6,1

Scandinavian Silence

· 80min.

Rodada en imponente blanco y negro, la nueva obra de Martti Helde ("In the Crosswind") es un thriller psicológico que imprime un sorprendente giro al juego de miradas de "Rashomon".

Sobre la película

Premio del Público en el Atlàntida Film Fest 2016, el cineasta estonio Martti Helde se dio a conocer con "In the Crosswind" (2015), un debut técnicamente impresionante, bellísimo y desolador homenaje a los refugiados sometidos en la época de Stalin que sorprendió a público y festivales de todo el mundo. Pues bien, a camino entre el thriller de suspense y el drama psicológico, rodada en imponente blanco y negro y confrontado la interacción humana a la inmensa impasividad de la naturaleza que nos rodea, su segunda película, "Scandinavian Silence", imprime además un sorprendente giro al juego de miradas de "Rashomon". 

El viaje de dos hermanos a través de un hermoso paisaje invernal les obliga a descubrir los antecedentes de un evento violento que tuvo lugar hace años. El pasado no resuelto les lleva a una elección que definirá el futuro de ambos.

Dirección y reparto

Dirección:
Martti Helde
Reparto:
Rea Lest, Reimo Sagor

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Estonio • Subtítulos: Español y Inglés

Más información

Título original:
Skandinaavia vaikus
Géneros:
Thriller, Drama
Países:
Estonia, Francia, Bélgica

Títulos similares

Me ha parecido un poco lenta.O quizás fría,tan fría como los parajes en los que se ambienta.Quizás demasiado.Todo lo demás (actores,banda sonora,fotografia,guión..) genial.Lo que ocurre es que le falta fuerza en la dirección de la propuesta : todo está perfectamente narrado y construido pero resulta en general denso ,tan denso como las preocupaciones de los protagonistas y cuando llega el emotivo final se hace corto y con poca pegada aunque bello visualmente.Por otra parte gustará a los que les gusten peliculas tipo Memento y no gustará a los amantes de las emociones fuertes.

(Editado)

"...Solo veo árboles negros. Árboles negros sobre un fondo blanco". Un juego de perspectivas que componen una dramaturgia perfecta. El silencio es más expresivo que las palabras. El diálogo se establece con el paisaje, que refleja esas emociones que no se expresan verbalmente: "Siento que nuestros padres, nos están mirando desde arriba". Pocas películas transmiten tanto con tan pocos elementos.

Si el silencio es un lenguaje, yo vivo en un mundo muy raro.

El cine es otra cosa. Esto es documental con drones volando sobre bosques nevados, dos tipos viajando y con un monólogo que me importa tres pitos, además que me echa en brazos de Morfeo.

El estonio supuesto director de cine, yo pensaría que es fotógrafo y muy bueno, ha encontrado el caldo de cultivo necesario en una sociedad tan necesitada de cosas extrañas que tiene público dispuesto a loar este tipo de cintas.

Pero nunca llegarán al podium de grandes cineastas, grandes películas, no será más que un simple cambio que gustó a pocos y fue novedoso.

A mí, denme Ser o no Ser, Ciudadano Kane, Espartaco, El cartero llama dos veces..... y tantas y tantos directores que nos han dado películas para el recuerdo, pero esto, se olvidará en nada

¡Qué satisfacción! Me ha maravillado.

La experiencia cinematográfica como concepto de aprendizaje, emoción y disfrute (ya sea un comienzo o en una vida de cine) se reconforta con visionados así.

Qué difícil es encontrarte con una película así en cines, ¡vivan los festivales! Gracias Atlántida Film Fest 2020 y gracias Filmin.

Un ejercicio experimental en el que consigue dotar a “cada mundo” -con un guión medidísimo y una dirección formidable- de elementos distintivos, coherentes e identificativos de uno u otro lado.

Qué importante son las miradas y el lenguaje corporal en esta película.

Vaya decisión rompedora con esos 3 últimos planos. Solo he podido emocionarme y quedarme inmóvil un largo instante.

(Editado)

Buena película con un planteamiento sencillo desarrollado de una manera ingeniosa. Da espacio para pensar y hacer cábalas, y aunque explique sin necesidad algunas cosas (una lástima) es asimismo disfrutable. La ausencia de color -el blanco- equivale a la ausencia de palabras, el silencio, con unos paisajes aéreos espectaculares.

9

"Tras su notable largo debut, 'In the Crosswind', el cineasta estonio Martti Helde vuelve a la gran pantalla con una obra un poco más sorda, aunque técnicamente igual de impresionante, que su trabajo anterior. "

Laurence Boyce de Cineuropa

8

"Esta incursión elegante y helada en el territorio familiar tiene un enfoque más íntimo que el de su anterior película, a pesar de sus sorprendentes imágenes en pantalla panorámica."

Meredith Taylor de Filmuforia