Rompiendo las olas
Rompiendo las olas
Rompiendo las olas

Rompiendo las olas

Breaking the waves

dirección

Lars von Trier

País

Dinamarca

Año de producción

1996

Género

Drama

Estreno en cines

30/10/96

Recaudación

1.347.925,53 €

Espectadores

392 473

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Al comienzo de los años 70 una ingenua joven, Bess, que vive en una pequeña comunidad de la costa norte de Escocia, se enamora de Jan, un hombre mundano que trabaja en una plataforma petrolífera. A pesar de la oposición del entorno, se casan. Jan vuelve a su plataforma mientras que Bess cuenta los días para su vuelta, convencida de que su amor está bendecido por el cielo, especialmente porque piensa que puede comunicarse mentalmente con Dios. Cuando un accidente deja paralítico a Jan, éste se preocupa de que Bess siga haciendo una vida normal. Desde su lecho, en el cual permanece postrado tras el accidente, logra convencerla de que podría ayudarle a curarse si tuviera un amante y le relatara sus experiencias sexuales con él...

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

Maravillosa de principio a fin, toda una lección de como hacer buen cine. Magistral interpretación de Emily Watson.

Un gran melodrama a lo Von Trier donde la muerte, la cruda realidad y lo espiritual se dan de la mano para crear una obra maestra.

Eso sí, recomiendo verla un día donde te sientas animado porque este es un drama que te destroza por dentro, de las mejores obras de Von Trier. Imprescindible.

23 julio 2015 (Editado)

Valorar esta obra como película sería reducirla al canal, al conducto que vertebra una idea superior. Las flaqueces que rodean a cierta parte de la realización (que decididamente no se entienden) no eclipsan lo inexorable de una historia que se precipita a su fin con una fuerza arrolladora tremenda. Al final, las formas se evaporan y lo único que queda, lo único que perdura, es el eco de unas campanas inefables pero reales

23 julio 2015 (Editado)
9.0

"A soaring story of love and devotion, sacrifice and miracles set in a remote coastal village in north Scotland in the '70s. The performance from newcomer Emily Watson is the centerpiece of this spiritual journey. Significant critical support for Von Trier's impressive but flawed epic makes this a must-see for discriminating viewers. (...) This is a major achievement for Von Trier, although there will be debate over his artistic decisions, but the power of the theme and the central performance carry the day."

David Stratton de Variety