Stella Cadente
Stella Cadente
Stella Cadente

Stella Cadente

Audio y subtítulos

Versión en Español

Versión Original con Subtítulos en Español

Versión en Catalán

dirección

Lluis Miñarro

País

España

Año de producción

2014

Estreno en cines

30/05/14

Recaudación

15.337,00 €

Espectadores

2 625

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Segunda película de Lluís Miñarro, cabeza visible de la provocadora y arriesgada productora Eddie Saeta. En "Stella Cadente", Amadeo de Saboya se convierte en el particular "Maria Antonieta" del carismático productor catalán. Una película que trata sobre la dificultad en establecer la belleza y sobre la futilidad del poder. Noviembre de 1870. Las Cortes Españolas eligen por 191 votos a Amadeo de Saboya, duque de Aosta, como Rey de España. Enero de 1871. Amadeo de Saboya llega a Madrid. El General Prim, su valedor, es asesinado. El reinado de Amadeo de Saboya será breve. De apenas tres años. Su paso por la Historia, oscuro y desconocido. El film se sitúa entre el final del Romanticismo y el inicio de la Modernidad. Un periodo de convulsión en Europa –y especialmente en España- de resonancias con la actualidad.

Dirección y reparto

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

alpinogliaccia

Tiene algo de experiencia visual que pretende ser trasgresora, pero en general me parece una propuesta bastante afortunada.

07 septiembre 2016
alfonsonorte

Un "divertimento" por lo que tiene de reconstrucción de época y de vida palaciega, con preciosas telas y vestidos, con interpretaciones a la altura y un ejercicio esteticista en la puesta en escena a la altura del gran Antonioni, pero más económico en todos los sentidos. Me parece que estamos ante una pequeña gran obra maestra.

23 julio 2015 (Editado)

la peor película que he visto en mi entera vida.
estaba en el estreno y he tenido que irme, para ahorrarme las buenas palabras de un publico que asistió solo para apoyar la causa catalana.
diálogos inexistentes, imágenes elementales (y no en el buen sentido, actores que hablan en castellano como si fuera italiano y en catalán como si fuera castellano.
El sentido? ninguno.
Menos mal que a lado teníamos un bar donde la bebida era buena. Teníamos que olvidar ese horror de película.

23 julio 2015 (Editado)
biografen

Esta película se autodenomina un "divertimento", así que como tal debe ser tomada, y no como una ficción histórica. Sin embargo, la extrema lentitud y el preciosismo de la realización la hacen un poco díficil de digerir. Una cosa que me ha molestado mucho es la incoherencia lingüística: en la VO, Amadeo habla catalán, que hace las veces de italiano, con parte de su corte, pero también, y esto parece poco creíble, con los presidentes Serrano y Ruscillo; para colmo de males, este mete un "capisci?" en la conversación. Cuando la reina M Victoria llega, ella habla en castellano y Amadeo en catalán (la reina, al parecer, hablaba castellano correcto, pero parece poco creíble que lo hiciera con su marido) . Con Lola Dueñas, se pasa de conversaciones catalán (italiano)/español balbuceantes a un Amadeo que habla un perfecto y coloquial castellano. Las canciones francesas contemporáneas se añaden al desconcierto, como también los rótulos en italiano al principio y en medio. Las películas multilingües son una buena idea, pero un poco de coherencia, por favor. El discurso final del rey muestra que esta podría haber sido una muy interesante película, con una...

