10 cosplays más allá de Harley Quinn

Autor: Javier Acevedo Fuente: Filmin

El Salón del Cómic vuelve a celebrarse en Barcelona a partir de este jueves 30 y hasta el domingo 2 de abril. El 9º arte inundará el Fira de la capital catalana para hacer las delicias de todos aquellos que experimentan deleites onanistas al oler las páginas incólumes de una nueva grapa o volumen, o gozan como Leticia Savater con los pepinos al sentir la caricia del papel de un clásico reeditado. Desde Filmin no vamos a tomar partido en la Guerra Civil entre Marvel o DC, ni a sentarnos con una cerveza artesanal mientras decimos que el cómic franco-belga o el bande dessinée – pronunciar mientras escupes una pedante flama- es superior a cualquier cosa que Alan Moore o Neil Gaiman pudieran firmar, y desde luego que no vamos a fantasear con la idea de haber visto a Moebius y Jodorowsky más allá de “El Incal” junto a Lynch adaptando esa bestia de “Dune”.


Sabemos que tenéis mono de cómic y que necesitáis saciar a ese geek interior, ávidos de un sempai que os abra los ojos a algún manga con una waifu por descubrir o de un kohai al que instruir e imponer una guía de lectura peor que la de Reverte. Pero estabais tan viciados a la Switch con la última desventura de Link que esa idea fabulosa para vuestro cosplay se ha quedado en vuestra frágil mente, y en su lugar recurrís a un clásico de otro año, pero os falta ese detalle, ese complemento que haga de vuestro disfraz algo especial, y no un un largo meh como el cruce entre Batman y Spawn. Tranquilidad, en Filmin os proponemos diez accesorios y complementos de lujo para completar vuestra obra y estar preparados para hacer nuevas amistades en el Salón a golpe de like en Instagram.

1. EL COLOR DE TINTE DE EMMA

¿De dónde saco la divina inspiración?: De las dudas Adéle al conocer a Emma y empezar a plantearse si los hombres en forma de tentáculos de Cthulhu que pululan a su alrededor no pueden ser sustituidos por una chica de pelo azul con bastante más carisma que Marge Simpson. Quizá la fiebre por la película y el color azul ya pasó, pero siempre es un buen momento para teñir tu pelo y escribir odas al mismo equiparándolo a las olas del mar chocando contra el dique de tu frente - por eso te dejas flequillo-. 

¿Por qué lo necesito?: Porque lo deseas. Ver a una joven francesa misteriosa, emancipada, segura de su sexualidad, sin ataduras, liberal, en pleno despertar sexual... pillas el truco, ¿no? Emma masmola , y mientras tú con una peluca más cutre que los nidos de cigüeñas de Nicolas Cage . Quizá es momento de dejar marchar a la infancia maniatada en tu cama a lo Grey -los peluches déjalos, han visto demasiado-. 

¿Con qué disfraz combina?: Puedes irte de rave con Hiedra Venenosa y su melena pelirroja y dedicarte a la botánica librándote de malas hierbas y desechando cuantos cardos se pongan en tu camino. O con tu disfraz de Cortana buscando al Jefe Maestro y acompañándolo siempre, comiéndole la oreja, virtualmente claro, hasta que... no, es demasiado triste para seguir.

¿Qué opinará tu sempai?: Se le ha olvidado lavar las sábanas con efluvios de Eau de Choteau y la mujer de Neutrex le persigue en una especie de sueño narrado por Lynch y con más símbolos que el vídeo del bautizo de Jodorowsky. Luego te dirá que leas "Blue" de Julie Maroh y que le dejes en paz. 

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Oliver y Benji, querrán que estés a su lado el mismo tiempo que los protas de la serie tardaban en llegar a la portería del rival. Si eso no es amor, que baje Bécquer y nos lo explique. 


2. LA PELUCA DE MASON

¿De dónde saco la divina inspiración?: De los trenes regionales y de media distancia de Renfe cualquier día de diario. Dicen que "Snowpiercer" se grabó en un cercanías de alguna localidad castellana donde el único AVE que conocen son las avutardas. Theresa May Mason es un personaje entrañable: con sus gafas de abuela abrazabraseros, su visón y sus gritos histéricos. 

