7,9

Sicko

· 123min.

Michael Moore se mete de lleno en el sistema sanitario estadounidense para preguntar a sus compatriotas qué no funciona en la sanidad del país más poderoso del mundo.
No disponible en tu país

Sobre la película

Michael Moore se mete de lleno en el sistema sanitario estadounidense: desquiciado, a menudo cruel y siempre ávido de ganancias, narrado desde la posición de ventaja que da la perspectiva de la gente corriente obligada a enfrentarse a retos tan extraordinarios como desgarradores en pos de una atención médica básica.

Michael Moore pregunta directamente a sus compatriotas norteamericanos "¿Qué es lo que no funciona bien en nuestro sistema sanitario?" Moore muestra que la salud de los Estados Unidos se sitúa en la última posición entre las naciones desarrolladas, y ello pese a ser la más cara por persona en relación a la de cualquier otro sistema sanitario del planeta. Moore busca respuestas en Canadá, Gran Bretaña y Francia, donde todos los ciudadanos reciben atención médica gratuita. Por último, reúne a un grupo de heroicos trabajadores que contribuyeron al rescate en la tragedia del 11 de septiembre; ellos padecen ahora enfermedades debilitantes y no pueden recibir atención a domicilio. Moore les lleva a un lugar de lo más insospechado donde reciben la atención que resulta inexistente en la nación más rica del mundo.

Dirección y reparto

Dirección:
Michael Moore
Reparto:
Michael Moore

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español y Catalán
Versión en Catalán
Audio: Catalán

Más información

Género:
Documental
Estreno en cines:
30/04/09
Recaudación: 51.655,00 €
Espectadores: 8.405
Ver ficha:
IMDB

Títulos similares

Gracias. Un excelente documental que no solo USA debe ver. En España también debemos reflexionar, pues llevan muchos años recortándonos derechos sanitarios. No estaría nada mal un documental como este sobre los recortes hecho en la sanidad española para que viéramos todo los que ya hemos perdido y que debemos recuperar.

Es muy divertida, aunque peca de que muestra una sanidad en Europa que no existe y una sanidad en Cuba que tampoco existe.

9

"Michael Moore's passionate, bullying, gag-laced approach to the 'j'accuse' documentary worked a treat in Bowling for Columbine and Farenheit 9/11 -and it works even better in Sicko, his investigation of the US public healthcare system (...) This time round, Moore simply chooses an easier target - an injustice that anyone who believes in human solidarity, whatever their political affiliation, is going to have to work hard to disagree with. "

Lee Marshall de Screen

9

"A falta de una Seguridad Social pública y gratuita, las compañías de seguros marginan a una sexta parte de la población y especulan con el resto, poniendo precio a la sutura de un dedo amputado o a una medicación contra el cáncer (...) Sus resolutivas incisiones no tienen piedad, y si se dirigen antes al corazón que al cerebro, no teman a los efectos secundarios. Dispone de un ejército de asesores legales que le cubren las espaldas."

Esteve Riambau de Fotogramas

9

"This magnificent new film from Michael Moore is a timely reminder of the grotesque mess that Americans have made for themselves with healthcare, and how insidiously easy it would be for the same thing to happen to us, little by little. Sicko is a full-throttle polemic, teeming with tremendous flourishes of showbiz sentimentality, gloriously outrageous stunts and exquisitely judged provocations."

Peter Bradshaw de The Guardian

8

"(...) aldabonazo de Michael Moore a las dramáticas carencias del sistema sanitario estadounidense (...) Sicko me parece el trabajo más solvente de Moore hasta la fecha. Pese a los conocidos trucos y triquiñuelas, la urgencia del film, la contundencia de la denuncia y el subrayado de la injusticia son de alabar."

Jordi Bernal de Dirigido por

8

"Ahora Moore es una superestrella, un dechado de egotismo. Y se nota en su postura autosuficiente. Sicko es un muy buen documental, pero le falta el contraplano, la voz del otro, de alguien que no comparta su visión manipuladora. Y le sobra esa demencial visita final a la idílica Cuba, y su impertinente increpación, megáfono en mano, al búnker de Guantánamo, un golpe de teatro pintiparado al acoso a Charlton Heston en Bowling for Columbine ."

Jordi Batlle Caminal de La Vanguardia