Una chica tan decente como yo
Una chica tan decente como yo
Una chica tan decente como yo

Una chica tan decente como yo

Une belle fille comme moi

Audio y subtítulos

Versión en Español

Versión Original con Subtítulos en Español

País

Francia

Año de producción

1972

Géneros

Drama, Clásicos

Estreno en cines

04/01/75

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Stanislav Previne, un joven profesor de sociología, prepara una tesis sobre la criminalidad femenina. Una de las mujeres elegidas para su estudio es Camille Bliss, acusada, entre otras cosas, del asesinato de Arthur, un técnico de desratización. El profesor, armado con su grabadora y sus personales teorías que aún no ha podido confirmar, acude a la prisión. Se entrevista con la muchacha y la somete a un largo interrogatorio, en el que sale a relucir su pintoresco pasado. Conforme avanzan las conversaciones, Stanislav está cada vez más convencido de la inocencia de Camille y llega a la conclusión de que Arthur se suicidó.

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

No ha sido como otros dramas cómicos de Truffaut. Aunque este también tiene un final trágico, era lo único se se podía acabar esperando de un personaje como el que se analiza en la película. Es gracioso: el director siempre escoge novelas muy centradas en un individuo, y se le describe y analiza de tal manera que no se puede evitar ponerte se su parte o comprender su punto de vista. Pero en esta ocasión es como si se estuviese burlando de sí mismo por hacer eso a través del sociólogo, una suerte de relativista hasta la médula que además tiene la mala suerte de toparse con una mujer manipuladora. Tiene mucho de cierto el hecho de que existe gente así en el mundo: grosera y sin educación cuyos actos antisociales son casi imposibles de justificar. Pues la diversión radica en que el sociólogo intenta justificarlos. Me ha hecho pensar en mí mismo, y creo que me ha ayudado a darme cuenta de mis propios fallos. Me corregiré.

11 septiembre 2018 (Editado)
7.0

"After two autobiographical movies, "Stolen Kisses" (1968) and "Bed and Board," Truffaut seemed the complete master of his whimsical, bittersweet style. And "Two English Girls" reminded us of his other dimension, his ability to present sexual passion and compulsion in a way both dead-serious and yet somehow cynical, as if he was keeping his distance from these obsessed characters."

Roger Ebert de Chicago Sun Times