¿Por qué la necesito?: Porque te gustan las pelucas tanto como a Divine. No en plan como los calvos, que es un deseo tipo dependencia donde la peluca alcanza un significado freudiano bastante chungo, sino algo más sano, tipo peinártela y susurrarla cosas bonitas a sus sintéticos mechones para ganar el concurso de cosplay del Salón. 

¿Con qué disfraz combina?: Nunca sabes si va a haber una rebelión en el tren y los pérfidos infraseres de la clase turista van a intentar llegar a clase preferente. Almidona tu peluca con talco y prepárate para luchar. Respecto al disfraz, tu elegancia y pose de mujer sacada del mejor cine negro se verían incrementadas si a tu disfraz de Agent Carter le colocas esa peluca. 

¿Qué opinará tu sempai?: No querrá viajar contigo en ningún tren, eres persona non grata, como las que hablan a voces al teléfono a tu lado, los que comen como gorrinos en cochiqueras de alta velocidad, los que roncan como un T-Rex con constipado o los que creen que un desodorante en un supositorio para adultos.

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Margaret Thatcher, muchos te odiarán, otros te idolatrarán. Otros no sabrán qué hiciste ni que veniste de una novela llamada "Le Trasperceneige" y se pensarán que eres la versión femenina de Drácula. 


3. LA PLACA DEL JUEZ DREDD

¿De dónde saco la divina inspiración?: De los escraches gore y las vísceras slow-motion de “Dredd”. Karl Urban dando miedo como un juez que quizá sí se hubiera atrevido a procesar al Duque – el de la mítica serie española- sin ensaimadas de por medio. Lena Headey es una temible adversaria, y su personaje Ma-Ma debería figurar en tus futuros cosplay, Harley Quinn empieza a ser taaan 2016

¿Por qué la necesito?: Quizá el Salón no sea tan grande como Mega City 1 con sus 800 millones de habitantes. Pero no dejas de estar encerrado con gente que al ver una primera edición o un stand de firmas ve cómo el tiempo se ralentiza aún más que con las dosis de Ma-Ma. Así que siempre puedes gritar aquello de “I am the Law” con el labio caído cual Stallone sin dosis de proteínas y abrirte paso. Gandalf no tuvo una frase tan atemorizante.

¿Con qué disfraz combina?: Con tu gabardina y sombrero a lo Marlowe para emular al comisario Gordon en pleno movember. O para convertirte en agente de la época victoriana y detener al Gull de Alan Moore en su frenesí a lo Destripador.

¿Qué opinará tu sempai?: Tienes más estilo que una gabardina dibujada por Frank Miller. Es el momento de que te inspires con el Dredd ilustrado por Carlos Ezquerra en el cómic original.

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Cosa del Pantano, te querrán y temerán a partes iguales. No se apoyarán en tu musgoso hombro pero sí te pedirán que no seas un cactus. Si te piden hierba piensa que a lo mejor solo quieren lechuga para su chinchilla pekinesa con problemas de vesícula.


4. LA MÁSCARA DE DIAMOND FLASH

¿De dónde saco la divina inspiración?: De la historia compleja, turbulenta, desatada y bizarra por valiente de Carlos Vermut y su “Diamond Flash”. Alubias para curar los gases, un superhéroe con más sombras que el Batman de Snyder, escenas de videojuego y mujeres al límite. A veces para destacar hay que ser el rarito ese que no sabe si va disfrazado o si luce así después de un ciclo de cine soviético postapocalíptico.

¿Por qué la necesito?: Alguno de tus amigos irá de Joker, otra sacará a lucir la fantasía steampunk de “Firefly”, el intelectual irá de Caligari y el purista de Lobo o León el profesional. Ante tal derroche de imaginación, sé la nota discordante aunque no te extrañes si nadie se acerca salvo esa alma gemela que va disfrazada como la niña de “Magical Girl”. Esa es tu chica del paraguas amarillo.

