Crónicas AMFF 2022: "Magnetic Beats", días de radio

Autor: Joan López Alonso Fuente: Filmin

Crónicas AMFF 2022: "Magnetic Beats", días de radio

La máxima protagonista de esta ópera prima valorada como el mejor debut francés del año no es ni más ni menos que la radio. Creando una emisora pirata en la que se emite de Joy Division a Iggy Pop, un grupo de jóvenes pone voz y música a un tiempo de cambios radicales en Europa. Uno de los grandes títulos que podrá verse hoy en la sección oficial del Atlántida Mallorca Film Fest 2022.

¿De qué va?

Philippe, un introvertido técnico de sonido en una emisora pirata de la Bretaña de los 80, vive ofuscado por el carisma de Jérôme, su hermano, quien es el locutor de dicha radio. Cuando llega a sus vidas Marianne, una peluquera de la ciudad, las cosas empiezan a complicarse a pasos agigantados.

¿Quién está detrás?

Ópera prima de Vincent Cardona, esta formada por intérpretes jóvenes e inexpertos como Thimotée Robart, Jospeh Olivennes, o Marie Colomb, a quien podremos ver también en la esperada "As bestas" de Rodrigo Sorogoyen.

¿Qué es?

"Magnetic Beats" podría definirse como un vibrante coming-of-age conformado dentro de un ocre triángulo amoroso.

Dos o tres cosas que sabemos sobre ella 

Iggy Pop, Joy Division, The Undertones, Die Krupps... Ni que bien la banda sonora de "Magnetic Beats" pudiera ser perfectamente la que escuchan los personajes de "Trainspotting", la novela que publicó Irvine Welsh en 1993, esas canciones ya no las disfrutan el grupo formado por Rent Boy, Sick Boy, Begbie y Spud sino que lo hacen sus colegas coetáneos del otro lado del canal de la Mancha. Sin embargo, la mugre y la furia con la que la escuchaban los escoceses es reemplazada aquí por la intelectualidad y politización que tanto ha representado a los franceses a lo largo de la historia. De alguna forma, podríamos decir que, "Magnetic Beats", tiene parte de un "Trainspotting" teñido por la espontaneidad formal de la Nouvelle Vague.

Y es que Godard y Truffaut están más que presentes en este filme compuesto por un grupo de jóvenes con plena conciencia de su Zeitgeist particular. Siendo la música uno de los pilares fundamentales de sus vidas, no es difícil imaginarse a Antoine Doinel bailando, discutiendo o bebiendo con ellos. No obstante, bajo este halo de idealismo, filmado por Cardona con cámaras fluidas y originales y eléctricos montajes sonoros, hallamos relatos humanos, pequeñas tragedias personales que se esconden bajo un macro retrato político-generacional.

La mayor de la tragedias, y sobre la que gira predominantemente la cinta, es el triángulo amoroso que conforman Jérôme, un carismático y revolucionario locutor de radio, Marianne, su pareja, y Philippe, el introvertido hermano pequeño y técnico de sonido de Jérôme. Sin dejar de pensar en "Jules y Jim", "Soñadores" o "Los Primos", la peculiaridad más atrayente de esta compleja historia de amor reside en el constante homenaje que se rinde al mundo de la radiodifusión.

Prueba de ello son la utópica fe que depositan los jóvenes en las ondas, las declaraciones de amor a distancia cuando Philippe está en pleno servicio militar, e incluso la palpitante escena en la peluquería, en la que una radio que expulsa los sonidos de "Le Primere Pas" de Claude-Michel Schönberg ameniza el primer acercamiento de Philippe y Marianne, provocando, como en gran parte de la película, auténticas "pulsaciones magnéticas".


Publica un comentario

Sin comentarios