7,2

Un oso rojo

· 88min.

Aunque sólo Oso lleva la cuenta, han pasado siete años desde que cayó preso por homicidio y robo a mano armada.
No disponible en tu país

Sobre la película

Aunque sólo Oso lleva la cuenta, han pasado siete años desde que cayó preso por homicidio y robo a mano armada. Es un hombre parco, impredecible, violento por naturaleza o por necesidad, y es probable que en todos estos años no le haya dicho a nadie lo que oculta en los silencios y la tristeza de su mirada. Ahora ha perdido a su mujer, Natalia, que vive con Sergio y Alicia, su hija. Ésta apenas lo recuerda, pero Oso está dispuesto a recuperarlas o al menos a reparar los daños ocasionados en estos últimos años.

Dirección y reparto

Dirección:
Adrián Caetano

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español

Más información

Género:
Drama
País:
Argentina
Estreno en cines:
29/04/03
Recaudación: 78.226,19 €
Espectadores: 16.049
Ver ficha:
IMDB

Nunca me han gustado los westerns. No veo la necesidad de mitificar al macho ultraindividualista y ultraviolento, redimido con el cuento de que, en el fondo, tiene un corazón de oro que solo brilla en toda su pureza ante una hijita o nietecita... Todos sabemos cómo es la realidad. El destino nos libre de tipejos así. En el prototipo creado por el cine, de hombre sanguinario y tierno a la vez, inmisericorde con el mundo y ángel de la guarda de su familia, se puede incluir tanto al atracador de baja estofa como al tiburón de las finanzas, porque ambos responden a la misma lógica. Por lo demás, en esta película el protagonista adquiere tintes de superhéroe de vídeojuego; nunca se vio a nadie con mejor puntería, señores, él solito y su pistola acaban con seis, siete, ocho... no sé, perdí la cuenta. A mí, personalmente, estas películas siempre me han parecido la encarnación de las fantasías de tíos acomplejados y me aburren hasta el bostezo.. Eso sí, Julio Chávez se come la pantalla.

(Editado)
7

"Caetano convierte un film abocado a la violencia en una película de sentimientos contenidos, de pensamientos más que de acciones. Salvando las distancias, recuerda más a Fuller que a Raoul Walsh. Y eso en gran medida gracias a la extraordinaria interpretación de Julio Chávez, un Oso peligroso y tierno, silencioso y necesitado de amor. Un personaje que no se olvida fácilmente."

Nuria Vidal de Fotogramas