¿Qué opinará tu sempai? Vaya vaya, ¿te va lo duro y transgresor? “Death Note” es el pasatiempo de los hikikomori adolescentes. Crece y saborea a Jodorowsky y Moebius, y así de paso sé el más cool de tu cineforum formado por tu madre y la foto poster de Godard.

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Delirio en “The Sandman”, no sabrán en qué estarás pensando ni qué vas a hacer, pero por algún motivo tu actitud despistada te hace entrañable


5. LAS GAFAS DE STAN LEE

¿De dónde saco la divina inspiración?: Ni mas ni menos que en "Comic-Con Episode IV: La nueva esperanza del fan". El documental sobre la Comic-Con que ya deberías haber visto, hereje. Guillermo del Toro gozando más un jaeger percutiendo El Abismo, Eli Roth destripando algo que no es un ser humano o Kevin Smith pontificando sobre… lo que le apetezca, se lo merece.

¿Por qué lo necesito?: Porque es Stan Lee, el hombre con mas cameos que Hitchcock. Porque se merece un homenaje, y porque este documental es el aperitivo perfecto para abrir boca antes de zambullirte en el ramen post pateo de todas las salas del Salón.

¿Con qué disfraz combinan?: Las gafas son el nuevo Gizmo, todo el mundo quiere unas en su vida. Deadpool versión cazahipsters, un Krogan que no ve tres rachni en un burro, Shepard descansando en un Starbucks de la Ciudadela, Corvo Attano sin antifaz.

¿Qué opinará tu sempai?: Tu gusto es refinado, estás aprendiendo, tienes el paladar suficiente para apreciar el “Daredevil” de Ed Brubaker.

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Milú, tanto como a Scarlett Johansson haciendo de Mayor Kusanagui. Querrán contemplar contigo cómo la lluvia de un Tokyo neofuturista besa tus mejillas; la licra ajustada y eso, ya tal.


6. LA CORBATA DE EMILIO

¿De dónde saco la divina inspiración?: Primero compra kleenex y asegúrate de no tener un complejo de macho alfa chungo que te hace no querer llorar ni cuando te golpeas el meñique con una astilla. Luego sacas la idea de “Arrugas”, donde la vejez y la amistad descritas por Paco Roca e Ignacio Ferreras hará que a partir de ahora cedas con más frecuencia tu asiento del metro.

¿Por qué la necesito?: Porque no importa qué te pase o qué suceda a tu alrededor. Siempre debes mantener tu disfraz impoluto, y siempre habrá un amigo para hacerte el nudo en caso de que no te acuerdes. Los salones son lugares donde todo se enmascara salvo el compañerismo.

¿Con qué disfraz combina?: Con tu look ultramolón y ultra badass como John Constantine. Quizá él lleve el nudo un poco menos apretado, pero para eso están los amigos, para recordarle a un detective/hechicero que ha visto al Rey de los Sueños o a la Cosa del Pantano algo tan sencillo como un nudo americano simple.

¿Qué opinará tu sempai?: Maldita sea, tu sempai está llorando de la emoción. Después de enjugarse más lágrimas que un youtuber en Saber y Ganar, te dirá que te leas el cómic homónimo de Paco Roca.

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Carl Fredricksen – aka abuelo de “Up”-. Querrán vivir una historia de amor desenfrenado contigo de esas que se narran en una secuencia elaborada de tres minutos que empapela los muros de Facebook.


7. EL PERRO DE 
FOLMAN

¿De dónde saco la divina inspiración?: De los relatos sobre perros con más babas que los de Pavlov que tiene que escuchar Folman y que hará que emprenda un viaje en su memoria a lo "Paprika" para desentrñar las tropelías y excesos del ejército israelí. 

¿Por qué lo necesito?: Porque un perrete es la mejor excusa para conocer gente y romper el hielo con extraños desconocidos, aunque sea tu mejor amigo el que se llev todas las muestras de afecto y tú te sientas más cosificado que una azafata del Tour de Francia. Aunque quizá los perretes de "Vals con Bashir" sean más del tipo de arrancar manos de cuajo que de lamerlas, asegúrate que solo se acercan androides y personas con material genético dispensable.

