"Destinos" noche en la tierra búlgara en cines y en Filmin

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

"Destinos" noche en la tierra búlgara en cines y en Filmin

"Noche en la Tierra", pero en este caso búlgara. "Taxi Drivers" más bien sin destino que les ampare. Tras estrenarse mundialmente en Un Certain Regard del pasado Festival de Cannes y presentarse recientemente en Sección Oficial a Competición del Festival de Gijón, donde se hizo con el premio al Mejor Guión, la febril y feroz "Destinos" tiene hoy su estreno simultáneo en cines y en Filmin.

¿De qué va?

En una reunión con un banquero, un pequeño empresario que conduce un taxi para llegar a fin de mes descubre que el soborno que tendrá que pagar para poder conseguir un crédito ha doblado su cantidad. Desesperado por la situación, pega un tiro al banquero y después se quita la vida. El suceso provoca un debate nacional en las emisoras de radio sobre cómo el pesimismo se ha apoderado de la sociedad búlgara. Mientras tanto, cinco taxistas y sus pasajeros se desplazan de noche en busca de nuevos destinos.

¿Quién está detrás?

Stephan Komandarev sigue su propio destino. El gran referente del cine búlgaro en la actualidad presenta su cuarto largometraje. "Destinos" explora alguno de los problemas más actuales de la Bulgaria actual y da así continuidad a su anterior "El Juicio", una fábula sobre la crisis de refugiados que mezcla cine de aventuras y drama social.

¿Qué es?

Un cruce entre "Noche en la Tierra" y "Taxi Driver" trasladado a la Bulgaria de ayer, de hoy...y mañana.

¿Qué ofrece?

Historias cruzadas pobladas de personajes desesperados y desamparados que funcionan como una llamada de urgencia sobre las heridas que supuran de la Bulgaria de hoy. "Destinos" es un inconmensurable ejercicio de cámara articulado a través de cinco tomas únicas, cinco diferentes episodios que se sienten tan impulsivos como auténticos. Una ficción bañada de realismo documental, impregnada de un humor tan esquinado como corrosivo que está realizada desde el más puro vértigo y la más desgarradora visceralidad. Es como si Stephan Komandarev pusiera el grito en el cielo y esbozara una plegaria personal que arremete con rabia y ferocidad contra el declive de los valores éticos que sufre un país amoral. Un revelador grito de socorro con el que mostrarnos cómo las nuevas y viejas generaciones continúan redescubriendo y sufriendo el lado oscuro de un comunismo aplicado bajo la taimada influencia de políticos corruptos y desacreditados. Es decir, lo que los taxis de Stephan Komandarev transitan ante todo son los males y daños colaterales causados por un comunismo corrompido por el capitalismo. Carreras más bien sin destinos que se inspiran en hechos reales para representar de forma febril e impactante la ruina social que asola a la verdad emocional de sus personajes. Es la Bulgaria de ayer, de hoy, pero probablemente también la del futuro. No hay quien se salve.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es