La guía de David Lynch para principiantes

Autor: Jaime Lapaz Fuente: Filmin

La guía de David Lynch para principiantes

It’s May 13… 2022… and if you can’t believe it, it’s a Friday once again! Esta semana en Filmin estrenamos nuestro nuevo Canal “Todo sobre David Lynch”, que incluye en exclusiva ocho de sus experimentales y surrealistas largometrajes. Y por ello, os proponemos un viaje iniciático por la filmografía de este torbellino de las vanguardias cinematográficas, además de meteorólogo y youtuber ocasional. ¡Adelante! 


¡Esto no es un ending explained!

El cine de Lynch es un cine que se pasea por el surrealismo, el onirismo y la posmodernidad sin hacer distinción. En las tenebrosas creaciones del maestro, la poesía se apodera de unas imágenes que indagan en la parte más oscura de la sociedad norteamericana. Los universos lynchianos son reconocibles a la legua, sí, pero también algo difíciles de descifrar. ¡Y ahí está la gracia!

 
Entonces… ¿qué es lo lynchiano?

David Lynch se ha convertido en un icono pop transitando uno de los caminos más difíciles: el del cine experimental. Ha sabido acercarse al mainstream desde la periferia, rompiendo con todas las convenciones, pero sin alejarse del público al que desea emocionar. ¿Pero qué define su cine? El prestigioso escritor David Foster Wallace concretaba así lo lynchiano: "se refiere a un tipo particular de ironía donde lo muy macabro y lo muy mundano se combinan de tal manera que revelan la contención perpetua de lo primero dentro de lo segundo". La realidad es alterable, esquiva y compleja. En definitiva: para Lynch, lo siniestro es lo normal, y se esconde tras la aparente perfección de la sociedad estadounidense.


¿Cómo acercarse a sus películas?

Desde Filmin, os proponemos un recorrido para iniciarse en la filmografía de David Lynch, el gran poeta del cine americano. El trayecto tiene una misión: adoptar como propio lo lynchiano, y empieza en “Mulholland Drive”, una de sus obras maestras más incontestables. Luego hace parada en “Terciopelo azul”, entre otras, hasta llegar a “Inland Empire”. No os vamos a engañar: es un camino sinuoso, sí, pero a la vez os aseguramos que estará lleno de emociones únicas en vuestra experiencia cinéfila. Porque los primeros pasos hay que darlos con cautela, sí, pero sin miedo… ¡Adelante valientes!

1. MULLHOLLAND DRIVE

Lo que cuenta

Basada libremente en “El crepúsculo de los dioses” (la película de Billy Wilder sobre el ocaso de las estrellas del viejo Hollywood dorado), “Mulholland Drive” sigue a Betty (Naomi Watts), una joven actriz que llega a la ciudad de las estrellas dispuesta a triunfar, y que se ve inmiscuida en un noir detectivesco. Sobre esta aparente convencionalidad, Lynch construye una película alucinatoria, tortuosa e indescifrable, pero llena de belleza. Aquí vais a aprender la clave para disfrutar del universo de David Lynch: dejarse seducir, sin prejuicios y sin intentar atar cabos durante el visionado. La idea de empezar por “Mulholland Drive” es que el ‘stendhalazo’ os anime a seguir explorando el universo lynchiano. Ya lo sabéis, ¡hay que empezar a lo grande!

Fíjate en esto

Esta fue la película que llevó al estrellato a Naomi Watts, sí, pero su compañera de reparto, Laura Harring, no consiguió aprovechar el impulso del fenómeno “Mulholland Drive”. Veinte años más tarde, Laura Harring subió la última foto que se tomaron juntas, precisamente en una fiesta que ambas organizaron para celebrar la nominación al Oscar de Lynch. Harring aprovechó el post para contar que, desde entonces, Watts nunca más volvió a dirigirle la palabra, y recordar que le robó una portada de revista. Pero todo de buen rollo, eh.


