"Los Hermanos Sisters" la quimera del oro

Autor: Joan Sala

"Los Hermanos Sisters" la quimera del oro

En los últimos veinte años un género que se daba por desaparecido como el western ha ido recuperando su vigencia a través de una serie de excelentes películas. Este ha sido el caso del francés Jacques Audiard con la extraordinaria "Los hermanos Sisters", que bien le mereció el galardón de Mejor Director en la pasada Mostra de Venecia así como un buen puñado de Premios César, un western de corte aparentemente clásico que transita todos los códigos por los que se distingue el mítico género a su vez que subvierte. Hoy, llega a nuestros cines de la mano de Avalon, el primer western que estrenan como distribuidora, un título inmejorable con el que debutar que marcará al género en los próximos años. Bien lo merece.

¿De qué va?

Corre el año 1850. Charlie y Eli Sisters (Joaquin Phoenix y John C. Reilly) viven en un mundo salvaje, en plena fiebre del oro. Son pistoleros y ambos tienen las manos manchadas de sangre. Aunque daría todo por su hermano pequeño, el introspectivo Eli (Reilly) sueña con poder llevar una vida normal. Un encargo de El Comodoro, que quiere eliminar a un químico buscador de oro, les llevará de Oregón a California en un viaje iniciático que pondrá a prueba el vínculo entre los dos hermanos.

¿Quién está detrás?

Tras hacerse con la Palma de Oro con su último film, "Dheepan", Jacques Audiard da el salto a Hollywood bajo encargo de John C. Reilly. El realizador francés vuelve contar con su habitual guionista Thomas Bidegain para adaptar una novela de Patrick deWitt. Destacar que a los mandos de la producción comandada por Megan Ellison con su Annapurna, encontramos también a Enrique Lavigne y su Apaches como productora asociada. Es decir, "Los hermanos Sister" es también coproducción española. Poca broma.

¿Quién sale?

Un trío de ases que no necesita de tarjeta de presentación alguna: John C. Reilly, Joaquin Phoenix (quienes dan vida a los hermanos Sisters) y Jake Gyllenhaal.

¿Qué es?

La desmitificación del western desde el recorrido del propio mito. Un western particularísimo en el que también hay lugar para evocadores guiños a "El Rostro Impenetrable", "Centauros del Desierto" o "Johnny Guitar".

¿Qué ofrece?

Si hay un género que bien podríamos señalar como el responsable de la creación del mito fundacional de Estados Unidos y de su evolución como nación, ese es el western. De John Ford a Howard Hawks pasando por Henry Hathaway o Raoul Walsh, nombres propios cuyas históricas películas han comandado una etapa legendaria donde la cruda conquista del Oeste supuso una suerte de idealización poética trasladada al celuloide. Hablamos del género americano por antonomasia, aquel que supuestamente ha escrito la épica de su propio país y cuyos valores siempre han sido reivindicados como aquellos han dado corpus a su sentimiento de nación. La integridad, el heroísmo, la camaradería y la lucha incondicional por el bien han sido las principales señas de identidad sobre las que se han construido sus personajes más emblemáticos. Dicho de otra forma, valores arraigados a la idealización de una cultura y unos principios sobre los que supuestamente se han cimentado las raíces de Estados Unidos.

En este sentido, la adaptación que Jacques Audiard dedica a la novela de Patrick deWitt demuestra tener muy claro que lo que se quiso ser dista mucho de lo que verdaderamente se es. Resulta cuanto menos significativo que el el principal motor que propulsa el viaje iniciático que recorre "Los hermanos Sisters" sea la búsqueda de una suerte de 'fórmula mágica' para localizar el oro en los ríos. Es decir, la posibilidad de hacerse rico de la forma más inmediata posible es lo que desata la caza humana. Y resulta más significativo aún que la principal motivación de quien la posee sea la de utilizar el oro encontrado para crear un nuevo pueblo, una nueva sociedad en la que se pueda vivir en igualdad de condiciones, en una justa democracia que les permita forjar un hogar y vivir en paz y en libertad. Vamos, que lo que "Los hermanos Sister" viene a decirnos es que la búsqueda de hacer realidad una utopía también supone el reconocimiento de que jamás ha dejado de serlo. Que el país vive sumido en el más deshumanizado capitalismo bien es sabido. Y éste es precisamente el mensaje que Jacques Audiard lleva consigo en su novedosa incursión en Estados Unidos, un mensaje cuya articulación precisamente subvierte todos y cada uno de los códigos sobre los que el western se ha construido, las cuales no revelaré ni concretaré por no caer en el spoiler. Lo que si puedo adelantar es que "Los hermanos Sister" es un western cómico tan disfrutable y entretenido en su forma como profundo y revelador en su social y humanista discurso.





Publica un comentario

Sin valoraciones