10 películas para celebrar (o lamentar) el Día de la Madre

Autor: Germán de Heras Álvarez

10 películas para celebrar (o lamentar) el Día de la Madre

Felicitamos desde Filmin a todas las madres en su día. Las felicitamos incluso si tú no quieres hacerlo. Las relaciones maternales son complicadas. Hay mucho amor ciego, cariño y confianza, pero también muchas situaciones de conflicto por las personalidades parecidas y las dependencias emocionales que acaban convertidas en auténticos laberintos de terror. Desapegos, sobreprotecciones, prohibiciones y, en muchas ocasiones, nervios ante la duda de no saber qué hacer, cómo educar o cómo criar. Pero aun no teniendo un manual de instrucciones, son aquellas personas con intuición sobrehumana que nos conocen al milímetro, que se dejan la piel por nosotros y saben qué hacer en cada momento. Aguantan los nervios para mantenernos en calma e intentan protegernos de las situaciones más devastadoras. 

Salga bien o mal la maternidad, e independientemente de a quién consideres tu madre, te ofrecemos 10 películas en su honor. Cinco de ellas, terroríficas y espeluznantes, que no te recomendamos que veas con ella, por si piensa que es una indirecta sobre el terrible papel que ha desempeñado en tu vida. Otras cinco, esperanzadoras y tiernas, para que puedas decirle en forma audiovisual lo mucho que valoras el esfuerzo de tantos años y lo orgulloso que estás de ella. ¡Feliz día de la madre!

NO LAS VEAS CON TU MADRE

TENEMOS QUE HABLAR DE KEVIN

¿De qué va?

Una obra de referencia de la literatura anglosajona de la última década adaptada por Lynne Ramsay y protagonizada por Tilda Swinton y el entonces desconocido Ezra Miller. Eva ha dejado de lado su vida profesional y sus ambiciones personales para dar a luz a Kevin. La comunicación entre madre e hijo es muy complicada desde el principio. La víspera de su 16 cumpleaños, comete un acto irreparable. Eva se debate entre la culpabilidad y su sentimiento maternal. ¿Ha amado realmente a su hijo? ¿Cuál es su responsabilidad en el acto que ha cometido Kevin?

¿Por qué no verla con mamá?

La depresión post-parto siempre ha sido un tabú en el mundo de la maternidad. Damos por hecho que traer un hijo al mundo es una bendición, una felicidad y todo debe ser como montar en bicicleta. Pero no siempre es así y el resultado es una culpabilidad que, junto con la incomprensibilidad del entorno y la falta de apoyos, acaba degenerando en una espiral de destrucción que es posible que influya en tu hijo. A veces, con resultados terribles que acaban convirtiendo al primogénito en un auténtico psicópata. ¿O era ya así desde que nació? En cualquier caso, si eres un hijo con dudas sobre el amor que tu madre te profesa o eres una madre con estas mismas dudas, es mejor que no la veáis juntos, porque sufrirás este ya de por sí espeluznante largometraje de Ramsay. 

MOMMY

¿De qué va?

La consagración definitiva de Xavier Dolan al compás de Oasis, Celine Dion y Lana del Rey. Obra única, formalmente tan descarada e innovadora como emocionalmente arrolladora. Una viuda debe hacerse cargo de su problemático hijo de 15 años que sufre un trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Madre e hijo se esfuerzan para encajar y llevar su obligada convivencia lo mejor posible. La llegada de Kyla, una nueva vecina, les marcará. Juntos encontrarán un nuevo equilibrio y recobrarán la esperanza.

¿Por qué no verla con mamá?

Ser un hijo con cuestiones de salud mental y tener una madre desastrosa cuyo caos ondea como bandera no son una combinación ideal para ver con tu madre. Dolan es experto en reflejar relaciones tormentosas entre madre e hijo. Suponemos que tiene algo de autobiográfico. Aunque Mommy es uno de los largometrajes con más luz de la filmografía del canadiense, la relación entre Kyla y Steve no es un ejemplo de relación sana y llega a límites de tensión, agobio y destrucción que es mejor que no veas al lado de quien te trajo al mundo.  

HOME

¿De qué va?

El Larry Clark de "Ken Park" + el Xavier Dolan de "Yo maté a mi madre". Rodada en una gran variedad de formatos, Fien Troch demuestra una vez más su dominio del drama humano con esta historia inspirada en hechos reales que funciona como un demoledor reflejo de la juventud rica europea, condenada a la más absoluta miseria emocional. Selfie de una generación de ex-adolescentes que se niegan a abandonar su condición. Unos viven su síndrome de Edipo, otros su dosis doble de autodestrucción. Y todos graban con sus desventuras con móviles para finalmente subirlo a una nube que en breve pasará. Johnny Jewell ("Drive", "Twin Peaks") pone la música a una obra imprescindible que tiene tanto de fiesta como de funeral.

¿Por qué no verla con mamá?