¿Con qué disfraz combina?: Vale, te has rapado la cabeza, a lo loco, así que tu disfraz de Kratos versión hipster con barba donde colgar anzuelos para pescar debe aprovecharse. Así que quizá es la oportunidad de pasear a Cerbero y complementar tu disfraz con una de las bestias a las que gustaría desmembrar. Esa parte no la incluyas en tu perfomance, la de eviscerar a una pobre bestia, déjaselo para otros animales en ruedos.

¿Qué opinará tu sempai? No le faltará Inframundo para escapar de esa bestia que solo quiere su pelotita para jugar cual inocente querubín. Después te dirá que si te quedas con ganas analices cada secuencia de esta obra maestra que se llevó un Globo de Oro entre otros muchos premios.

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel ¿te acuerdas del bebé de la serie de "Dinosaurios" que decía mami mami? Así te querrán achuchar cuando pasees con tu perro, eso si, no te esperes que haga nada por ti o que te lleve en caballito. No es Trico ni tú un chaval. 


8. EL VELO DE MARJANE

¿De dónde saco la divina inspiración?: Del espíritu rebelde e inconformista de Marjane en "Persépolis". La libertad tiene un precio, así que usa el velo como herramienta para reivindicar y combina la diversión con la denuncia social al más puro estilo Malala. 

¿Por qué lo necesito?: La versión oficial es que la película que conmovió en Cannes te maravilló y quieres poner de manifiesto la problemática del laicismo en algunos países de mayoría musulmana donde la interpretación de la Sharia se lleva a límites colindantes con el wahabismo. La realidad es que la noche anterior fue un cúmulo de desvarios etílicos que derivó en un antro copado por cuñados y en una vindicación de lo rancio y casposo. Tu pelo no aguantó, ni tú tampoco, y acabaste tomando unos litronas, quemando zapatilla con la peña, y diciendo que no eres de izquierdas o derechas sino del sentido común. El horror, el horror...

¿Con qué disfraz combina?: El velo es una prenda universal y te aporta una permanente sensación de misterio, siempre puedes irte de farra con Superman porque tú eres Musul-man... Bueno, seguro que se os ocurre algo mejor.

¿Qué opinará tu sempai?: Marjane Satrapi y su historia original debería ser tu nuevo libro de cabecera para entender mejor aquello que quieres reivindicar. 

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Ellen Page, no solo eres alucinante por ser tú, y gustarte los videojuegos y ser la mujer ideal para hombres, mujeres y razas de la cuarta dimensión, sino que además también reivindicas cosas.


9. LAS GAFAS DE SOL DE CARL

¿De dónde saco la divina inspiración?: De la mirada gélida de Ed Harris en "Una historia de violencia". Carl Fogarty es de esos personajes secundarios que cautivan los pocos instantes que aparecen en pantalla. Brillan con luz propia. Tú igual, adopta la mirada que pusiste cuando derrotaste a tu primer Big Daddy, la de cuando acabaste de leer "The Sandman" e intentabas no llorar. Esa es. Tienes pocos minutos para brillar en el concurso. Como Carl Fogarty. Ponte las gafas, y cuando te las quites deslumbra con tu mirada gélida. Es tu momento de resplandecer como una estrella fugaz.

¿Por qué lo necesito?: Porque te compraste unas Ray-Ban el año pasado cuando en realidad querías una Police para estrenar el Iwatboard -sí, ese patín raro con motor tiene un nombre- momentos antes de romperte la crisma y la dignidad contra un poyo puesto en medio de la calle. Eso pasa por creerte un Jax Teller de la vida. 

¿Con qué disfraz combina?: Imaginación al poder, combinan con casi todo. Puedes disfrazarte de T-800 esmirriado y menos atemorizante que la ley anticorrupción del Gobierno. O de Stevie Wonder con poco ojo para la música. Pero ya lo tenemos. Son el complemento perfecto para ser el Cassidy socarrón e irreverente de "Preacher". A quién no le gustaría ser un vampiro irlandés de más de cien años. Más de cien años para beber Guinness y arrastrarte por pubs irlandeses soltando sentencias y teniendo cero esperanzas en el mundo, pero sigues molando.

