8,4

Yo, Daniel Blake

· 101min.

Palma de Oro en el Festival de Cannes y Premio del Público en los Festivales de San Sebastián y Locarno. Una de las películas más humanas, conmovedoras y estoicas de Ken Loach.
No disponible en tu país

Sobre la película

Palma de Oro en el Festival de Cannes y Premio del Público en los Festivales de San Sebastián y Locarno. Una de las películas más humanas, conmovedoras y estoicas de Ken Loach.

Por primera vez en su vida, y víctima de problemas cardiacos, Daniel Blake, carpintero inglés de 59 años, se ve obligado a acudir a las ayudas sociales. Sin embargo, a pesar de que el médico le ha prohibido trabajar, la administración le obliga a buscar un empleo si no desea recibir una sanción.En el transcurso de sus citas al Job Center, Daniel se cruza con Katie, una madre soltera de dos niños que tuvo que aceptar un alojamiento a 450 km de su ciudad para evitar que la envíen a un hogar de acogida.Prisioneros de la maraña de aberraciones administrativas actuales de Gran Bretaña, Daniel y Katie intentarán ayudarse mutuamente.

Dirección y reparto

Dirección:
Ken Loach

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Catalán
Audio: Inglés
Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Inglés

Más información

Título original:
I, Daniel Blake
Género:
Drama
País:
Reino Unido
Estreno en cines:
28/10/16
Recaudación: 446.993,00 €
Espectadores: 74.037

Títulos similares

La maraña administrativa aberrante es la realidad existente de nuestras vidas en el mundo de hoy.

La película es muy dura, pero es magistral.

Buufff, brutal. Es una película gratificante por momentos, muy dura en otros y sobre todo para reflexionar muchísimo. Relato basado en la vida, en esas personas ocultas, invisibles que por unas u otras circunstancias entran en ese pasillo estrecho de la vida del que es dificil salir, al que estas sociedades tan avanzadas arrojan a personas que parecen ser inútiles, que no encajan en esta gran maquinaria del capitalismo. Acaban siendo números en gráficas, sin humanidad, sin sentimientos. Debería ser de visionado obligatorio en prime time para que algunas personas dejen de quejarse tanto y para que otras abran los ojos y descubran que esto es real en nuestras "magníficas" sociedades. Gente real, situaciones reales, gente apartada, tratatada como estafadores por mendigar una mínima ayuda de la sociedad a la que colaboraron. Imprescindible.

Reflejo de la deshumanización actual de la Administración de los llamados países avanzados. Llega el momento de pensar en las personas y no en los beneficios económicos.

Ken Loach, con sus claros y sus oscuros, siempre es necesario.

Y en esta película está perfecto. Retrato perfecto de los problemas de la clase trabajadora en UK, pero que es perfectamente trasladable a la realidad de nuestro país.

Cualquier película que te arranque unas lágrimas necesariamente ha de ser recomendada. No sé qué parte se debe a la tristeza que me ha provocado el -previsible- desenlace o a la indignación del tema denunciado por el siempre, socialmente, comprometido director británico Ken Loach: el paso del Estado del Bienestar al Estado del (mal)estar en el Reino Unido y el maltrato institucional al que se somete a los desheredados del sistema. A uno le queda la esperanza de comprobar, a diario, que dónde no llega la Administración lo hace la sociedad civil. Lo cual constituye una flagrante prueba de cargo de la quiebra del Estado como protector y garante de los colectivos más vulnerables. Cuando la sospecha del fraude se concentra en los más frágiles y la miopía se instala en las corporaciones internacionales y las grandes fortunas, la confianza de la ciudadanía se resiente y la Democracia se debilita.

(Editado)

Che questo film ci aiuti ad aprire gli occhi e ci dia la forza di combattere i paradossi del mondo moderno.



Well done Loach!

9

"Una de las mejores películas de Loach, un drama de conmovedora devastación que narra su historia con una imperturbable simplicidad neorrealista, devolviéndonos a la clara pureza de Vittorio de Sica."

Owen Gleiberman de Variety

8

"Es la quintaesencia de Loach (...) Pero aunque el marco y la perspectiva son familiares, las películas del veterano director británico siguen teniendo el poder de arrastrarnos a un choque emocional."

David Rooney de Hollywood Reporter

8

"Hay sombras de Dickens y Orwell en este empático drama (...) La película de Loach ofende las reglas tácitamente aceptadas del sofisticado buen gusto: sutileza, ironía y oblicuidad (...)."

Peter Bradshaw de The Guardian

8

"Un drama social fresco y humano (...) se parece tanto a otras películas de Loach y Laverty como una mano a la otra."

E. Rodríguez Marchante de ABC