Lo mejor del año según J.A. Bayona

Fuente: filmin

Lo mejor del año según J.A. Bayona

Es el broche de oro, la inmejorable conclusion que podíamos dedicar, un año más, a nuestro especial con lo mejor del año según nuestros directores más destacados y amados. Su relevancia y resonancia en este caso, no tan solo se la atribuimos al inevitable impacto que conlleva su nombre, más bien a la implicación y devoción que transmite la elaboración de tan lúcido y apasionado top.

Aguardando a la espera que durante este inminente 2015 cierre la trilogía que dedica a la relación madre-hijo (tras "El Orfanato" y "Lo Imposible", llegará "Un monstruo viene a verme"), toca deleitarse con 'los porqués' de sus películas favoritas de 2014. Entre ellas hay lugar para el cine nacional e internacional, para nombres destacados, pero también para descubrimientos aún por destacar, que obtienen aquí el merecido protagonismo que nuestra taquilla o entre la crítica, se ha obviado y pasado por alto. Por haber, hay hasta menciones especiales dedicadas a "Dublineses", Capote o incluso a Louis Gosset Jr. Inauguramos especial con Almodóvar, clausuramos con J. A. Bayona. Mejor imposible. Tomen nota.

Cine Internacional

1. El viento se levanta, de Hayao Miyazaki

"Desde que John Huston presagiara su muerte en los últimos fotogramas de DUBLINESES no recuerdo una despedida del cine tan emocionante. Miyazaki examina con desesperación e impotencia como la sociedad pervierte nuestros sueños y reivindica la fantasía como único consuelo. Disfruten de ella con un buen vino".

-El lobo de Wall Street, de Martin Scorsese.

"Porque su envoltorio de comedia gamberra quizá haga que muchos no valoren ésta como una de las dos o tres mejores películas de su director. Para mi lo es".

-Whiplash, de Damien Chazelle.

"A todos aquellos estudiantes de cine que me piden consejo les recomendaría que cuenten sus historias con la misma pasión con la que Miles Teller toca la batería en esta película: sin seguir el dictado de nadie. Demuestra que Richard Gere debería haberle pateado la cara a Lou Gosset Jr en OFICIAL Y CABALLERO".

-Locke, de Steven Knight.

"Por superar las limitaciones de su premisa y convertirse en una épica apología de la integridad humana. Para mi no hay película de acción este año que supere en emoción las peripecias que vive Tom Hardy en el interior de su coche en una sola noche".

-Foxcatcher, de Benneth Miller.

"Envidio la manera con la que Miller consigue la tensión sin apenas levantar la voz. Como en CAPOTE, su ópera prima, otro estudio de personajes que muta en uno mucho más grande sobre la propia América".

-Nebraska, de Alexander Payne.

"Payne logra la que es para mi su mejor película, la más poética, en un glorioso blanco y negro que remite a las mejores películas de Berlanga".

-Las dos caras de Enero, de Hossein Amini.

"Todo en esta película remite a un cine añejo, anticuado, del que ya no se hace. Narrada con precisión artesanal e interpretada con el magnetismo de las viejas estrellas de Hollywood. Es como descubrir un clásico que no sabías que existía".

-Under the Skin, de Johnathan Glazer.

"Porque es un delito que aún no esté estrenada en nuestro país".

-El Gran Hotel Budapest, de Wes Anderson.

"Porque Anderson, en cada una de sus películas, celebra el cine con tanta intensidad que casi parece que lo esté inventando de nuevo".

-Mommy, de Xavier Dolan.

"Porque admiro cómo se las apaña Dolan para equilibrar tal crescendo de secuencias a cada cual más trastornada".

 

Cine Nacional (Sin órden de preferencia)

-Magical Girl, de Carlos Vermut.

"La inteligencia con la que integra referentes multidisciplinares de aquí y allá en un ambiente cotidiano español demuestra una vez más de que el cine entiende más del misterio que no de ningún idioma en particular. Y me flipa el uso que hace de la Constitución Española".

-Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo, de Javier Fesser.

"Probablemente no nos la tomaremos demasiado en serio porque es de dibujos pero quizás ésta sea la filigrana más grande, la película más virguera y binguera que haya hecho nunca el cine español".

-10.000 km, de Carlos Marques-Marcet.

"Ya sólo por la precisión y contundencia de su primer plano secuencia (¡de 20 minutos!) tengo claro que estamos ante un director que va a dar mucho que hablar".

-La Isla Mínima, de Alberto Rodríguez.

"Me gusta especialmente el tono de esta película. Está suspendido en el tiempo, como la propia historia reciente de nuestro país. Como un estado mental imposible allí donde se cruzan las líneas clásicas del cine negro americano con los cortijos andaluces".

-A Escondidas, de Mikel Rueda.

"Más allá de su estructura desordenada, esta película esconde una preciosa, sentida y honestísima historia de amistad. Las interpretaciones de todos sus chavales me parecieron todas extraordinarias y denotan un director dotadísimo para el trabajo con los actores. ¡¡Repésquenla!!"

-Relatos Salvajes, de Damián Szifrón.

"Porque aún recuerdo el entusiasmo con el que Cannes acogió esta película, aplaudiendo todos y cada uno de sus capítulos al final. Es un lujazo tener a un director como Szifrón trabajando en nuestro cine".

Publica un comentario

Sin valoraciones