Taller Capuchoc
Taller Capuchoc

Taller Capuchoc

dirección

Carlo Padial

País

España

Año de producción

2014

Género

Comedia

Sobre la película

Un ensayo irónico sobre el modo en que entendemos la cultura y un interrogante desesperado sobre cómo hacer una comedia hoy día. "Taller Capuchoc" es una comedia satírica sobre el terrorífico mundo de los talleres literarios, realizada con el subversivo estilo audiovisual, mezcla de géneros y estilos, que ya presentaba Mi loco Erasmus, la primera película de Carlo Padial. Con economía de medios, "Taller Capuchoc" intenta trasmitir en clave humorística, inquietante e innovadora, un retrato sobre la vida de un escritor en la Barcelona del siglo XXI, el sentimiento de desconexión y angustia relacionado con el proceso de escritura, la lucha interna y los diferentes estados del escritor. Además, es la primera película protagonizada por el cómico Miguel Noguera, creador del Ultrashow y humorista de culto dentro del llamado Posthumor español, movimiento en el que también se encuentra el propio Carlo Padial, entre otros creadores. Víctor Lazar (Miguel Noguera), un tímido escritor de Barcelona que acaba de publicar su primer libro, recibe la oferta de impartir un pequeño taller literario en una librería del Raval. A medida que avanzan las clases, Lazar empieza a pensar que sus alumnos, la encargada de la librería y su editor intentan acabar con él de una forma sutil y abstracta. O incluso secuestrarlo, por motivos que desconoce. Poco a poco la sucesión de pequeñas situaciones inciertas y extrañas le sumergen en un estado de nerviosismo creciente que le lleva a pensar que el taller literario es una trampa terrorífica y grotesca de la que jamás podrá escapar.

Dirección y reparto

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

winimis

Nos ha parecido pretenciosa y aburrida… ¡Y mira que nos gusta Noguera!

06 diciembre 2017
avbozal

Padial es el rey del mumblecore español, con todo lo bueno y todo lo malo que eso conlleva

20 marzo 2017
parap

Hay algunos momentos, protagonizados por Miguel Noguera y asumo que muy improvisados y con poco guión, que son francamente divertidos. El resto es un batiburrillo que no logro entender. No me hace gracia aunque admito que tampoco me aburre.

21 diciembre 2015
albertplanas

Terrible. Mala. Absurda en el mal sentido. Coger una cámara y ponerse a grabar sin sentido no siempre es la mejor opción...

10 noviembre 2015
perreteymonete

Tan absurda como inquietantemente realista. Paranoia divertida reflejo del bestiario de miserias cotidianas... necesito un café con hielo.

24 octubre 2015
andereu

Obra maestra del género de talleres. Lo mejor que he visto desde Johnny Mnemonic. Imprescindible.

09 octubre 2015

Honesta, sincera, real. Siempre reconforta que el espectador se sienta comprendido como sucede al ver esta pequeña joya. Sin duda lo han vuelto a hacer. Cuando creíamos que "Mi Loco Erasmus" se trataba de una estrella fugaz en medio del desierto, van y doblan la apuesta con esta propuesta inmejorable que seguro que no decepcionará a todos los públicos. Quizá sólo a algunos. Nunca nadie se atrevió a dar tanto a cambio de tan poco. Ya estoy deseando volverla a ver.

23 julio 2015 (Editado)
9.5

"La obra de Carlo Padial sorprende tanto por el buen resultado como por el ínfimo presupuesto con el que está realizada, demostrando de nuevo, y ya van unas cuantas veces, que se puede hacer cine potente y vanguardista sin necesidad alguna de grandes recursos."

Fernando Bañuelos de Web oficial

9.0

"Si el Didac Alcaraz de Erasmus era el artista contra el mundo, el Miguel Noguera de Capuchoc representa el mundo contra el artista: obligado a entrar en la estasis de los talleres literarios por las malas ventas de sus libros, el escritor afronta un seppuku forzoso y bañado en neurosis, frustración y café."

Noel Ceballos de Fotogramas

8.5

"Carlo Padial aporta ideas, humor esquinado, disloques entre realidad y ficción y, en definitiva, una actitud ante el lenguaje audiovisual que mira al futuro desde un rincón oscuro."

Cinemania de Cinemanía

8.0

"Lo primero que habría que decir de Taller Capuchoc es que es una película mutante. Y no, no es una metáfora sobre cómo el palimpsesto de conceptos volcados en la misma -casi una lasaña de terrores mundanos tan afines a la creación artística como a la supervivencia como animal, o como bestia, si se prefiere- puede adquirir todo tipo de significados y meta-reflexiones una vez uno va separando las distintas capas que dominan en la obra. Aunque también. Si decimos que la segunda película de Carlo Padial es un obra mutante es porque, y siempre fiándonos de su palabra, en cada proyección del film hasta la fecha se ha enseñado un metraje distinto (ligeramente, se entiende). "

Alejandro G.Calvo de Sensacine