"Libéranos" exorcismos a día de hoy

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

"Libéranos" exorcismos a día de hoy

Es "El Exorcista" a día de hoy, con todo lo que ello conlleva. Ganadora del Premio a Mejor Película de Orizzonti en el Festival de Venecia 2016, "Libéranos" no solo se presenta como el descarado y arriesgado debut de la italiana Federica di Giacomo. También y ante todo, como ese definitivo sucesor que el clásico de William Friedkin jamás ha encontrado en los últimos 40 años. Y encima, real como la vida misma. Para echarse a temblar, sí...pero entre la permanente risa. Menuda es. Fenómeno.



¿De qué va?


Cada año, en Italia, en Europa y en el mundo entero, más personas afirman estar poseídas por el diablo. La Iglesia Católica responde a esta emergencia formando a más curas en el exorcismo. El Padre Cataldo es uno de ellos. Gloria, Enrico, Anna y Giulia asisten a las misas del Padre Cataldo y buscan un remedio para su enfermedad, que no tiene nombre ni solución. ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar para mostrar a los otros su incomodidad, su enfermedad? Y si se tratara realmente de Satán, ¿qué soportarían por ser librados del mal?

¿Quién esta detrás?

La debutante directora italiana Federica Di Giacomo ha tenido un acceso sin precedentes al trabajo de los exorcistas del Vaticano.

¿Quién sale?

El Padre Cataldo, dicho de otra forma, un particularísimo padre Karras real como la vida misma. Personaje donde los haya, casi igual o más, que los propios exorcizados. Todo un cuadro, vamos.


¿Qué es?

"El Exorcista" a día de hoy

¿Qué ofrece?

"Libérame" bien podríamos definirla como una comedia delirantemente grotesca, también como un documental extremadamente inquietante o por supuesto, como una película que lejos de reflexionar acerca de la religión, lo hace sobre el caos social, espiritual y existencial que acucia a la Italia de  hoy. Hablamos de una obra que no admite comparación, que se envuelve de exorcistas, exorcismos y exorcizados para transportarnos a la más pintoresca Sicilia, con todo el excentricismo que ello conlleva. Y en medio de todo ello, una concentración inabarcable de supuestas posesiones que tiene en el Padre Cataldo (cual Padre Karras fuera) y sus misas masivas de los jueves, su principal antídoto. En definitiva, un retrato que resulta tan hilarante (rebosa secuencias memorables que proporcionan carcajadas inolvidables) como definitivamente escalofriante (y no precisamente por su carácter demoníaco, sino más bien por la distopía que atisba el retrato social actual sobre el que levita). El infierno social está a la vuelta de la esquina, el apocalipsis acecha. Que España haya solicitado 7 exorcistas más al Vaticano habla por sí solo. Y es que por haberlas, hay hasta convenciones masivas de curas especializados en exorcismos. Del mundo surrealista en el que vivimos a la dimensión sobrenatural que nos embauca. Olvídense de la crisis, abracen la penitencia. Tremenda.




Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es