6,4

Torrente, el brazo tonto de la ley

· 99min.

El gran antihéroe del cine español, muy español, "Torrente". Primera entrega de la saga más taquillera de nuestro cine, dirigida y protagonizada por Santiago Segura.
No disponible en tu país

Sobre la película

El gran antihéroe del cine español, muy español, "Torrente, el brazo tonto de la ley". Primera parte de la saga más taquillera de nuestro cine, la que catapultó a Santiago Segura a la fama gracias a su satírico personaje Torrente, un policía corrupto en la Madrid de los 90.

Torrente es un policía español, fascista, machista, racista, alcohólico y del Atleti. Tiene un vecino llamado Rafi, al que le gustan las películas de acción y las pistolas, y que vive con su madre y su prima Amparito, una ninfómana. Juntos, Torrente y Rafi, patrullarán por la noche las calles de la ciudad.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español

Más información

Título original:
Torrente, el brazo tonto de la ley
Género:
Comedia
País:
España
Estreno en cines:
12/03/98
Recaudación: 10.902.631,00 €
Espectadores: 3.010.736

El Tarantino de las películas cómicas-guarras-exlcluyentes-antimigrantes-antisemita y de todo lo malo. Todo depende como lo quieras ver. Para mí hace mofa de lo que el mundo no necesita y lo ridiculiza. Y claro, está ese límite de si al verla, lo estás aprobando o realmente condenas esas actitudes. Ojo con las colaboraciones artísticas que están detrás de esta película, cuyos créditos se pueden ver al final: David Trueba, Guillermo del Toro, etc.. Asquerosa la peli? Sí. Hay que tener estómago para verla? Sí. Pero es buena.

Estamos ante una obra única que da en el blanco del genoma del bizarrismo ibérico, y que se vale de él y de su caricaturesca mecánica para cabalgar todo el metraje a lomos de la incorrección y lo banal. Si bien la saga va degenerando con el paso de las películas, la presencia de la misma en Filmin está totalmente justificada aunque sólo sea por esta primera joya. Encontrar ciertos comentarios de pedante y mojigata indignación ante la cinta, es sin duda el mejor homenaje que esta maravillosa plataforma podría brindar a José Luis Torrente, quien sin duda ya transita por mérito propio los senderos de nuestra literatura clásica.

(Editado)

Hay películas que ofenden a la inteligencia. Esta es una de ellas. También desacredita a una plataforma en las que prácticamente es imposible encontrar cine comercial. No sé si pensáis que hay alguien que se vaya a apuntar a Filmin por esta saga porque vamos... y sin embargo sí que podéis espantar a suscriptores de toda la vida que no estamos de acuerdo con que esta saga se considere cine...

unas risas, un repaso moderno a la españolidad casposa y rancia, chistes politicamente incorrectos... lo confieso.. ante tanta mojigateria moderna y aséptica, me gusta ver a Torrente soltando animaladas... de vez en cuando .

(Editado)

Hay una cosa más importante que ser crítico de cine. Ser español.

Veinte años después del estreno de esta gran obra satírica de la comedia española, no solo se puede percatar uno que su humor negro se mantiene intacto al volver a verla, sino que, también, al leer los comentarios, uno se da cuenta de que la reacción de la Inquisición posmoderna jalea contra ella cada vez más fuerte, sin darse cuenta de que por mucho que aumente la intensidad de sus ladridos, no conseguirá mermar la originalidad y altas cotas humorísticas que logró Santiago Segura al crear a un personaje cinematográfico, que ya es inmortal, pese a la pobreza de las 3 últimas entregas de la saga.Estos autoproclamados guardianes de la moral y de lo correcto no pueden evitar sentir hervir su propia sangre cuando Filmin, a mi juicio, acertadamente, decide incluir este ya clásico español en su catálogo. Solo desde el berrinche ideológico y carente de la más mínima talla intelectual se puede negar el valor de esta película (y su sucesora) en el patrimonio cinematográfico nacional.

(Editado)
medardo_1987

Historia del cine español, sin duda alguna. Un retrato divertido y cínico de la España más negra.

Terrible obra de Santiago Segura que pudo pretender ser una crítica al policía facha pero que lo acabó ensalzando ante una sociedad española aún no lo suficientemente madura como para ver lo terrible del personaje. Segura le otorga un corazoncito al facha más zafio y ese es el problema principal, que crea en lo que debería ser un hombre reprochable un gordinflón grosero pero graciosete que al final no es tan malo como parece, abriendo la puerta a que el público lo ensalzase como un elemento al que imitar y reírle las gracias.
No se puede negar que por culpa de esta obra muchos se acercaron a discursos racistas, machista o homófobos y es es que el público que más bebió de esta cinta fueron los adolescentes que vieron en reirse del "chinito" o del "maricón" un entretenimiento inocente.
A pesar de todo lo malo no deja de ser historia del cine en España y no debe censurarse, lo que sí, véase con espíritu crítico.