6,3

Viento seco

· 110min.

Una de las películas más comentadas del último festival de Berlín. Relación a tres bandas en una pequeña ciudad de Brasil en el muy caluroso mes de julio.
No disponible en tu país

Sobre la película

El campo alrededor de Catalão, en el estado brasileño de Goiás, es seco, muy seco. La vida de Sandro allí es algo monótona. Trabaja en una fábrica de fertilizantes, juega al fútbol con los amigos, se va a nadar, o pasa el rato haciendo puzles de paisajes. Sandro tiene una relación puramente sexual con su compañero de trabajo Ricardo. Siempre se siente uno poco ajeno a todo, no se encuentra cómodo en su propia piel, como si no perteneciera a este mundo. Cuando Maicon, un hombre sacado directamente de una ilustración de Tom of Finland, aparece en su pequeño pueblo y coquetea con Ricardo, los celos crecientes de Sandro ponen en marcha un cambio.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Portugués • Subtítulos: Español y Catalán

Más información

Título original:
Dry Wind
Género:
Drama
País:
Brasil

30 minutos he aguantado y ya. Vaya cosa. Ellos con el uniforme del trabajo recién sacado de la bolsa, que ni las etiquetas parece que le han quitado. Eso no es. Luego que si la piscina, las duchas de la piscina, los marquing paquet de la piscina... Un partido de fútbol de los obreros. La amiga del prota, yo creo que ahí había una historia más interesante, a lo mejor la hay y como solo he visto los 30 primeros minutos, me la he perdido, vaya. Entonces siguen en la fábrica, se sube a un depósito...¡ a que se mata!... pues no, no se mata. Aparece un machirulo con todos sus complementos: pelazo, bigotazo, motazo y gafas de espejo. Vale. El machirulo tiene una novia que es una dependienta. Otra vez la fábrica, otra vez los uniformes esos... Más que viento seco, con viento fresco, oiga. Ains... Vale, esto es filmin y yo entro y salgo. A ver...

(Editado)

Interesante propuesta en la que sueños y realidad se mezclan. Resulta un tanto lenta en el argumento, aunque se compensa con los giros oníricos. Fabrica de fertilizantes y morbo leather y masculino son ingredientes originales. Quizás al protagonista le falta expresividad.

Malísima. Historia aburrida y de nulo interés, que no invita ni a la más banal de las reflexiones. Personajes sin ningún trasfondo. Interpretaciones mediocres y planas. Escenas de sexo feas, de cero sensualidad. Lo mejor: lo postizo del asunto, que casi supera a la realidad del cruising. Salgan de cruising en cuanto puedan y compruébenlo. Veran la puesta en escena lo atractiva y creíble que resulta.

Deseo, pasión, sexo, amor, celos, venganza, muerte...Coctelera, agitar y ver. Le sobran las escenas de sexo explícitas que son bastante desagradables. No aportan nada y afean el resto de la historia. Eso sí para provocar en festivales y que se hable de la peli son geniales aunque una bonita historia y calidad fílmica bastan para publicitar un film. A ésta le falta esto y le sobra aquéllo...

Continuación de su trilogía de cortometrajes sobre el deseo sexual, la película tiene la textura del cine porno de los años setenta al que hace referencia. Cuando las ensoñaciones eróticas de Sandro se desbordan, cuando no sabemos distinguir lo que es real de lo que es ficticio (la escena de sexo más real se produce en un entorno de fantasía), es cuando la película adquiere una mayor contundencia estética, con referencias a Fassbinder o Kenneth Anger. Por eso, esta historia de atracción sexual que desemboca en una crónica del amor tradicional, de ataques de celos incontrolables, es mucho más profunda en su descripción de los sentimientos de lo que parece.