"The Story of Film": Sexo y Melodrama

Fuente: filmin

"The Story of Film": Sexo y Melodrama

Mark Cousins vuelve a saltar fuera de Hollywood para mostrar el cine mundial en los años 50, un cine liberado de la influencia americana y que empezaba a encontrar un camino propio para mostrar su propia cultura. Una época de cambio que él define como una gran olla a presión que solo podía acabar estallando. A una semana de estrenar en filmin la más grande obra de Akira Kurosawa, “Los Siete Samurais” (una de las piezas clave de este capítulo), volvemos a la carga con el análisis del sexto capítulo de Story of Film, sexo y melodrama. 

Empezamos nuestro periplo por Egipto, cuna del cine creativo africano gracias a la obra del pionero Youssef Chahine, con "Cairo Station", explorando conceptos tan incendiarios como la represión sexual. En la India continuaban en el camino emprendido con su cine mitológico más primigenio y que pasaba por un período de renovación gracias al realismo impuesto por Satyajit Ray y películas como "Pather Panchali", una de las primeras películas en mostrar una verdadera aldea india.

En China, Mao llegaba al poder y el cine daba un paso atrás debido al control del gobierno. Xie Jin sufría las consecuencias y pasaba de ser el director referente de su época a limpiar los baños de la sala de cine donde antes se habían proyectado sus propias películas. En Japón, en cambio, el fin de la guerra marcaba un inicio de libertad y progreso que se vería reflejado en muchos de los personajes del cine de Akira Kurosawa. Siempre incansables, sus protagonistas jamás se detenian hasta conseguir sus objetivos, un rasgo que parece extrapolable al propio Kurosawa.

Películas como "Los siete samurais", que estará disponible en filmin el próximo 25 de marzo, suponen una fuente inagotable de referencias para futuros directores, e incluso para adaptaciones al western ("Los siete magníficos"). El director japonés maravillaba al mundo con sus largas tomas, el uso de teleobjetivos y el gran sentido de la composición con el que enmarca todos sus planos, así como la plasticidad que conseguía gracias a los recursos atmosféricos, cuyo mayor ejemplo posiblemente sea el inicio de "Rashomon". 

Dejando Oriente y volviendo a America, pero esta vez a la del Sur, empiezan a darse las primeras muestras de cine neorealista en Brasil (Nelson Pereira dos Santos), y también en México con el cineasta español Luis Buñuel y "Los olvidados", aunque nunca llegara a peder del todo su toque onírico. Arriba, en cambio, en Estados Unidos, era la época del melodrama, la de "Solo el viento lo sabe", una época de cambios ideológicos que se mostraban a través de sutiles juegos visuales y una clara influencia del psicoanálisis. El sexo empezaba a abrirse paso, y la olla a presión no hacía más que recalentarse. Es también una época de cambios en la interpretación, el método entra a escena y con el Marlon Brando, un efímero James Dean y Montgomery Clift, cuya aparición en "Rio Rojo" de Howard Hawks escenificaba este cambio de paradigma en su pelea contra John Wayne. 

La vuelta al mundo acaba en Europa. Con el cine socialista y underground de Lindsay Anderson, y el director referencia de aquella época, David Lean, la cabeza tras "Lawrence de Arabia". Y mientras el resto del mundo seguía reacio a la sexualidad en pantalla, en Francia concebían obras como "Y Dios creó a la mujer", donde Brigitte Bardot dejaba las sutilezas y nos enseñaba lo que todo queríamos y que explotaría en toda una nueva ola de cine francés, tema central del próximo capítulo. 

1953-1957: El cine mundial se libera de Hollywood

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es