23 julio 2015 (Editado)
elena63

pestiño pretencioso

23 julio 2015 (Editado)

He logrado acabarla. Stella Cadente o candente, a tenor de ciertas secuencias como esas en las que un hombre se masturba con un melón que servirá de vianda del Rey, de primeros planos a penes, de cuerpos desnudos, de mujeres que se meten en la cama del Rey sin avisar, Stella Cadente digo es una apuesta original, arriesgada, extraña, singular y extravagante. Presente secuencias muy pictóricas, como copias de cuadros conocidos, y luego es una visión libérrima del paso de Amedeo por nuestra tierra como Rey, al que apenas dejan gobernar y cuyo Gobierno más bien parecía un secuestro, con el Rey confinado entre los muros del Castillo, tratado como un dominguillo por todos, incluso su mujer le pierde el respecto al constatar su falta de coraje y empuje, toda vez que deja Torino y llega a España, sin otro logro que ser testigo de un país levantisco, donde todos se pelean con todos, donde se madruga poco y se trabaja menos.
En fin una película que Miñarro (su primera película de ficción) nos ofrece y que no deja indiferente, eso seguro. Si como productor siempre ha ido contracorriente, como director no podíamos esperar otra cosa que no fuera una Stella cadente de estas...

23 julio 2015 (Editado)
pedrop

Interesantísima, por lo que cuenta, cómo lo cuenta, por contarlo ahora y por apostar por una visión tan personal. Miñarro es un esteta, sí, pero no gratuito en sus planos. Hay más política de la que parece. Todo ello cargado de simbolismos y con un montaje lleno de rupturas y anacronimos, "miñarradas" fantásticas tan habituales en el cine que produce. Si no te gusta que te rompan los esquemas, no la veas.

23 julio 2015 (Editado)
101lemmel

Muy buenos dialogos
en resumen la opinion que tienen los italianos de nosotros, Manca finesse.

23 julio 2015 (Editado)
8.5

"A hothouse fantasy rather than a historical biopic, Lluis Minarro’s “Falling Star” is ostensibly about the brief reign of Amadeo of Savoy as king of Spain in the 1870s, but in truth Minarro, best known as producer, is interested in a surreal-absurdist mood piece wedded to camp aesthetics. Wearing his artistic influences with pride, the helmer appears to be channeling Werner Schroeter in a minor vein, presenting attractive tableaux that are enjoyable on their own, yet related more to Minarro’s amusing and freewheeling connections than to Amadeo or the Spain of past and present. “Star” will twinkle wanly at fests, decorative but fleeting."

Jay Weissberg de Variety

8.0

"Era cuestión de tiempo que Lluis Miñarro decidiera dar el salto a la ficción tras dos experiencias documentales y un corto rodado con Manoel de Oliveira. Y como era de esperar, tratándose de Miñarro, no iba a ser una ficción convencional. El maestro Oliveira está muy presente en esta evocación del “cadente” reinado de Amadeo de Saboya (...) Miñarro coloca a su rey en un mundo cerrado, un castillo maravilloso (el film esta rodado en Castel del Monte, en la Puglia italiana), sin ningún respiro exterior. Rodeado de cortesanos que quieren acabar con él, Amadeo encuentra refugio en una mujer sencilla que le ofrece la única posibilidad de sentirse vivo. Esta es la historia, pero en manos de Miñarro se convierte en otra cosa Los anacronismos constantes, la irrupción inesperada de números musicales, los paseos nocturnos por un bosque fantástico digno de Apichatpong Weerasethakul, otro de sus directores de cabecera, son solo algunos de los elementos que hacen de esta estrella fugaz un astro que no debería perderse en la inmensidad de la cartelera."

Nuria Vidal de Fotogramas

7.5

"Los grandes disgustos de la historia de España serían una fuente de materia prima cercana a lo inagotable si se utilizasen como base para recetas más sabrosas que el simple retrato histórico. Miñarro da ejemplo con el bochornoso episodio del reinado de Amadeo de Saboya (rey de España de 1870 a 1873) como reflejo despiadado de las patologías de nuestra clase política actual, pasada y lo que te rondaré. Àlex Brendemühl está pletórico y divertidísimo tanto cuando es maniquí de humor físico como monigote de ministros corruptos que desprecian sus ganas de modernizar el país. Una figura ensimismada como le gustan a Albert Serra, cuyo dire de foto Jimmy Gimferrer realiza un brillante trabajo pictórico."

Daniel de Partearroyo de Cinemanía