Cuando el cine baila

Autor: Irene Marges Fuente: Filmin

Cuando el cine baila

La forma francesa del pas de deux hace referencia a la estructura marcada de un ballet clásico. Aquí, en una forma más alegórica del asunto, la pareja de baile no es el bailarín y la bailarina; son el cine y la danza que juegan a un astuto tira y afloja en el que ambas partes conforman un espectáculo mayor. "La bailarina" es precisamente eso; la danza hecha cine a través de los ojos precursores de quienes transformarían esos movimientos corporales en película. En Filmin les hemos puesto escenario a dicha simbiosis con un colección que lleva de la mano al cine con la danza.

ENTRÉE

LA BAILARINA

“La Bailarina” narra la increíble historia de la bailarina Loie Fuller, referente de la Belle Époque y icono de la modernidad creciente de principios de siglo pasado. Fuller está tras la interpretación de Soko y Lily-Rose Depp es Isadora Duncan, la prodigiosa bailarina y coreógrafa que encarna la otra cara de la moneda de este tour de force iniciático que relata la amistad entre ambas artistas. Con un decadentismo estético remitente a “L’Apollonide”, el vitalismo propio de Max Ophüls y una américa tosca del bourbon y el cancionero popular, Loie Fuller se ensalza como la mártir laica de la francia de principios del siglo XX. 


ADAGIO 

ISADORA

Y es que la que es, con cierto aire de antagonista, la Isadora de “La Bailarina” es en “Isadora” la espléndida protagonista del filme inglés. La interesante vuelta de tuerca desvela la biografía de la mítica bailarina que durante los años 20, transformó con su baile el panorama artístico mundial, escandalizó por su deshinibición y se colocó voluntariamente del lado de los comunistas al subirse a la ola revolucionaria que sacudió el mundo en ese decenio. Redgrave permanece en el imaginario de los espectadores como el verdadero rostro de Isadora Duncan, una mujer precursora, a quien la danza y el ballet moderno le deben su razón de ser actual, que continúa vigente porque lo sigue siendo el personaje. Una verdadera obra maestra llena de sutileza, buen gusto y mejor hacer fílmico.


PINA

Manteniendo la clave en biopic, “Pina” es un largometraje hecho para ella, por Wim Wenders, como resultado de una amistad y un trabajo continuado a lo largo de los años y a raíz de la prematura muerte de la coreógrafa Pina Bausch. “Pina” es un viaje sensual visualmente muy impactante, escenificado por la compañía de danza que la artista fundó en Alemania. La Tanztheater Wuppertal Pina Bausch y Wim Wenders son los encargados de acercar al espectador a las coreografías de Pina más conocidas. La relación entre el cine y la danza es tan estrecha y viva, como vivo sigue el recuerdo de Pina en cada pieza que compuso.


DANCING DREAMS, APRENDIENDO CON PINA BAUSCH

Curiosamente, este documental de 90 minutos es una de las piezas que se presentan en “Pina”. “Dancing Dreams” se trata de un extraordinario documental protagonizado por un puñado de futuros Billy Elliott que quieren realizar su sueño de ser bailarín. En 2008, la antes mencionada Pina Bausch, selecciona 40 adolescentes que no habían oído hablar nunca de ella para formar parte del espectáculo “Kontakthof”. Durante los 10 meses de ensayos hasta la noche del estreno, los jóvenes descubren el genio Bausch y sus propios cuerpos. No hay acto más sincero y hermoso que la danza, que poner el cuerpo a disposición de uno mismo y de los demás, todo lo lejos y lo cerca que se quiera.


VARIACIONES

FIVE DAYS TO DANCE

Una pareja de bailarines aparece una mañana en el aula de un instituto. Es lunes y anuncian a un grupo de adolescentes que tienen cinco días para subirse a un escenario y bailar. Una semana para cambiar las cosas. Un pequeño plazo pero un gran reto: mover a las personas cuando el mundo nos paraliza. La danza obliga a esos jóvenes a romper sus roles justo en el momento de sus vidas en que los roles sociales se están forjando. El líder deja de ser el más admirado, el tímido da un paso adelante… Bailar les obliga a tocarse. Se comunican, se igualan. Wilfried Van Poppel y Amaya Lubeigt son los coreógrafos. Él holandés, ella vasca. La danza es el lenguaje común. No importa el lugar. Cinco días, una clase de adolescentes; un microcosmos en el que sucede un pequeño big-bang.


TIMECODE

El cortometraje español que ha hecho revisitar el género también tiene su variación especial: la ubicación inigualable de unas cámaras de seguridad de un parking como escenario para sus improvisaciones. Un gesto cuenta en este breve periodo de tiempo lo que tantos necesitamos de otros, un pequeño signo de entendimiento humano, una media sonrisa entre desconocidos; algo que te diga que nadie está solo en lo suyo, y que compartir las emociones  y la danza es una muestra, ante todo, valiente.


CODA

LAS ZAPATILLAS ROJAS

Para cerrar la estructura clásica paradigmática, un clásico. La película de Pressburger lleva a la gran pantalla la historia de lo que originalmente era un ballet basado en el cuento de Hans Christian Andersen. "Las zapatillas rojas" narra la historia de un maligno vendedor de zapatos que le da un par de zapatillas rojas a una muchacha, quien no puede parar de bailar, sin importar los esfuerzos que haga. Su larga y fatigosa danza culmina con la muerte, pero no sin que antes el vendedor recupere los zapatos para entregárselos a algún otro desdichado.


Títulos mencionados

Publica un comentario

Sin comentarios