su desgarrador y personal estilo una amplia selección de cuentos cómicos y eróticos de esta obra universal. Polémica y controvertida debido a su contenido sexual, un inmortal compendio de ocho relatos sobre amor, placer y lujuria.

Es la primera entrega de la llamada "Trilogía de la vida" que el maestro italiano completó con "Los cuentos de Canterbury" y "Las mil y una noches". Divertida, amena y mordaz, consigue impregnar una imborrable huella de reflexión, redención y perdón en la experiencia del espectador, aunque esta huella queda más en un plano conceptual que visual. Esta escasa intervención en el nivel estético y sensitivo hace que la película se asemeje a un fresco de fábulas picarescas, función que ya cumple perfectamente la novela de Bocaccio.


9.
BAJO EL VOLCÁN de John Huston

Tercera película de John Huston en nuestra lista de adaptaciones imposibles. Nuestra prediulección por este mago del cine también se cimenta en la sensación de riesgo que emanaba al escoger referencias demasiado ambiciosas para ser llevadas al cine sin que la cosa saliera mal.

Reescrita innumerables veces, "Bajo el volcán" es ahora reconocida ampliamente no solo como su única obra maestra sino como una de las grandes obras del siglo XX. Ejemplifica el método de Lowry como escritor, que involucraba esbozar sobre material autobiográfico e imbuirlo con capas complejas de simbolismo dibujando una serie de relaciones complejas y destructivas.

Fiel a la novela de Lowry, John Huston en pleno ocaso de su carrera se embarca una perdición cinematográfica con sabor a mezcal para relatarnos la historia de un alcoholizado cónsul británico en el pueblo de Quauhnahuac, México, el Día de Muertos en 1938. Obtuvo dos nominaciones a los Premios Óscar, al mejor actor principal (Albert Finney) y a la mejor música. Un obra mayúscula que si no la supera, al menos si se pone al excelente nivel de novela.


10.
EL CASTILLO de Michael Haneke

Enfrentarse a una obra de Kafka es otro reto incuestionable. Haneke es quien se lo propone, concretamente con “El castillo”, y da vueltas y vueltas sobre la nada burocrática como el protagonista de la historia, interpretado por Ulrich Mühe (“La vida de los otros”), en la que sería su segunda colaboración con el director.

El individuo protagonista, blanco de toda una comunidad, sufre una frustración insoportable al no poder esclarecer su estatuto social y sentir su existencia ligada permanentemente a la de un forastero. La historia queda suspendida en el tiempo y el personaje comienza a darse cuenta de que cuanto mayores son sus esfuerzos por alcanzar su objetivo -hacerse un sitio en esa pequeña comunidad de acogida y llegar al castillo- más lejos está de alcanzarlos.

La aproximación de Haneke es de una ambición y resultado que merecen ser recordadas, pero los laberintos de tinta de Kafka fueron creados para estar escritos sobre papel. Ese es el medio nato de esta y tantas otras novelas que, por mucho esfuerzo que se ponga en adaptar al cine, (casi) siempre serán mejores leídas.


BONUS TRACK: HIGH RISE

Imagínense el lunático concepto apocalíptico y la filosofía totalitarista sobre la que bascula "Snowpiercer" por un lado, la desmesurada fiesta en bucle que supone "El Lobo de Wall Street" por el otro, y personifíquenlo en el descerebrado estilo, la desbocada mirada del Terry Gilliam más delirante y loco. Y ahora sí, que vuele vuestra imaginación. Asñi se presenta la adaptación que Ben Wheatley dedica a la inabordable novela de JG Ballard, "El Rascacielos".


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es