2. CORAZÓN SALVAJE

Lo que cuenta

Podría ser “El mago de Oz” si se hubiera filmado con estupefacientes, o en medio de un sueño lúcido, o quién sabe, en ambas situaciones. Lynch filma aquí una road movie llena de estrellas (Nicolas Cage, Laura Dern, Willem Dafoe, Isabella Rossellini), una huida hacia delante de dos fugitivos que conducirán por una carretera de lo más romántica, violenta, animal y erótica. Puro Rock ‘N’ Roll: no hay estructura, solo artificio, originalidad y libertad. Boyero dijo la definió como “Destestable”: para nosotros, es imposible no quererla.

Fíjate en esto

La química entre Nicolas Cage y Laura Dern no es casual. Lynch quería que ambos fueran un solo personaje, que la salvaje relación entre ellos quedara latente en la pantalla. Cage debía ser un hombre intenso, capaz de pasar de la violencia hasta la tranquilidad de una escena a otra, y Dern de transmitir ingenuidad y sensualidad. Para construir esa química, Dern le propuso a Cage hacer un road trip a Las Vegas para formar el vínculo que Lynch quería retratar. Fue una gran idea.


3. EL HOMBRE ELEFANTE

Lo que cuenta

La segunda película de Lynch tras “Cabeza borradora”, también en blanco y negro (aunque mucho más luminoso), y también con personajes marginales, presenta a un hombre con una enfermedad rara que le ha desfigurado la cara hasta darle la apariencia de un elefante. El espectáculo circense al que queda sometido, y la voluptuosidad de la puesta en escena de Lynch, no esconden el fascinante retrato humanista que supone este filme, y que, esta vez sí, le gustó a Boyero.

Fíjate en esto

El maquillaje necesitaba de ocho horas para su aplicación y de otras dos para retirarse. John Hurt apenas podía dormir, pues tenía que llegar a las cinco de la mañana e irse del set a las 10 de la noche. Después de este trabajo, la Academia creó el premio al “Mejor maquillaje”.


4. UNA HISTORIA VERDADERA

Lo que cuenta

Quizás es la propuesta más sencilla y conmovedora de toda la filmografía de David Lynch. “Una historia verdadera” es un hermoso estudio de personaje, un trabajo centrado en caracterizar la complejidad de lo aparentemente tranquilo. Sigue a Alvin Straight, un hombre de 73 años viudo y enfermo que decide reprender el contacto con su hermano, ahora convaleciente, con el que no se habla desde hace 10 años. ¿Dónde está el toque lynchiano, os preguntaréis? En que Alvin recorre el camino entre Iowa y Wisconsin, donde vive su hermano, en cosechadora.

Fíjate en esto

Es la única película de David Lynch en la que no firma el guion, pues, lo creáis o no, la trama está basada en hechos reales. En este caso, el texto lo firman John Roach y Mary Sweeney. Por ese motivo, “Una historia verdadera” es la película menos surrealista del director norteamericano.


5. TERCIOPELO AZUL

Lo que cuenta

En el punto medio entre las propuestas más convencionales de Lynch y las más bizarras se encontraría “Terciopelo azul”, una película que aúna su vertiente narrativa con la surrealista de una forma enigmática y desbordante. Aquí el elemento lynchiano es una oreja que aparece en los arbustos adyacentes a un hospital, y que desencadenarán el retrato de un psicópata y una increíble historia de amor en un formato neo-noir que ha influido a David Cronenberg, a Carlos Vermut y a otros tantos. Sórdida y colorida: profundamente libre.

Fíjate en esto

En la confección de la trama, Lynch volcó una de sus obsesiones: los asesinatos a grandes personajes públicos. En este caso, hay varias referencias al asesinato de Abraham Lincoln: la calle que desencadena el peligro es la Calle Lincoln, el antagonista se apellida Booth, como John Wilkes Booth (asesino de Lincoln), y hay una muerte ocasionada por un disparo de bala a la sien, la causa del fallecimiento del presidente norteamericano.