Porque contiene posiblemente las escenas más estremecedoras entre madre e hijo del cine de 2016. Escenas, además, explícitas y realistas que, sin dar mucho más detalles, remiten a un Síndrome de Edipo un poco preocupante. Una relación completamente tóxica y llena de violencia y maltrato que vertebra la trama del lergometraje de Troch a medida que pasan los minutos. Incómoda con su visionado en solitario, solo tienes que hacerte una idea de lo que puede llegar a significar verla con tu madre al lado. Demasiado perturbador para celebrar su día con ella. 

MADRE SOLO HAY UNA

¿De qué va?

Conmovedor y enérgico drama donde una ambiciosa y honesta Anna Muylaert ("Una segunda Madre") muestra con magistral humor el verdadero significado de la familia a su vez que profundiza en el tema de la identidad robada, cualidades por las que fue premiada en el Festival de Valladolid. Pierre es un adolescente de 17 años que, tras la muerte de su padre, vive con su madre y su hermana. Su mundo se desmorona cuando descubre que la mujer que él creía ser su madre es en realidad una impostora que le había secuestrado del hospital cuando era un recién nacido. Sus verdaderos padres llevan años buscándole. Reencontrase con ellos supondrá un cambio de vida drástico para Pierre, que deberá acoplarse a su nueva familia, que pretende darle forma según sus acomodados y burgueses ideales de vida. Pero Pierre tiene una forma muy diferente de ver las cosas, comenzando por su confusa identidad de género.

¿Por qué no verla con mamá?

¿Sospechas que eres un bebé robado o que eres adoptado y nunca te lo han dicho? Mejor que no veas esta película con tu madre, por llamarla de alguna manera. La película de Muylaert incide en las relaciones tóxicas entre madre e hijo, en los problemas de la adopción y los robos y las dificultades provocadas por no sentir como familia a todas esas personas con las que debes vivir bajo un techo. Sobre todo si es un techo que te oprime a través de su ideología conservadora y a ratos retrógrada. Si no quieres provocar un cisma en casa de tus padres, es mejor que te ahorres este largometraje, porque se trata de un relato lleno de provocaciones, rechazos y hartazgos. 

GOODNIGHT MOMMY

¿De qué va?

Gran éxito de Venecia y premiada en Sitges, "Goodnight Mommy" es una digna heredera de "Funny Games", con retazos del cine de Cronenberg, esencia de "Canino" y fugas a lo Malick. Producida por Ulrich Seidl. El halo de desasosiego característico del cine austríaco (estela de Haneke y del propio Seidl) da un nuevo giro en este film, portador de imágenes difíciles de arrancar de la memoria, tan esteticistas como escalofriantes. “Veo, veo” vendría siendo la traducción del título original de esta historia, la de dos gemelos cuya madre acaba de volver de una operación de cirugía estética con la cara vendada y con un cambio drástico de personalidad. Es así como, según pasan los días, los niños empiezan a sospechar que esa con la que viven, aislados en medio del campo, no es su madre sino una impostora.

¿Por qué no verla con mamá?

Imagínate que tu madre se marcha a un hospital a hacerse algunos retoques en la cara y vuelve totalmente diferente. Es tu madre, pero al mismo tiempo no lo es. No la reconoces y no eres capaz de ver que en ese cuerpo quede algo de lo que era antes. Es fría, es inquietante, parece alguien de otro planeta y crees que quiere matarte. Entre el terror, la violencia y el body horror que desprende esta relación madre-hijos, es mejor que no pongas a tu madre en el sillón a verla contigo. Imagínate que es un monstruo de verdad y que piensa que te has dado cuenta de ello. Lo que vendrá a continuación no te gustaría nada. Ya sabes, ojos que no ven... 


PARA VER CON TU MADRE

MÁS ALLÁ DE LAS MONTAÑAS

¿De qué va?

China, a finales de 1999. Tao, una joven de Fenyang, es cortejada por sus dos amigos de la infancia, Zang y Lianzi. Zang, propietario de una estación de gasolina, está destinado a un futuro prometedor, mientras que Liang trabaja en una mina de carbón. Su corazón está dividido entre los dos hombres, y debe tomar una decisión que sellará su destino y el de su futuro hijo. El largometraje incurre en los demoledores cambios que está atravesando la sociedad china contemporánea, así como en el proceso de absoluta alienación y deshumanización que conlleva la eclosión del capitalismo.

¿Por qué verla con mamá?

Las custodias en los divorcios son complejas y entrañan dificultades económicas que no todos pueden asumir. A pesar de la distancia y de la lejanía, a pesar de haber sido forzada a no poder criar de tu hijo, el amor de Tao, su fuerza y su frustración son elementos imborrables de la memoria de Dolar; en forma de déjà vu o de canciones que recuerdas haber escuchado en otra ocasión. Una cruda y difícil historia sobre la deshumanización económica, pero sobre el importante poder de la relación maternal que lo puede y lo supera todo; que siempre está presente como un pilar imprescindible. 

