"Hedi" desde Túnez con los Dardenne

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

"Hedi" desde Túnez con los Dardenne

Tan lejos, tan cerca. "Hedi", una prometedora ópera prima de origen tunecino y producida por los hermanos Dardenne no solo fue la encargada de inaugurar la competición en la Berlinale 2016, sino que resultó ser una de sus principales sensaciones, haciéndose con el Oso de Plata a Mejor Actor y el Premio a Mejor Ópera Prima. Una película que parece rendir tributo al cine de sus mecenas y que no se limita a contarnos una historia melodramática, sino que realiza una precisa radiografía de un Túnez atrapado entre la tradición y la modernidad. Pero también por la Primavera Árabe. 

De hecho, hay varias y reiteradas referencias a las manifestaciones populares que entre 2010 y 2013 hicieron tambalear los cimientos de algunas dictaduras asentadas. Mohamed Ben Attia pone en boca de sus protagonistas agudas observaciones sobre el aire que se respiraba durante la revolución y las consecuencias posteriores: la pérdida del turismo y la vulnerable situación económica debido a las constantes revueltas y a los perseverantes y atroces atentados terroristas. Pero no se preocupen, en este caso el director no intenta resultar excesivamente intelectual, metafórico o pedagógico sino que su principal interés es ir retratando, con sensibilidad y un humanismo deudor del de los hermanos belgas, con sutileza y naturalismo, sin aspavientos ni subrayados, el periplo de su protagonista. El viaje del héroe. De nuevo, tan lejos, tan cerca.

¿De qué va?

Hedi es un joven cuya vida parece completamente marcada por los que le rodean, especialmente su madre, que ha decidido casarlo y ha elegido su futura esposa. A solo una semana de la boda, su jefe lo envía para un trabajo en la costa, y Hedi conoce a una guía turística de la que se enamora perdidamente.

¿Quién está detrás?

El tunecino Mohamed Ben Attia rueda su primer largo bajo la producción de los hermanos Dardenne. Aunque su primera intención, como él mismo manifestó en una entrevista, fue la de filmar una simple historia de amor, pronto descubrió el significado y la envergadura política que escondía la película: "Es una metáfora del país, en la primera parte de la película ves al protagonista, Hedi, de una forma un poco siniestra, resignado, porque así es cómo estábamos y vivíamos. La revolución fue una historia de amor y se empezó a construir algo. Igual que a Hedi el amor le hace comprender quién es, nosotros descubrimos algo de nosotros con esa revolución. Nos costó mucha ayuda identificarnos y ver de lo que somos capaces y también aprender de lo que no éramos capaces, pero a través de eso hemos avanzado”.

¿Quién sale?

Majd Mastoura. Suyo fue el merecidísimo Premio a Mejor Actor en la Berlinale 2016. Único en su especie.

¿Qué es?

Un debut más que prometedor. Una agria fotografía de Túnez. Una historia de amor. Un reflejo de lo que ocurre cuando una sociedad que parece resignada a vivir con el miedo y el silencio, decide gritar y salir a la calle para exigir cambios.

¿Qué ofrece?

Tal y como mandan los cánones del inconfundible cine de los genios que la apadrinan, "Hedi" sigue con paso firme y contundente el vía crucis que padece su reprimido protagonista, víctima inocente, inevitable esclavo de las tradiciones familiares y matrimoniales por las que se rige la sociedad tunecina. Hablamos de un ser sometido y anulado por el manto de su represora madre, alguien que pese a gozar de una buena posición económica y social, jamás ha tenido oportunidad para valerse por si mismo, para tomar sus propias decisiones, para establecer sus propios objetivos de vida y en definitiva, para soñar y sentir de forma libre y deshinibida (muy a pesar del artificioso confort del que se envuelve su día a día). Ante este panorama, la primera incursión en el largometraje de Mohamed Ben Attia se centra en el particular despertar hacia la rebeldía que experimenta su protagonista desde una vertiente eminentemente introspectiva. Y claro, como era de esperar, la historia de amor verdadero que le toca vivir juega un papel clave en el devenir de la acción. Es aquello que provoca que por vez primera, Hedi experimente un momento de vida con absoluta pasión, lo que le lleva a replantearse su aposentada y automatizada forma de vida.

Dicho esto, cabe destacar que pese a los inevitables lugares comunes que "Hedi" transita a nivel temático, destaca ante todo por la solvencia con la que es capaz de retratar el conflicto que padece su protagonista. Lo hace marcado por un sobrio ejercicio de cámara, así como por la mano que su director demuestra tener para la dirección de actores. Virtudes que provocan que su predecible desarrollo de trama resulte sin embargo, tan magnético como absorbente que incluye un tercer acto tan arriesgado como honesto y valiente, lo que nos viene a demostrar que valores añadidos en su ejecución los tiene. Con todo ello, lo que señalaríamos como una película 'correcta' (y poco más) en el caso de no ser una ópera prima, acaba por resultar un debut más que prometedor. Veremos que nos cuenta su próxima película.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es