7

Todas las canciones hablan de mí

· 98min.

Ópera prima de Jonás Trueba con tintes autobiográficos que relata lo que ocurre después del amor,cuando no se ha terminado en absoluto ese amor. Fantástica Barbara Lennie.
No disponible en tu país

Sobre la película

Jonás Trueba firma una ópera prima en la que la importancia de la música es vital, y la elección de los intérpretes (entre los que figuran nombres como Franco Battiato, Bola de Nieve, Bill Evans, Nacho Vegas, Elle Belga y El Hijo) ha formado parte de la concepción del film desde el principio. Una disección de los sentimientos, temores y deseos que un espíritu alberga después de un varapalo amoroso.

Ramiro y Andrea son una pareja que ha roto, sin un motivo claro y definitivo, sin que siquiera se hubiese terminado el amor entre ellos. Algo que, de alguna manera, pasa muy a menudo. Después de la ruptura, Ramiro se esfuerza por olvidar a Andrea, pero ella no hace más que volver una y otra vez en forma de recuerdos de su vida pasada. Es así como el estado de egocentrismo en el que las penas de amor sumen a Ramiro, hará que le parezca que todas las pinturas han sido pintadas para él, y que todas las canciones hablan de su historia con Andrea.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español

Más información

Género:
Romántica
País:
España
Estreno en cines:
10/12/10
Recaudación: 218.887,03 €
Espectadores: 33.402
Ver ficha:
IMDB

Títulos similares

Es una película de 2010 y podría haberse filmado en 1968. Es como ver un cine de otra época, que ya caducó hace mucho tiempo. La mirada complaciente y ensalzadora hacia los perdedores inadaptados se ha contado demasiadas veces y de forma menos pretenciosa. A nivel formal, lo que hace Trueba ya lo hicieron en su día Godard, Truffaut, Woody Allen o incluso Richard Linklater. No logra capturar la frescura, la naturalidad ni la espontaneidad que pretende. Demasiado empeño en la palabra y el diálogo y ni una sola imagen perdurable. Daría para una serie de televisión, pero el cine le queda grande. El espacio fílmico es mucho más que teatro o literatura filmada.

(Editado)
atticus88

Comencé por el final, con la espléndida "La virgen de agosto", y quedé fascinado. Me encanta su estilo, la estructura narrativa de sus películas, la magia de su cine discursivo, con ese aire tan francés, pero con sello personal. Como retrata Madrid, los personajes, sus diálogos, me pareció una auténtica delicia. Ahora continúo por el principio, y esta ópera prima me parece fascinante. Aquí se capta una ansiedad por contar más cosas y de forma más rápida, pero es lo normal. Siguiendo con las referencias, me encanta escuchar a Battiato o a Nacho Vegas, esa camiseta fetiche de Cohen que lleva el prota (juraría que la lleva también la chica de "La Virgen de agosto", ¿fetiche?). Precioso que se reivindique el olor de los libros o las cartas de amor (con cita de Pessoa, efectivamente más ridículo es el que nunca escribió una carta de amor, adoro ese poema). También ver al gran Ramón Fontseré de librero excéntrico. En fin, ese lastre de las relaciones lo llevamos todos. Una delicia.

En realidad debería darle un 4. Película aburrida, lenta, nada original, llena de tópicos, con un argumento infumable, iba a decir para adolescentes, pero yo creo que ni los adolescentes les gustaría. Las interpretaciones son tan malas que en algunos momentos parece que están leyendo. Por no tener, no tiene ni un final aceptable. Se ve que ya no sabía como acabarla...

(Editado)

He vuelto a ver esta película luego de muchos años y me ha sorprendido gratamente. La recordaba como una película menor, pero me ha sorprendido lo redonda que es para ser una opera prima, y los muchos aciertos que tiene. Me parece hermosa la manera en que retrata a Madrid.

psssss. se me quedó descafeinada. ni ahonda en personajes ni en el hilo argumental. me ha parecido superficial auqneu trata un tema original desde una perspectiva creativa

(Editado)
helenx

No entiendo esta "moda" de lxs actores españoles de hablar para dentro queriendo ser más naturales. No se les entiende la mitad del diálogo, parece que tienen mocos! Gracias a Bola de nieve. No he pasado del minuto 46! y tiene dos Goyas!!!

La he visto porque en la sinopsis te venden que "la música es vital y la elección los intérpretes..." pero nada de eso, la música pasa bastante desapercibida y varios de esos intérpretes sólo suenan muy fondo. En fin, la película es en realidad un montón de ideas, conceptos y texto, mucho texto, metido a presión, a veces (mal) interpretado y otras veces (mal) leído. La dirección de actores es mala y sólo se salvan algunas escenas sueltas, precísamente cuando parece que se calman algo y no hablan tanto.

8

"No sabemos muy bien si Todas las canciones hablan de mí es un libro o una película o un álbum musical. Es quizá la película de un escritor con alma de músico. O el libro de un músico con la mirada de un cineasta. Las variaciones son múltiples. Habemus cineasta. Entre la cinefilia, los libros, el romanticismo y la melancolía, el joven Trueba conmueve con esta crónica urbana y generacional."

Carlos Reviriego de El Cultural

8

"La película de Trueba tiene el mérito de estar más cerca de esas apropiaciones personalizadas del cine de Truffaut que incluso consiguen superar a su referente (estoy pensando en el fresco generacional de Arnaud Desplechin sobre la juventud francesa de los noventa ‘Comment je me suis disputé (ma vie sexuelle)') que del pastiche autoral sin alma propia. "

Eulàlia Iglesias de Público

8

"Trueba envía a Oriol Vila a la trinchera del papel más extenso sin las armas reglamentarias en estos casos (salvo que el tipo tenga un físico autosuficiente): un triunfo colosal, un manojo de desgracias o la facultad de reírse de sí mismo, humor de autodefensa. Pero dado que el guión opta con valentía por que no ocurra nada y que los diálogos con pólvora escasean, Oriol Vila languidece en una misión imposible, saltando de un género a otro y, sin embargo, estático y sin cómplices."

Federico Marín Bellón de ABC

8

"Magníficos momentos como el de la presencia física de la persona que en ese momento solo es presencia mental, y el poderoso parlamento final del protagonista, acompañado de una música tan inusual como atractiva, hacen de Todas las canciones hablan de mí una insólita propuesta."

Javier Ocaña de El País

7

"Heus aquí una pel·lícula que tenia tots els números per ser el típic producte tossudament costumista i invariablement soporífer a què ens té habituats determinat cinema espanyol. Per tant, que no ho sigui pot obeir a dues raons: primera, la sinceritat que es desprèn de les seves imatges, filmades amb genuïna emoció, més enllà de la qualitat que puguin assolir; i segona, la sensibilitat del director, el jove Jonás Trueba en el seu primer llarg, que ha apostat fort per oblidar-se dels referents més immediats i mirar cap als orígens, la Nouvelle Vague, Truffaut, els anys seixanta…"

Carlos Losilla de Time Out