7,3

The Foolish Old Man

· 58min.

Incisivo estudio sobre la censura estructural e intelectual que ejerce el Partido Comunista Chino hacia sus ciudadanos.
No disponible en tu país

Sobre la película

Incisivo estudio sobre la censura estructural e intelectual que ejerce el Partido Comunista Chino hacia sus ciudadanos.

Cuenta la historia de cuatro activistas sociales en China: un defensor de la lucha contra la pobreza (Deng Fei), un activista ambiental (Dashi), un organizador laboral (Zhang Zhiru) y un disidente pro democracia (Hu Jia) .La película aborda su compleja relación con el Gobierno en Beijing y las diferentes, a veces conflictivas, rutas de acción que eligen tomar: desde aquellos que confrontan al Gobierno hasta aquellos que creen que evitar el conflicto puede dar más frutos."The Foolish Old Man" desafía el prejuicio generalizado de que ningún ciudadano puede hacer oír su voz bajo el gobierno del Partido Comunista. La sociedad civil existe en China. Muchas personas luchan por un país mejor y su trabajo ha logrado progresos en algunas áreas.Sin embargo, la sociedad civil siempre es limitada, a menudo saboteada y a veces violentamente aplastada por un sistema que prioriza su propia supervivencia a cualquier otra cosa.

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Chino • Subtítulos: Español

Más información

Género:
Documental
País:
España

Títulos similares

Interesante documental sobre la emergencia de la sociedad civil en China. Viene bien ver esto para evitar las monsergas sobre la mentalidad "confuciana", que tratan de convencernos de que la democracia es un accidente occidental, y que las sociedades asiáticas no están preparadas ni dispuestas para ella. De hecho, recuerda a algunos aspectos de nuestros movimientos sociales que prefiguraron nuestra transición a la democracia (de hecho, dentro y fuera también se decía que el carácter hispano no estaba preparado para las sutilezas del cambio democrático. Afortunadamente, no era así). ¿Quien no quiere un medio ambiente limpio? ¿O salarios justos? ¿O la sana capacidad de criticar al gobierno?