Shevernatze, una epopeya marcha atrás
Shevernatze, una epopeya marcha atrás
Shevernatze, una epopeya marcha atrás

Shevernatze, una epopeya marcha atrás

Audio y subtítulos

Versión en Español

dirección

Pablo Palazón

País

España

Año de producción

2009

Género

Comedia

Estreno en cines

23/10/09

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Una de las películas de culto de nuestro cine reciente, con reminiscencias de Airbag e influencias del surrealismo de Jose Luis Cuerda, Berlanga o Javier Fesser. Jonás Bargueño (Jesús Noguero), un profesor de autoescuela, decide conducir de Madrid a Ávila marcha atrás, con la intención de impresionar y recuperar a su ex novia, María (Melani Olivares). El viaje de Jonás, de noche y por desiertas carreteras secundarias, cambia de sentido cuando recoge a un viejete muy peculiar (Saturnino García), que se solidariza exageradamente con su proeza y le obliga a continuar hasta el final. Por otro lado, en la misma carretera, María va a vivir un excitante intercambio de parejas con Leo (Roberto Álamo), su amante. Las dos historias y un peligroso pirómano se cruzan para contar, en un tono muy serio, una “road movie” muy, muy curiosa.

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

¡VIVA EL SURREALISMO!
Érase una vez un hombre llamado Blas que está obsesionado con dar la vuelta al mundo montando a lomos de su galgo. Su mujer, desesperada, decide dejarlo alegando que le hace más caso al perro que a ella, y las organizaciones pro defensa de los animales ponen el grito en el cielo e intentan impedirle llevar a cabo su gesta de todas las maneras imaginables: contratan a dos galgos hembras para que intenten disuadir a Skeleton (como se llama el galgo) de terminar su viaje, colocan conejos gigantes a los lados del camino para que salga corriendo detrás de ellos y abandone a Blas... Pero Skeleton no es un perro cualquiera, y sigue adelante bajo el sol abrasador y sobre montañas de nieve. El caso es que la mujer de Blas, cosas de la vida, se lía con un monje Shaolin y se va a vivir a China. A todo esto que Blas justo (shevernatze) se encuentra por allí charlando con un hechicero amigo suyo que resulta que fue su vecino (shevernatze) cuando vivía en casa de sus padres, y el tipo le dice, así, hablando de cualquier cosa, que es capaz de despertar a un dragón muy majo que…
Puedes seguir leyendo esta crítica en...

23 julio 2015 (Editado)