Las 1001 caras de Isabelle Huppert

Autor: Irene Marges Fuente: Filmin

Las 1001 caras de Isabelle Huppert

Una de las caras más representativas del cine europeo es la de la recién nominada al Oscar Isabelle Huppert. De facciones delicadas, tez nívea y poca complexión física, la francesa de moda ha protagonizado un amplio abanico de registros y con una grandísima cantidad de películas en la espalda, es una de las actrices más prolíficas de hoy día. Esta cita doble se debe, pues, tanto a su nominación por la Academia como por el estreno en Filmin de”Elle”, de Paul Verhoeven. De aclamada recepción y lado turbio, "Elle" es sólo una de las caras que Huppert tiene, los demás lados de su poliédrica interpretación se han ido viendo a lo largo de sus títulos. Recordemos algunos de ellos.



SUS PRIMEROS AÑOS



A ver quién es el afortunado que sabe distinguir, de entre todo el harén de mujeres a Isabelle Huppert en"Deslizamientos progresivos del placer", película que en 1974 estrenaba Alain Robbe-Grillet con una jovencísima Huppert entre sus filas. Esta erótica manera de contar la acusación de Alice por el homicidio de su amiga, demuestra el impás entre la locura y el simbolismo poético de la hechicería. De un presente erotismo con grandes dosis de sadomasoquismo, ésta olvidada película fue una de las primeras incursiones de Isabelle en el cine, algo que casi cuesta recuperar hoy en día.

BAJO GRANDES NOMBRES



De un modo más sofisticado y sólo un año más tarde, Huppert se dejaba dirigir por Otto Preminger. En la que fue su penúltima película, “Desafío al mundo” trata el conflicto israelí-palestino en el que fue un clásico incomprendido en su época. También aquí Huppert puso su granito de arena.

En esta línea, también otro de los peces gordos de la dirección, Jean-Luc Godard, hizo una película en la que Isabelle Huppert tuvo su papel. Esta vez con más notoriedad y con papel de tartamuda, en “Pasión” Huppert interpreta a una joven de clase obrera que se enamora de un director de cine. Ambos, amantes, narran esta película que obtuvo un premio técnico en Cannes y que ya proyectaba una prometedora carrera para la actriz francesa.

CICLO CHABROL



Claude Chabrol -incialmente crítico de Cahiers du Cinéma y posteriormente director de cine adscrito al movimiento de la Nouvelle Vague- fue uno de los nombres más reconocidos del cine francés. Así como sus colegas contemporáneos, Chabrol tuvo una musa con la que hizo un total de siete películas. Ella es, ni más ni menos, que nuestra Isabelle Huppert.“Asunto de mujeres” fue el segundo de los filmes que el tándem Chabrol-Huppert llevaron a la gran pantalla. Basado en la novela “Un affaire de femmes” de Francis Szpiner, “Un asunto de mujeres” es la historia de Marie Latour, una mujer casada que ayuda a una vecina a interrumpir un embarazo no deseado, algo que hará que varias mujeres acudan en su busca para pedirle el mismo favor. De entre los varios premios obtenidos por mérito de la interpretación de Huppert, también la película obtuvo el Premio a Mejor Película Extranjera por el Círculo de Críticos de Nueva York en 1989 y una nominación al Globo de Oro a Mejor Película de Habla no Inglesa.

Paisanos y compañeros de trabajo, el dúo francés se reencontró, otra de muchas veces, en la que fué la adaptación más notoria del gran clásico de la literatura: “Madame Bovary”. Aquí Isabelle es Emma y, con nominación al Oscar incluída, la película sobre la máxima insatisfacción femenina demostró, una vez más, el talento de Huppert en piel de la difícil tragedia dramática de Flaubert.


ALGO MÁS OSCURA



Bajo las órdenes de Haneke, Isabelle exploró su faceta más oscura y perturbadora. Icono del cine europeo contemporáneo, el director austríaco contó con Huppert para varios de sus trabajos cinematográficos. El primero de ellos fue en 2001 con su premiadísima “La Pianista” con la que Huppert se hizo con el Premio a Mejor Actriz en el Festival de Cannes. Erika es una profesora de piano de conservatorio que frecuenta cines porno y sexshops para escapar de la influencia de su dominante madre cuando uno de sus alumnos se propone seducirla.

Sórdida y controvertida, esta Huppert más madura se retoma en “Amor”. Ganadora, entre otros, de la Palma de Oro en Cannes en 2012. Isabelle es Eva, hija del matrimonio octogenario protagonista, George y Anne, quienes a raíz del infarto y la parálisis de ella, tendrán que poner a prueba el amor que sienten el uno por el otro.


FUERA DE EUROPA



“Parece una idea escrita en una servilleta y rodada en una tarde que Isabelle Huppert tenía libre en Corea, pero su ligereza, frivolidad o inconsecuencia son aparentes”. “En otro país” narra la huida de una joven estudiante de cine y su madre a Mohang, una ciudad junto al mar, con la esperanza de eludir a sus acreedores. Libre y desenvuelta, Hong Sang-soo propone esta divertida película que cautivó durante su paso por Cannes en 2012.

LA ISABELLE DE AHORA



Cercana, con problemas como los que podrías tener tu, Isabelle encabeza el reparto de"Luces de París", una sencilla película sobre las dificultades del matrimonio pero bajo la mirada sonriente de quien convierte un pequeño contratiempo en peldaño sobre el que coger impulso. Fácil aunque no por ello simple, este feel good de amor otoñal es altamente recomendable para quienes quieran ver a Huppert tierna, sin pretensiones, y tan excelente como siempre.

Algo estará haciendo bien Huppert cuando, en su ausencia, es tan o más relevante como en su protagonismo en pantalla. Isabelle, de personaje homónimo en "El amor es más fuerte que las bombas" muere inesperadamente durante su trabajo como fotógrafa. La recomposición, meses después, de la vida de Isabelle post-mortem para una exposición honorífica, lidia con el singular recuerdo como madre y esposa en las respectivas mentes de sus familiares. Desoladora y franca, "El amor es más fuerte que las bombas" te deja en ese vacío auditivo de cuando un gran ruido estalla cerca. El eco de la muerte.



Aunque la madurez de Huppert sea como la de los vinos, sus arrebatos juveniles en "El Porvenir" son dignos del amor efervescente de los veintipocos. La filosofía que defiende en su vida profesional es ahora necesario que la aplique a su vida sentimental cuando, inesperadamente, su marido la deja por otra mujer. Al servicio de una de las directoras más jóvenes y con más talento del cine europeo, Huppert es Nathalie en este precioso film de Mia Hansen-Løve en el que la madurez y la sensatez recogen, al fin, una actriz versátil y querida por el cine.


Títulos mencionados

Publica un comentario

Sin comentarios