8,1

Una mujer para dos

· 87min.

Basada en una obra de Noel Coward, se trata de una de las mejores películas de Lubitsch.
No disponible en tu país

Sobre la película

Basada en una obra de Noel Coward, se trata de una de las mejores películas de Lubitsch.


 Dos americanos instalados en París, el pintor Curtis y el dramaturgo Chambers, conocen en un tren a Gilda, una joven que trabaja en una agencia de publicidad. Inmediatamente ambos se enamoran de ella, poniendo en serio peligro su amistad. Gilda, incapaz de decidirse por ninguno de los dos, les propone un "pacto entre caballeros": vivirá con los dos de forma totalmente platónica y les ayudará con sus carreras artísticas.

Dirección y reparto

Dirección:
Ernst Lubitsch

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Inglés
Versión en Español
Audio: Español

Más información

Título original:
Design for Living
Géneros:
Clásicos, Comedia
Ver ficha:
IMDB

Está llena de los famosos toques de Lubistch.

Me sorprende gratamente esta película, no solo por los juegos de dialogo, acciones, imagen e ingenio sino también por la libertad que se le da al personaje femenino tanto en sus acciones como en sus diálogos, incluso hablar de sexo o decidir sobre las vidas masculinas. No dejo de pensar en como debía ser esquivar la censura del film y como debían ser las primeras reacciones del publico. Definitivamente una obra espléndida para aquellos que disfruten de las películas clásicas y las comedias ingeniosas. Tal vez algunas escenas algo ''pastelosas'' pero tampoco es motivo para dar rienda suelta a la queja, es más se puede a llegar a disfrutar mucho de esas expresiones casi teatrales. La escena del brindis también es todo un retrato de lo estúpidos que podemos llegar a ser cuando nos dejamos influir por los celos y la necesidad de posesión, sucumbiendo al ego herido. Otro detalle fascinante es ver como Lubitsch durante el film prefiere el gesto mudo al dialogo.

Y además, muy divertida. Y ella (y su texto), fabulosos

Sorprendente por su frescura y sus aires de libertad, antes de que el código Hays impusiera en Hollywood la mojigatería, la sumisión de la mujer y el culto al amor romántico.

albertogf

Cuantas más veces la veo, más me gusta. Modernísima y brillante.Como dicen los demás comentarios, todas las actuaciones son buenas, siendo todos en cierta manera reconocibles en unos roles habituales para ellos. Destacaría a Edward Everett Horton, que tantas veces (y de forma tan genial) hizo el papel de rico, de alta sociedad, afectado y algo atontolinado. Finalmente, y al menos para mí, la reflexión sobre el papel de la musa en el arte, la idea de la dualidad creatividad del artista / vida bohemia y, como tantas veces en Lubitsch, el papel preponderante de la mujer, la convierte en una obra genial.

9

"It would likely disappoint some contemporary viewers of Ernst Lubitsch's 1933 comedy Design for Living—and put others at ease—to learn that the verb "to make love to" was not a popular American euphemism for intercourse until the mid '50s. Before that, the phrase could denote practically any sort of amorous attention—a purplish gradient running from polite and courtly to hot and bothered, from flowers and smiles to interrupted groping and sighing. It was, if we can forgive a sexualized metaphor, a sort of sly, blank space to be filled by context and the imaginative listener's discrimination. "

Joseph Jon Lanthier de Slant Magazine