"The Story of Film": La llegada del sonido

Fuente: filmin

"The Story of Film": La llegada del sonido

El sonido irrumpe, con una fuerza atronadora, como una ola dispuesta a barrer el cine tal y como se conocía y que acabaría por arrastrar consigo a todo aquel que no supiera adaptarse a los nuevos tiempos. Billy Wilder retrataría esta devastación en su antológica "El Crepúsculo de los dioses" y, más recientemente, el cine francés le rendiría su sentido homenaje con la multipremiada "The Artist". Una época de transición que marcó el fin de una era y el inicio de otra, una que se planteaba como la más grandiosa que había vivido, y escuchado, el celuloide. El cuarto capítulo de "The Story of film" suena así. 

Todos los principios son difíciles, y lo que parecía un cambio que llevaría al cine por una senda de innovaciones y mejoras, supuso una dejadez de la imagen en pos del sonido. La música había ensordecido las mentes de los espectadores y realizadores, y cuestiones como la iluminación o la dirección de fotografía pasaron a un rutinario segundo plano. Pero entonces llegaron los grandes innovadores como Rouben Mamoulian en  "Ámame esta noche" que llevó al sonido a librarse de su literalidad para fusionarse con la narrativa.

Los géneros se redefinían y otros nuevos nacían, como el musical, con sus espectaculares coreografías y canciones como mostraba Mervyn LeRoy en "Vampiresas 33". El terror del "El Golem" fusionaba lo mejor del expresionismo alemán con el buen hacer americano y junto con "El Dr. Frankenstein" y "Los ojos sin rostro" se convertían en todo un referente para posteriores generaciones. Los gángster por fin hablaban y descubríamos que lo hacían en un inglés marcadamente italiano con la Ley Seca como gran tema central.

También se replanteaba el western, y John Ford encontraba en John Wayne a su cowboy para la historia. En la comedia, la teatralidad daba paso a la velocidad de los diálogos y una feminización generalizada del género (dentro de los límites de aquella época) mientras Carey Grant y Katharine Hepburn se peleaban, y enamoraban, en "La fiera de mi niña". La animación también llegaba a su cúspide. Walt Disney se hacía de oro y estrenaba "Blancanieves y los siete enanitos" y  Lotte Reigner permanecía en el olvido a pesar de ser la verdadera madre de toda la animación. 

¿Y qué hacía Europa en esta época en la que Hollywood nadaba en la gloria y la abundancia? Jean Cocteau jugaba con el realismo poético mientras Jean Vigo nos brindaba su "Cero en conducta" como bandera de otro tipo de realismo. El tercer Jean en discordia, Renoir, por supuesto, optaba por convertirse en el gran humanista del cine gracias a películas como "La regla del juego". Y con reglas, otro director dispuesto a cambiarlas para siempre: Alfred Hitchcock de quien Mark Cousins da siete motivos por los cuales podemos considerarlo como uno de los directores más innovadores de la historia, como Leni Riefenstahl, a la quien solo mide por sus logros cinematográficos y no por su cuestionada ideología. Una ideología que se convertiría en el gran terror de la historia de la humanidad y que daría paso a una guerra que nos marcaría para siempre. Pero esa turbia etapa formará parte del siguiente capítulo. 

 

Episodio 4: La llegada del sonido

1930: Los grandes géneros del cine norteamericano

 

....y la genialidad de los films europeos

 

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es