"Princesa" la mejor película asiática del año

Fuente: Elodie Mellado (filmin)

"Princesa" la mejor película asiática del año

Fue la Ganadora del Premio a Mejor Película de Ficción en les Noves Visions del Festival de Sitges, lo mejor que el cine coreano nos ha ofrecido en muchos años. Ahora, nuestros compañeros de Mediatres Estudios tiran la casa por la ventana y estrenan "Princesa" simultáneamente en cines y en VOD. Celebrémoslo. 

¿De qué va?

Han Gong-ju es una joven estudiante obligada a abandonar su escuela tras un misterioso incidente del que todo el mundo la señala como culpable. Con sus padres ilocalizables, es llevada a un pequeño pueblo donde se queda a vivir con la madre de uno de sus profesores. Poco a poco irá acostumbrándose a su nueva vida y haciendo nuevos amigos, entre ellos Eun-hee, una divertida compañera de clase que la empujará a unirse a su grupo de música. Pero el pasado que Han Gong-ju ha dejado atrás pronto volverá para atormentarla.

¿Quién está detrás?

Se había hecho camino en el mundo del corto, sorprendiendo en muchos festivales internacionales con sus piezas, pero la verdadera explosión cinematográfica de Lee Su-Jin ha llegado con su ópera prima. “Han Gong Ju” se consolida como una obra a tener en el horizonte gracias a su reconocimiento en festivales de la talla de Rotterdam y ahora, Sitges. Una nueva voz que emerge en el ya consolidado cine coreano. 

¿Quién sale?

La habíamos visto brevemente en “Mother”, pero es en “Han Gong Ju” donde Chun Woo-hee ha tenido ocasión de demostrar todo su futuro potencial. Una joven actriz coreana que se ha abierto las puertas al mundo cinematográfico gracias a su contenida y arrebatadora interpretación. La seguiremos muy de cerca. 

¿Qué es?

La película revelación del cine coreano.

¿Qué ofrece?

Un viaje a dos tiempos a través del trauma de una adolescente atrapada en el recuerdo de una fatal violación. Pasado y presente se entrelazan a la perfección en un baile de flashbacks magistralmente articulados que nos desvelan la verdad que se esconde tras Han Gong Ju. Cada recuerdo supone un verdadero latigazo a nuestra conciencia, y nosotros tan solo podemos permanecer impasivos ante la mascarada de hipocresía social que vemos pasar ante nuestros ojos.

Han Gong Ju es una víctima, como muchas de las mujeres y hombres que hoy en día siguen sufriendo todo tipo de abusos. Pero como muchos otros antes que ella, y desgraciadamente, también después, Hang Gong Ju no solo jugará este papel, si no también le tocará ser culpable. La tendencia a la criminalización de las víctimas alcanza sus cuotas más crudas en este sobrecogedor drama surcoreano que nos expone ante uno de los grandes fallos que siguen latiendo en nuestra sociedad. Lo vimos hace unos meses con el trato que se le dió a la enfermera del ébola, también cuando el Ministerio del Interior lanzó sus infames consejos para prevenir la violación, y lo volvemos a ver en una ciudad surcoreana donde una adolescente debe esconderse para evitar el acoso simplemente por haber denunciado a sus agresores. “Han Gong Ju” se postula así como una dura crítica social e institucional a una Corea que tras una fachada de absoluta modernidad se muestra en sus entrañas profundamente arcaica. Una auténtica joya que no deja espacio a la condescendencia pero sí una ligera brecha donde el optimismo puede penetrar. Es un fino hilo de luz, pero existe, y lo demuestra con su abierto final. 

Publica un comentario

Sin valoraciones