"The Old Man & the Gun" adiós a un viejo comanche

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

"The Old Man & the Gun" adiós a un viejo comanche

Es el adiós soñado, el adiós a un viejo comanche. En "The Old Man & the Gun" se nos cuenta la historia (casi) real de un personaje legendario a quien da vida una actor digno de leyenda. Es la nueva película de David Lowery, la última de Robert Redford. Lo dicho, y nunca mejor dicho: "Sayonara, Robert".

¿De qué va?

Basada en la historia real de Forrest Tucker, un apuesto ladrón de bancos que en sus 80 años de vida logró escaparse 18 veces de prisión. Retirado del oficio, Tucker vive en un hogar de jubilados y ha encontrado en Jewel al amor de su vida. Cuando un día ve al detective John Hunt por televisión, el ex atracador siente la necesidad de dar un último golpe y demostrar que aún puede traer en jaque a los policías más competentes.

¿Quién está detrás?

"A Ghost Story" es pura elegía artesanal, una obra de orfebrería, tanto a nivel formal como existencial, que confronta el inexorable paso del tiempo con la volatilidad de la perdurabilidad, el dolor causado por la pérdida con la aceptación de la misma y en definitiva, la fisicidad con la espiritualidad. Y es, también, el magistral antecedente que nos llevaba a esperar lo mejor de la nueva película de su director, David Lowery, quien vuelve a incurrir en el terreno outlaw con "En un lugar sin ley". En este caso lo hace adaptando un relato de alguien que no está en el cine, ni en televisión, ni siquiera en el teatro. Y no, no es novelista ni tampoco autor de videojuegos. Hablamos de alguien que tiene el talento de David Simon ("The Wire") para retratar entornos urbanos, la maestría de David Milch ("Deadwood") para construir personajes emblemáticos, la inteligencia de Aaron Sorkin ("The West Wing") para utilizar citas y referencias que van desde discursos de presidentes nortea-americanos a frases pronunciadas por superhéores oscuros de comics súperventas y, por último, alguien que cuenta con la habilidad de Shyamalan para añadir giros de trama totalmente inesperados. Su nombre: David Grann, periodista del New Yorker en cuyo currículum encontramos relatos que van desde "Z. La ciudad perdida" a "El Impostor".

¿Quién sale?

David Lowery vuelve a contar con el protagonismo de Robert Redford y Casey Affleck, actores con los que ya trabajó anteriormente en "Peter y el dragón" y "En un lugar sin ley", respectivamente. A ambos se les une en este caso toda una Sissy Spacek, cuya participación directamente evoca un elegíaco homenaje a las "Malas Tierras" de Terrence Malick, algo que ya hiciera con la anteriormente mencionada "En un lugar sin ley" de la mano, precisamente, de Casey Affleck. Sin embargo, si hay una interpretación a destacar esa es sin duda alguna, la de Robert Redford. Nominado al Globo de Oro, el que nos brinda es un papel del todo memorable, que bien desemboca en su emotiva carta de despedida como actor. Desde luego que resulta inmejorable. Sayonara, Robert.

¿Qué es?

El adiós a la interpretación de un viejo comanche

¿Qué ofrece?

De todos los renegados y rebeldes que Robert Redford ha interpretado a lo largo de su carrera, damos en "The Old Man & the Gun" con su papel más memorable. Palabras mayores si nos atenemos a que entre sus antecedentes destacan obras del calado de “Dos hombre y un destino” o “El Golpe”. Lo mismo da. En lo que a "toma el dinero y corre" se refiere, ni en la piel de Sundance Kid, ni tampoco en la de Johnny Hooker, llegó a desprender tanto amor y carisma como lo hace ahora en la de Forrest Tucker. Y es que ya lo dice el propio Lowery, "Redford  es alguien que hace lo que ama y se sale con la suya", precisamente tal y como hace el personaje que el responsable de "Peter y el dragón" le ha regalado para el que será recordado como su eterno canto del cisne: un ladrón de bancos que escapó de la prisión 18 veces y logró atracos hasta bien entrados los setenta, un icónico personaje que se enorgullecía del trabajo bien hecho y que, pese a ser delincuente reincidente, era ante todo un buen hombre. Jamás empleó la violencia en sus golpes, su principal arma fue mucha más la apacible sonrisa con la que sigilosamente entonaba el "esto es un atraco", que la propia pistola. Y sí, "The Old Man & the Gun" es una película de atracos pero ante todo, una sensible y conmovedora historia de amor, de amor entre dos 'viejos' enamorados, de amor hacia la ética profesionalidad de un oficio que está fuera de la ley, de amor hacia la construcción de un carácter  y, sobre todo, de amor hacia el cine. Un personaje legendario a quien da vida una actor digno de leyenda. Una nueva joya de orfebrería a quien nuevamente ha dado vida el principal orfebre del cine independiente americano de nuestros días. Es la nueva película de David Lowery, la última de Robert Redford. Un romance entre cuyos genuinos ecos encontramos "Los puentes de Madison" tanto como "Dos hombres y un destino". Lo dicho, y nunca mejor dicho: "Sayonara, Robert".



Publica un comentario

Sin valoraciones