TECHO Y COMIDA

¿De qué va?

Natalia de Molina se deja la piel en "Techo y Comida", película revelación, el gran debut de 2016 de nuestro cine español, con el cual consiguió el Goya a Mejor Actriz. A Rocío, madre soltera y sin trabajo, apenas le da para comer. Temiendo perder la tutela de Adrián, su hijo de 8 años, intenta aparentar una vida normal. Pero la situación empeora cuando el propietario de la vivienda, agobiado también por las deudas, los denuncia por no pagar el alquiler. Ahora el tiempo corre en su contra y parece imposible encontrar una solución.

¿Por qué verla con mamá?

Ser madre no solo significa parir y criar. Ser madre, en la sociedad de hoy en día, significa mucho más. En el caso de la ganadora del Festival de Málaga, ser madre también es ser una superheroina, un refugio para lucha contra la adversidad, para proteger a su hijo de una injusta situación social que se repite en otras familias de España. Rocío representa a muchas madres que llevan años partiéndose el espinazo para poder llevar algo de comido a sus hijos. El personaje de Natalia de Molina es también esa madre soltera por la que nadie apostaba y en la que nadie confiaba para poder sacar adelante la vida de a quien dio luz previamente, pero que lo consiguió igualmente. 

RARA

¿De qué va?

Una historia inspirada en el caso de una jueza chilena a quien le quitaron la custodia de sus hijas por ser lesbiana, y que está contada desde el punto de vista de Sara, la hija mayor de 13 años. Sara se siente rara en su cuerpo que no para de cambiar, y con su nueva familia que ahora incluye a su madre, su novia, su padre y su mujer, y un gatito pequeño que su Hermana decidió adoptar. Las cosas se salen de control cuando su padre pide la custodia legal de Sara y su hermana.

¿Por qué verla con mamá?

Apostar por las familias diversas es importante, pero protegerlas y garantizarles un futuro es también una tarea esencial. Esto resulta más importante aún cuando alrededor del mundo se encuentran casos de mujeres lesbianas que tienen que enfrentarse a una constante discriminación y que juegan todo su futuro a una decisión judicial basada en el odio. Pepa San Martín le hizo un regalo a estas familias homoparentales y a estas hijas que tienen que replicar la batalla por la igualdad en los pasillos de las escuelas. Porque tus mamás son lo más importante que tienes. 

3 GENERACIONES

¿De qué va?

Tres grandes actrices de tres generaciones diferentes: Sarandon, Watts y Fanning dan vida a abuela, madre e hijo en este drama sobre un adolescente transgénero. Ray es un adolescente trans que decide someterse a una operación de cambio de sexo. Maggie, su madre soltera, debe encontrar al padre biológico de Ray para conseguir su consentimiento legal para la operación. Dolly, la abuela de Ray, no acepta que ahora tiene un nieto. Juntas tendrán que confrontar sus identidades y abrazar su fuerza como familia para llegar a la aceptación y el entendimiento.

¿Por qué verla con mamá?

La realidad de los adolescentes trans es conflictiva y abrupta, sobre todo cuando no logran encontrar el apoyo de su familia. La propia aceptación es un viaje que se replica en la madre, que debe hacer un profundo ejercicio de asimilar lo que ella ve como un cambio, pero que realmente siempre ha estado ahí. La superación de este duelo y de esta dicotomía entre lo que se había presupuesto y lo que realmente es se representa habitualmente en películas de temática trans. Pero no en el largometraje de Gaby Dellal. Ray tiene el apoyo incondicional de su madre desde el primer minuto. El personaje de Naomi Watts hará todo lo posible para que su hijo sea feliz y tenga la posibilidad de vivir su vida como él mismo la siente. 

EL PIANO

¿De qué va?

Año 1851. Ada, que es muda desde niña, acaba de enviudar. Un matrimonio concertado la obliga a dejar su Escocia natal y viajar a Nueva Zelanda, acompañada de su hija y de su piano. Allí conoce a su futuro marido, un próspero granjero que se niega a llevar a casa el piano. Abandonado en la playa, el instrumento será rescatado por un vecino que establece un extraño pacto con Ada: él la dejará usar su piano a cambio de que ella se deje tocar.

¿Por qué verla con mamá?

Es habitual hablar de la maternidad en un sentido de relación vertical y jerárquica, de madre a hija. Pero hay situaciones donde la realidad provoca que esta jerarquía y esta autoridad desaparezcan. Ada y Flora tienen una relación de simbiosis y de unión absoluta. La joven Anna Paquin hace de intérprete de su madre, muda de nacimiento y pianista, y de alguna manera se protegen mutua y constantemente por un futuro mejor. Siguen el mismo camino, muy anclado al cariño y a la música, de la que disfrutan juntas y que también sufren juntas cuando todo se complica y Ada debe hacer lo inimaginable para dar un futuro mejor a su hija y evitarle el sufrimiento. 

Publica un comentario

Sin valoraciones