6. CARRETERA PERDIDA

Lo que cuenta

Y aquí ya nos adentramos del todo en terreno pantanoso: “Carretera perdida” es una de las películas más sugerentes e indescifrables de David Lynch. Una historia de espejismos, de conexiones aparentemente inexplicables, de “falsos culpables” … Nuestra recomendación es que, ahora que estáis acostumbrados al universo lynchiano, os dejéis conducir libremente y sin prejuicios por el cineasta en un viaje definitivamente loco, de lo más inquietante. No busquéis entenderla.

Fíjate en esto

Para la configuración del personaje, Lynch se basó en otro asesinato: el cometido por O.J. Lynch habla de la “fuga psicogénica”: cuando alguien que ha hecho algo tan horrible que necesita esconderlo inconscientemente en el cerebro para poder seguir viviendo.


7. DUNE

Lo que cuenta

Antes de Denis Villeneuve, Timothée Chalamet y Zendaya, estaban ellos: David Lynch, Kyle MacLachlan, Patrick Stewart y Sting. Una película de culto que adaptaba la fascinante novela de Frank Herbert, aún más densa que la novela, aún más loca, más compleja y siniestra que la de Villeneuve. Fue un fracaso de taquilla, fue incomprendida, pero aún hoy sabe fascinar en su desmedida. Además, si habéis llegado hasta aquí, necesitáis conocer la propuesta más cercana a hacer una película de género de un director tan inclasificable como Lynch.

Fíjate en esto

Lynch adaptó en 134 minutos toda la novela, mientras que Denis Villeneuve ha necesitado 155 minutos para condensar la mitad del texto. Por ello, la película de Lynch es más verborreica que la de Villeneuve.


8. CABEZA BORRADORA

Lo que cuenta

Fue su primer largometraje, el fundador de lo lynchiano: el bebé prematuro e inhumano de una exnovia embarazada desencadena una serie de fenómenos paranormales, pero que, a estas alturas, para vosotros ya serán normales en el universo de David Lynch. Quizás la película más loca, artesanal y profundamente surrealista de su filmografía. No vais a encontrar nada igual: es una joya de culto enmarcada, para siempre, en la Historia del Cine.

Fíjate en esto

En la ópera prima de Lynch ya se encontraban los tres pilares de puesta en escena que compondrían su filmografía: un diseño de sonido de múltiples capas, un atrezzo manufacturado por el propio Lynch, y una luz empleada con una visión pictórica del plano.


9. INLAND EMPIRE

Lo que cuenta

No os vamos a engañar. El final del trayecto es el infierno de un cinéfilo novato, pero el cielo del amante de lo lynchiano. Tres horas de locuras, sin argumento aparente, que te llevan de un estado de shock a otro, y a otro, y a otro. Es el “Ocho y medio” de Fellini, pero en clave Lynch: metacine puro y duro, mucho (mucho) más, surreal y laberíntica. Si habéis llegado aquí, debéis tiraros a la piscina. Y entonces, quizás, ya os habréis dado cuenta de qué es en realidad lo lynchiano: lanzarse sin miedo a un universo en el que las cosas no tienen por qué tener sentido, saber encontrar la belleza en el desconcierto de la realidad.

Fíjate en esto

Lynch sigue pensando que Laura Dern no fue justamente considerada durante la temporada de premios. El motivo fue que no tenía dinero para respaldar su candidatura, de modo que la única manera que encontró para promocionarla fue escoger una esquina de Hollywood, sentarse en una silla junto a un cartel con la foto de Laura Dern y, sí amigos, traerse una vaca. Pese a que la genialidad de este marketing lynchiano atrajo a muchos periodistas, no pudo traer la nominación al Oscar.


Títulos mencionados

Publica un comentario

Sin comentarios