Crónicas AMFF 2022: "Jusqu'ici tout va", resortes y resonancias del #metoo

Autor: Joan López Alonso Fuente: Filmin

Crónicas AMFF 2022: "Jusqu'ici tout va", resortes y resonancias del #metoo

Las óperas primas también suponen un reclamo para la sección oficial de Atlántida Mallorca Film Fest 2022. El joven pero experimentado actor Francesc Cuéllar ("Els homes i els dies") firma este drama radicalmente metacinematográfico que expone los límites entre actores y directores en los rodajes de la era post-#metoo.


¿De qué va?


Laura, una experimentada actriz, informa a Fran, director iniciático, de que no rodará de ninguna de las maneras un desnudo que habían pactado filmar. Las preguntas de por qué no hacerlo por parte del director provocarán una inteligente discusión entre ambos.


¿Quién está detrás? 


Esta es la ópera prima de Francesc Cuéllar, joven pero experimentado actor de teatro catalán, en el mundo del cine. Para hacerlo, ha invitado a Lola Marceli, también reputada intérprete dramatúrgica.


¿Qué es?


Es una discusión. Una discusión dilatada, con sus afirmaciones y sus respuestas, con sus reflexiones e impulsividades, con sus emociones y sinceridades.

Dos o tres cosas que sabemos sobre ella

"Jusqu'ici tout va" es uno de esos filmes con preludio. Focos multicolores, ligeras cámaras voladoras y un hipnótico techno firmado por la DJ catalana Blanca Ross, podrían hacernos suponer que estamos delante de una de esas cintas hiperbólicas que bien podría firmar Gaspar Noé (son claras las referencias a películas como "Climax" o "Lux Aeterna"). Pero una vez pasados unos créditos iniciales no aptos para epilépticos, nos damos cuenta de la mera función preliminar de estos primeros minutos y de la antagónica propuesta narrativa para el resto del metraje.


Para su primera película, Francesc Cuéllar, más que prometedor actor teatral, decide pasar de lo móvil a lo estático, de la imagen a la palabra, del barroquismo a la intimidad. Con una omnipresente influencia teatral, la cinta se transforma en un diálogo entre el director de una película (interpretado por el propio Cuéllar) y una de sus actrices, a quien pone voz y rostro Lola Marceli, quien informa al realizador de que no rodará una secuencia en la que tenía que aparecer desnuda.


Es así como "Jusqu'ici tout va" se convierte en una cinta que nos obliga a reflexionar y a pensar, en esencia por su condición de película de discusión. Dos personajes discuten. Discuten sobre la relación actriz-director, sobre el poder las imágenes, sobre la inmensa responsabilidad que uno tiene al planificar una película y sobre la moral en el cine. Es con esta partida de ajedrez intelectual que, la actriz, consigue hacer entender al joven director que estaba equivocado: lo más difícil de dirigir una película no es la batalla con las problemáticas externas (tal y como podíamos resolver durante el preludio) sino la batalla con uno mismo.


Publica un comentario

Sin comentarios