6,9

Ver a una mujer

· 59min.

Una relación de pareja que llega a su fin, dos mujeres que conversan acerca de lo sucedido y un pasado que regresa sin cesar. Un debut memorable y arrollador.
No disponible en tu país

Sobre la película

Una relación de pareja que llega a su fin, dos mujeres que conversan acerca de lo sucedido y un pasado que regresa sin cesar: estos son los elementos, mínimos pero de intensidad abrumadora que utiliza Mònica Rovira para dar forma a su primer largometraje, que impresionó vivamente a crítica y público en el XIV Festival de Sevilla. Un debut que deslumbra, una película arrolladora que deja sin aliento. En un blanco y negro contrastado, a través de una sucesión de escenas de dureza implacable, la cineasta barcelonesa consigue convertir lo que hubiera podido ser un simple melodrama en un documento de formas innovadoras y atrevidas, filmando dos rostros y dos cuerpos como si se tratara de continentes en plena mutación geológica. Carlos Losilla (SEFF). 

Cuando ves a alguien y te deslumbra, de repente te llenas del otro y dejas de ver nada. Tan sólo sientes intensamente cada instante que se escapa. Desde la incertidumbre, vulnerable, buscas con persistencia cualquier atisbo de realidad. Tratando de ver a Sarai, su primera amante, Mònica, cineasta en la treintena, muestra ahora lo que emerge en el umbral de su mirada.

Dirección y reparto

Dirección:
Mònica Rovira

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español • Subtítulos: Español

Más información

Género:
Drama
País:
España

Títulos similares

buenísima, sensible y potente a la vez, una pequeña joya

Ojalá poder hacer algo así alguna vez.

jiaku

Tiene algunos planos bonitos, pero dos probelmas. Uno que "veo" al cámara todo el tiempo y me saca de la historia, el otro que te mareas. Entiendo que los movimientos continuos de la cámara tendrán un propósito, no sé si es transmitir tensión o el que sea, pero son demasiado bruscos y duran demasiado. A los cinco minutos ya te estás preguntando si va a ser así todo el tiempo. Tanta poesía visual se les ha ido de las manos, demasiado exagerado.