¿Qué ve Kanye West?

Autor: Manel Domínguez Fuente: Filmin

¿Qué ve Kanye West?

Desgranamos nuestra colección dedicada a una de las figuras más mesiánicas y controvertidas del siglo XXI, Kanye West. Desde que en 2004 irrumpiera de forma masiva con su College Dropout, el mundo ha bailado a su son desde entonces. Radical polemista de libro y acomplejado por su devoción cristiana, aprovechamos el lanzamiento de su nuevo disco, Jesus is King para brindarle una colección a uno de los maestros indiscutibles de la música pop contemporánea. En su nuevo trabajo, West abraza la fe cristiana más fuerte que nunca en lo que él denomina: "el abandono definitivo de la música secular".

Aunque su personalidad esquiva no nos los haya puesto fácil (el material periodístico no abunda en la red), es sobradamente conocida la faceta cinéfila de Ye. A partir de un compendio de entrevistas y un exhaustivo trabajo de búsqueda de referencias del propio material generado por West (esto son, evidentemente, música, videoclips y un mediometraje realizado por él), hemos podido dilucidar un cuidadísimo perfil cinéfilo por parte del maestro del hip/hop. De Jodorowsky a "Akira" o de Romain Gavras a "Martin" de Romero, aquí está, lo que ve Kanye West:

"Akira" fue nombrada, junto a "Pozos de Ambición", la cinta predilecta de Kanye. Incluso empleó gran parte del acaudalado universo visual de la película de Ôtomo para el videoclip de Stronger. Alentados por esta idea, nos apuntamos al carro y sumamos "Stop Making Sense", por ese vibe tan claramente Talking Heads que respira el desternillante vestuario del videoclip de I Love It. Bromas aparte, otra monumental entrada dentro de la filmografía de Jonathan Demme en la lista, reconocida hasta la saciedad por el propio West, es "El Silencio de los Corderos".

Bien es sabida la amistad que mantiene con Jodo (Alejandro Jodorowsky). El rapero contactó con él de forma inmediata cuando visionó "La Montaña Sagrada" para inspirar el diseño de arte de su gira Yeezus. Segun Jodorowsky, West fue en su busca para que le otorgara “una idea". En esa cita (en la que el americano se cayó inesperadamente de la silla donde estaba sentado y el argentino le leyó el tarot), tuvo un acompañante de lujo y un gran amigo que le escudaría en sus aventuras de carácter visual, Spike Jonze, otro cineasta admirado por el músico.

Para el resplandeciente y apocalíptico videoclip de No Church in the Wild escogió, junto a Jay-Z, al director de videoclips de moda por aquel entonces dentro de la industria musical, Romain Gavras (hijo de Costa-Gavras), que hasta la fecha se había encargado de dirigir piezas de mucha notoriedad para M.I.A o Justice. Recuperamos su debut en el cine, del cual West es un fan declarado, Nuestro día Llegará 

Y es que la lista de frecuentes colaboradores de "Ye" es despampanantemente extensa y se encuentra poblada por artistas colosales como el fotógrafo y cineasta Anton Corbijn, de quien rescatamos para la ocasión su ópera prima, "Control", el excelente biopic de Ian Curtis, cantante de Joy Division. A la par también "Kuso", de Flying Lotus, uno de los productores musicales más importantes que orbita alrededor del círculo de West.

Además de los ya mencionados, otro director adorado por Kanye West es sin lugar a dudas David Lynch, quien del mismo modo que el Federico Fellini de "8 y 1/2" y "Satyricon" o el Lars Von Trier de "Anticristo", inspiró parte del caótico cosmos que supone Runaway, el apabullante y bizarro despliegue visual del mediometraje experimental dirigido por él mismo en 2010. El mismísimo Lynch estuvo muy cerca de dirigir el videoclip de Blood on the Leaves en 2013, no obstante, según ambos, no llegaron a encontrar la inspiración. No es de extrañar su estrecha relación debido al vínculo que ambos guardan con lo eminentemente espiritual.

Al igual que la mayor parte de la cinefília mundial, West también ha sido tocado por la gracia divina (como espectador, claro está) de dos de los cineastas americanos más distantes y a la vez más influyentes de la historia del cine, Stanley Kubrick y Quentin Tarantino. Universos que West abraza por afinidad artística debido a sus excéntricas personalidades. 

Son únicas las miles de referencias cinéfilas dentro de la obra de Kanye. Hacemos hincapié en esa mirada a un cine desacomplejado y arelado a la cultura pop, como ahora "Robocop", figura empleada para acotar su representación de una relación sentimental tóxica en la canción de 808's andHeartbreaks, que lleva por título el mismo que el film de Verhoeven. O su conocido amor por el cine de género identificado en sus canciones por películas como "13 Fantasmas", "Martin",de George A. Romero además de las constantes convocatorias a la figura de "Candyman", celebérrimo mito entre la cultura afroamericana. 

Asimismo, siente un ingente compromiso y afinidad por el cine afroamericano actual de alta costura. De temple más mainstream, es conocido su afectivo interés por el cine de Lee Daniels u Steve McQueen, de quienes ha tildado de "grandes artistas" a pesar de las voces críticas por su coqueteo con un cine más comercial, menos combativo y más conciliador. 

Aunque si hay el nombre de un cineasta que no se le va a olvidar en la vida, ese es Gaspar Noé. Tanto el equipo del cineasta franco-argentino como él mismo, criticaron y acusaron despiadadamente al cantante y a Hype Williams (el director del video musical en cuestión) por el "descomunal plagio" de los títulos de crédito de "Enter the Void" en el videoclip de All of the Lights. Noé, quien en su momento decidió permanecer en silencio, mencionó años mas tarde que se sintió molesto y sorprendido por el hecho de que ningún miembro del equipo de West o el propio Williams hablara con el de cara a la realización del vídeo. Un caso bastante flagrante teniendo en cuenta que la película de Noé tuvo pérdidas multimillonarias y obligó al cineasta a esperar más de un lustro para la realización de su siguiente ejercicio de calculada provocación en tres dimensiones, "Love".

¿QUÉ VE KANYE WEST?



Publica un comentario

Sin valoraciones