"Blaze" el eterno canto del cisne

Autor: Arnau Romero Simón

"Blaze" el eterno canto del cisne

Tras más de diez años alejado de la dirección, el actor, y ahora retomado cineasta, Ethan Hawke vuelve a los circuitos más independientes con “Blaze”, película basada en el libro biográfico “Living in the Woods in a Tree: Remembering Blaze Foley” de Sybil Rosen, donde compone un bello y sentido homenaje al cantante y compositor de música country Blaze Foley. “Blaze” demuestra que el actor estadounidense se encuentra en uno de los picos de su carrera gracias a este tributo en forma de biopic musical que viene dispuesto a convertirse en uno de los mejores del año y que podréis ver en las salas de cine gracias a Elamedia.

¿De qué va?

La historia de una leyenda de la música country desconocida que renunció al paraíso por el bien de una canción. Inspirada en la vida y desconocida obra de Blaze Foley, quien formó parte del  movimiento Texas Outlaw Music que aglutinó entre sus filas a artistas como Merle Haggard y Willie Nelson. La película teje tres diferentes períodos en el tiempo, trenzando versiones re-imaginadas del pasado, presente y futuro de Blaze. Los diferentes hilos exploran su romance con Sybil Rosen; su última noche en la tierra; y el impacto de sus canciones y su muerte en sus fans, amigos y enemigos.

¿Quién está detrás?

Quien interpretara a Jesse en la premiada trilogía “Antes del”, Ethan Hawke, vuelve a la dirección después de más de una década. Hawke es más conocido como actor, que como director y guionista, labores en las que se mueve cómodamente y por las que ha sido nominado a multitud de premios y a más de un Oscar. Estamos delante de un artista versátil: ya sea interpretando o dirigiendo, se ha atrevido con el cine, la televisión, el teatro e incluso los videoclips. De la ciencia ficción con “Gattaca” (1997), al thriller con “Training Day” (2001), pasando por el coming-of-age con “Boyhood” (2014) y el western con “Los siete magníficos” (2016), Ethan Hawke tiene más de 50 interpretaciones en su haber.

¿Quién sale?

Un debutante Ben Dickey junto a Alia Shawkat, una de las actrices estadounidenses más reconocidas del circuito independiente; la verdadera Sybil Rosen interpreta a su propia madre y los amigos de Hawke Sam Rockwell y Richard Linklater hacen un pequeño cameo que los fans del universo del director tejano agradecerán.

¿Qué es?

“A propósito de Llewyn Davis” + “Searching for Sugar Man” en versión country

¿Qué ofrece?

Blaze Foley fue un desconocido para muchos, pero también una leyenda para otros tantos. Una especie de Llewyn Davis en versión country que luchó por encontrarle un sentido a la música y a la fama y magnitud de leyenda que esta puede implicar. “Las estrellas se consumen porque brillan por sí mismas y una leyenda dura para siempre” y Foley, con sus canciones y su vida, se ha convertido en una leyenda. En “Blaze” asistimos como nunca antes a la vida del cantante tejano, su final y lo que sucede en su entorno tras este con el punto de vista privilegiado que otorga que la co-guionista no sea otra que Sybil Rosen, pareja de Foley y compañera durante los últimos compases de su vida. Una vida que se sabe efímera, a diferencia de las canciones, que siempre pueden llegar a ser inmortales. Ethan Hawke construye un retrato sin florituras y sincero sobre aquello que suponen los escenarios y el mundo de la música, la crudeza que se esconde tras el mundo del espectáculo, únicamente soportada por la sensibilidad de las relaciones humanas que allí se forjan, y aquí en especial, por la enternecedora historia de amor entre Foley y Rosen.

Porque de eso trata realmente “Blaze”, de la vida que ocurre más allá del escenario cuando el artista se baja de él. Cómo se llega ahí, qué cosas ha vivido y cuales son los motivos de esa voz desgarrada que nos acompaña cuando cantamos con ellos. Una cara B a la que no solemos asistir como público pero que aquí queda bellamente retratada por la cámara sensible de Hawke. En un recorrido que navega entre la vida y la muerte de Foley, todos estos fragmentos tejen una biografía que nos muestra el lado más humano del cantante, pero también el más poético, aquel que dio origen a sus composiciones que le convirtieron en un músico de prestigio.

La música se convierte así en un acompañante y cohesionador perfecto que da luz a las escenas cotidianas, algunas bellas, otras que no lo son tanto, y que reflejan una realidad alejada pero que deseamos seguir viendo y con la que empatizamos. Una realidad pasada que muestra la inspiración para componer de Foley, presente, mientras sus amigos le recuerdan, futuro, en lo bueno y en lo malo. “Big Cheeseburgers and Good French Fries” es la canción que Foley quería que sonase en su boda, y lo hizo. De la misma manera que, tras el visionado de la película, entiendes que se trata del homenaje que el propio Blaze hubiera querido. Y nosotros, nos rendimos ante él.


Publica un comentario

Sin valoraciones