Crónicas AMFF 2022: "Heartbeast", el latido de una obsesión

Autor: Joan López Alonso Fuente: Filmin

Crónicas AMFF 2022: "Heartbeast", el latido de una obsesión

Este retrato de una obsesión supone la primera ópera prima que aterriza en la sección oficial del Atlàntida Mallorca Film Fest 2022. Constituida por personajes que bien podrían formar parte del casting de "Euphoria", esta retorcida película finlandesa repleta de celos, rap y neones es de todo menos benévola con sus protagonistas.

¿De qué va?

Elina emigra junto a su madre al sur de Francia para empezar a convivir con su padrastro. Allí, conoce a Sofia, su hermanastra, de quién se enamorará perdidamente hasta límites inimaginables.

¿Quién está detrás?

La realizadora finlandesa Aino Suni firma esta, su primera película, de la mano de sus intérpretes principales: la cantante Elsi Sloan y la actriz Carmen Kassovitz, hija del prestigioso actor y director Mathieu Kassovitz ("El odio", "Los ríos de color púrpura").

¿Qué es?

Una oscura historia de desamor que flirtea por momentos con el musical, mediante largas secuencias de rap y danza.

Dos o tres cosas que sabemos sobre ella

El despampanante color verde del pelo de Elina desentona con absolutamente todo su alrededor. Acaba de emigrar, junto a su madre, de su Finlandia natal a la Riviera francesa para conocer a su padrastro. Es así como, al no tratarse Elina precisamente del mejor ejemplo de chica camaleónica, la soledad y la incomprensión empiezan a inundar sus días. Así lo sugiere la debutante Aino Suni, quien dota al filme de la particular e inadvertida forma que tiene su protagonista de ver el mundo: formas experimentales, texturas cáusticas y flares, empiezan a invadir la pantalla, así como un sombrío trap que deviene la única vía escapatoria de Elina.

Ahora bien, es en el día en que más ajeno debería ser todo para la joven cuando cambia su vida por completo. Su pelo y vestimenta contrastan radicalmente con los marrones, ocres y grises del viejo auditorio al que ha acompañado a su madre a ver un ballet, y es allí, donde conoce a su carismática hermanastra Sofia. Elina, aturdida, se enamora instantáneamente de ella. A medida que las hermanastras se van conociendo, parece que el desamparo inicial con el que Francia había recibido a la joven finlandesa se va disipando, pues la bailarina empieza a introducirla en su día a día: acude con ella a vibrantes fiestas, conoce a sus amigas más cercanas e incluso empieza a contarle alguna de sus intimidades.

Ahora, sin embargo, la soledad original de Elina va transformándose en algo peor, pues tiene que lidiar con el amor que siente por su hermanastra. La planificación escogida por Suni así lo demuestra, aislando constantemente a su protagonista mediante cuidadas composiciones y una juvenil fotografía acorde con el imaginario visual de la generación Z.

Con un más que trabajado uso del color tanto en interiores como en exteriores (en ciertos momentos puede llegar a recordar a un rejuvenecido Jacques Demy), la película va retorciéndose a medida que avanza su metraje a causa de la obsesión que empieza a intoxicar a Elina. Obsesión que la llevará a hacer cosas horribles.

 

 

 

Publica un comentario

Sin comentarios