Wolf Children (Los niños lobo)
Wolf Children (Los niños lobo)

Wolf Children (Los niños lobo)

Okami Komodo No Ame To Yuki

dirección

Mamoru Hosoda

País

Japón

Año de producción

2012

Estreno en cines

30/09/13

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Hana, estudiante universitaria, se enamora de un compañero de clase con el que comienza una vida en común y con el que trae al mundo a Yuki, nacida en un día nevado, y a Ame, nacido en un día lluvioso. Tras la desaparición del padre, Hana trata de vivir discretamente con los pequeños en un rincón de la ciudad. Sus vidas son simples y felices, pero esconden un secreto: su padre era un hombre lobo. Hana no tarda en descubrir que criar a dos niños lobo no es fácil y decide abandonar la ciudad para criar a sus hijos lejos de las miradas indiscretas en una granja en plena naturaleza a las afueras de un pueblo. Allí, espera que la hiperactiva Yuki y el temeroso Ame puedan encontrarse a sí mismos y decidir si quieren llevar una vida de humanos o de lobos…

Los valores de Yeeep! Kid's Media: Destaca la importancia para el desarrollo de la identidad, especialmente en la adolescencia, del arraigo a un grupo social estable como la familia. Muestra la importancia y necesidad de buscar el camino propio sin olvidar las raíces. Destaca la tolerancia hacia y la aceptación de los demás tal como son. Trata la pérdida de seres queridos y la perseverancia.

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

8.0

"The animation is stunning, but what distinguishes Hosoda from Miyazaki is the fluid way that he uses montage techniques to compress the passage of time (the film's story spans 13 years) into a few short sketches. Shape-shifting is not the only kind of change we see in these children who grow over the course of the film's two hours into young adults following their own individual paths."

Anton Bitel de Little White Lies

8.0

"Lycanthropy becomes a metaphor for puberty in this photorealistically drawn, touching animation that beats Twilight at its own game"

Chris Michael de The Guardian