Crónica Cannes 2014: "Winter Sleep" primer favorito a la Palma de Oro

Fuente: Joan Sala (filmin)

Crónica Cannes 2014: "Winter Sleep" primer favorito a la Palma de Oro

Lo que presumimos en nuestra previa hoy queda confirmado: la Palma de Oro podría ser suya. Nuri Bilge Ceylan levanta la primera gran ovación del Teatro Lumiere con una película tan poderosa como profunda y conmovedora. "Winter Sleep" cala hondo desde su agudeza filosófica, abrazando el cine de Bergman para deleitarnos con una obra mayúscula.

¿De qué va?

Aydin, actor jubilado, dirige un hotelito en Anatolia central con la ayuda de su joven esposa, Nihal, de quien se encuentra alejado sentimentalmente, y de su hermana Necla, triste porque se acaba de divorciar. En invierno, a medida que la nieve va cubriendo la estepa, el hotel se convierte en su refugio y en el escenario de sus aflicciones.

¿Quién está detrás?

Uno de nuestros cineastas predilectos era el responsable de poner la guinda al Festival de Cannes 2011. Nombrado Mejor Director cuatro años antes por sus absorbentes, asfixiantes, demoledores e igualmente hermosos "Tres Monos", Nuri Bilge Ceylan asestaba un golpe definitivo a la ya fustigada crítica desplazada en la Croisette el último día de festival con "Érase una vez en Anatolia", una monumental muestra de cine criminal de casi tres horazas de duración, merecedora del Premio Especial del Jurado, que muchos no tardarón en definirla de forma sugerente como el "Zodiac" de la estepa turca o emparentarla directamente con Chéjov, Antonioni, o incluso CSI.

¿Qué es?

El Ceylan más bergmaniano

¿Qué ofrece?

De los exteriores de Anatolia a los interiores de Kapadokya. Del tormento existencial sobre el que principalmente báscula su obra, al carácter filosófico y espiritual que se impone en su última y magnífica película. Con su película más verborréica y trascendente, Nuri Bilge Ceylan hace nuevamente suyo un relato de Antón Chéjov y presenta una vez más, las credenciales necesarias para llevarse esa Palma de Oro que ya debería haber ganado hace años. La moralidad, el idealismo, el orgullo, el sentido de culpa, las grietas de las relaciones sentimentales o incluso la naturaleza del mal y como enfrentarnos a él, son solo algunos de los temas sobre los que reflexiona "Winter Sleep". Y lo hace desde esa frontalidad, esa amargura y ese desgarro emocional que directamente evoca el cine de Bergman. Como era de esperar, lo nuevo de Ceylan se cuece a fuego lento pero acaba por epatar con un desenlace emocionalmente antológico e incorpóreamente épico. Y todo ello sustentado en un trabajo de fotografía de interiores descomunal, en el que la luz natural sustituye al foco artificial para enmarcar cada uno de sus apabullantes planos con un cautivador sentido de lo bello, pero también de lo agrio. No en vano, quien ilumina, es la llama del fuego. Estamos ante una película que si no tuviera premio gordo, sería tan imposible de estrenar en nuestra anquilosada cartelera como imprescindible de ver para todo cinéfilo a lo largo y ancho del planeta. La Palma de Oro le haría justicia. Ojalá así sea.

Publica un comentario

Sin valoraciones