Tríptico Elemental de España
Tríptico Elemental de España
  • SD
  • 61 min
  • NOTA USUARIOS: 8,1
  • NOTA PRENSA: 10
  • NR < 12 años
  • Tríptico Elemental de España

    Acariño galaico, Fuego en Castilla, Aguaespejo granadino

    Versiones disponibles

    V.E.

    Nacionalidad

    España

    Año de producción
    Estreno en cines
    Sobre la película

    Incluye "Acariño galaico (De barro)" 1961-95, "Fuego en Castilla (Tactil Visión del páramo del espanto)" 1958-60, "Aguaespejo granadino (La gran siguiriya)" 1953-55, las tres remasterizadas por el Museo Reina Sofía.  Elementales que no documentales. Cinegrafías antes que películas. Poemas audiovisuales. Sinfonías óptico-acústicas. Explosiones al ralentí. Instantes perpetuados. Las obras de Val del Omar escapan a cualquier expresión convencional pues está creando otro lenguaje, otro cine, para así poder decir lo indecible.  El Tríptico elemental de España es una obra clave de la historia dle cine español. 

    NR < 12 años

    Dirección y reparto

    Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es
    • Avatar de macaes

      macaes

      Aunque no sean el mismo tipo de trabajo, me quedo con "Soy Cuba" para hablar de Cuba que con esta para hablar de España.

      2015-06-06 01:26:43
    • Avatar de richardperlos

      richardperlos

      Las obras del Val Del Omar son únicas, extrañas, poesías visuales terroríficas y atemporales. Solo recomendable para los amantes del surrealismo y el cine experimental de vanguardia.

      8.0 8 2014-09-29 00:49:30
    • Avatar de con2b

      con2b

      El que ama arde Y el que arde vuela a la velocidad de la luz GENIO, cineasta y poeta.

      10.0 10 2014-08-17 01:30:49
    • Avatar de drone

      drone

      Me ha encantado.

      10.0 10 2012-09-08 21:15:22
    • Víctor Erice

      de Web oficial

      El cine poseía para Val del Omar dos vertientes: una, sagrada, alentada por los poetas, podía provocar el ascenso de los espectadores hacia la luz; la otra, profana, cultivada por una humanidad de autómatas, les reducía a permanecer en las tinieblas. Todo su esfuerzo por convertir la contemplación de una película en un acto trascendental estuvo sometido a las tensiones derivadas de esa dicotomía. Así, sus invenciones técnicas, forzadas a desplegarse en paralelo con el ilusionismo de signo materialista que definía el conjunto de la industria cinematográfica establecida, poseyeron, siempre, por lo que a su posible utilización se refiere, su línea de sombra, su reverso.

      10.0 10.0