¿Qué opinará tu sempai? Maldita sea, Viggo Mortensen vuelve a salir bien parado haciendo de hombre aparentemente tranquilo al borde del genocidio por un mal día. Lo suyo es la matanza, y no solo de orcos, sino también de corazones robados. Tu sempai va a llorar una esquina esperando que no le dejes.

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Brownie en tarde de frío. Saben que eres peligroso, malo para su salud, un enemigo mortal, pero aún así eres irresistible y se sienten atraídos por ti.


10. EL PELO A LO MIA WALLACE

¿De dónde saco la divina inspiración?: De los paseos insustanciales de Enid y Rebecca mientras encuentran con qué ocupar sus mentes repletas de ritmos de Evanescence. Sí, el mundo exterior y ordinario es amenazador, asi que refúgiate en tus aficiones y niégate a crecer como hacen ellas.

¿Por qué lo necesito?: El pelo de Enid, y ella en general, es ya un icono. Quizá no te apetezca tener una cita a ciegas con alguien que colecciona disco antiguos y que contactas por un periódico, pero geolocalizar a tus matches es algo más creepy. Asi que al menos lleva peluca para la cita y el cinismo destroyer de Enid contigo.

¿Con qué disfraz combina?: La actitud de Enid es en sí un disfraz que esconde la vulnerabilidad de una joven adolescente, algo así como el humor era para Chandler un mecanismo de autodefensa. Así que si te sientes particularmente deprimido o deprimida, como si el mundo estuviera pasado por el filtro de James Blunt y Alex Ubago y la imaginación de Tim Burton, es mejor que te apartes de cualquier pensamiento negativo. En vez de contemplar la idea de hacerte menonita y huir de todo usa discos de Maluma como posavasos, es más sano. 

¿Qué opinará tu sempai? Tendrá miedo, Steve Buscemi sería un gran sempai, lo que él no haya visto no lo ha visto nadie. Te diría que leyeras el cómic de Daniel Clowes y que pensaras en el Seymour de Buscemi como un paranoide con tal de mantenerte alejado de él.

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Doctor Manhattan, eres tan guay y alternativo que hasta haces de la calvicie algo atractivo. Sé Enid y critica todo porque quieres y puedes.


BONUS TRACK: EL ESTAMPADO TIGRE DE HOBBES

¿De dónde saco la divina inspiración?: Del documental "Dear Mr Watterson" que rinde tributo al genio de Bill Watterson, quien durante diez años haría de su tira cómica protagonizada por Calvin y Hobbes un auténtico fenómeno cultural.  Las manchas de Hobbes, un tigre que siempre tenía la puntilla y réplica perfecta, pueden inspirarte para lucir el estampado animal con algo más de gracia que tu vecina de los aros dorados. 

¿Por qué lo necesito?: Hobbes era un tigre de peluche, el mejor amigo de Calvin, y con frecuencia sabía escuchar los desvaríos de un niño con una curiosidad e introspección mayores que las de Froilán un sábado noche. Con su estampado en tu disfraz, puedes convertirte en el amigo que siempre escucha las confesiones de otros, y dar réplicas hilarantes que te hagan sentirte superior. Plan maestro.

¿Con qué disfraz combina?: Puedes meterlo en lejía y convertirte en White Tiger para repartir zarpazos auténticos y no los que te da la factura de la luz. O quedarte como Hobbes y además de tener un sencillo disfraz tener una excusa para usar tu ropa interior de leopardo y decir que es parte de tu personaje sin quedar como alguien raro. 

¿Qué opinará tu sempai?: Además de ser un aprendiz avezado eres inteligente cual Bill Watterson y manejas con soltura referencias literarias a Sartre, Kafka o El Quijote. Te estás poniendo intelectual, la pasta fluye por tus venas y conservas tus cómics en inmaculadas estanterías de secuoya filipina, si eso existe.

Escala Aishiteru (cuánto te querrán): Nivel Ojo de Halcón, nadie sabe qué pintas ahí, ni qué haces concretamente, pero siempre estás en el momento justo para disparar la puntilla irónica y marcharte. 


Publica un comentario

unnamed

Sin comentarios