Qué te juegas, Mari Pili?

Qué te juegas, Mari Pili?

Què t'hi jugues, Mari Pili?

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

Versión en Catalán

Versión Original con Subtítulos en Español

País

España

Año de producción

1991

Género

Comedia

Estreno en cines

01/01/91

Recaudación

542.689,20 €

Espectadores

221 216

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Sole, Mari Pili y Marta son tres jóvenes rondando los veinte que comparten piso en la Barcelona preolímpica. La primera de ellas, Sole (BLANCA PAMPOLS), es una brillante estudiante de económicas en la que se conjugan ingenuidad y timidez con unos pocos kilos de más. Le gusta la ropa cómoda e informal y, sobre todo, que no la traten como una criatura. Mari Pili (MERCÈ LLEIXÈ), en cambio, es una chica avispada, elástica, felina, agresiva, tierna, todo depende de la ocasión y ocasiones no le faltan. Trabaja como cajera en una moderna haburguesería al estilo americano donde le pagan lo justo para poner su parte del alquiler, llenar el depósito de la Vespino y comprarse algún que otro pantalón elástico diseñado por un esquizofrénico. Lo más característico de ella es su melena negra y salvaje y unos ojos maliciosos que le dan un aire de mujer fatal que en realidad no es: bajo una leve capa de agresividad se esconde una persona llena de ternura. Por último, Marta (NÚRIA HOSTA), es una rubia muy atractiva, independiente, dinámica, con iniciativa, espíritu de superación, cualidades muy útiles todas si, como es su caso, una ha llegado a jefe de ventas de una cadena de joyerías apenas cumplidos los veinticuatro años. Puesto que ganar dinero no le supone ningún esfuerzo especial lo que de verdad la estimula es demostrarse a sí misma y a los demás que es una triunfadora nata. Para ello no duda en ponerse a prueba a la mejor oportunidad. Y si esa oportunidad no llega, se la inventa.
Nuestra historia comienza una mañana de verano que las tres chicas descubren demasiado tarde que las empanadillas congeladas se han de freír con aceite. Mientras limpian la cocina, Sole se queja de lo complejo que resulta el ritual de buscar pareja: depilarse cada semana, adoptar posturas sexys con grave riesgo de desviación de columna, atiborrarse de gin-tonics, etc. Teniendo en cuenta que el deseo de ligar consiste "únicamente en un estado anímico que predispone a aceptar a un miembro del sexo contrario", Sole se plantea "¿por qué hay que esperar al fin de semana para ir a una discoteca y enrollarse con el primer hombre que le pregunte a una el nombre?". Marta aprovecha esta reflexión en voz alta de su compañera de piso para dejar bien claro que es una mujer de acción. No se le ocurre otra cosa que proponer un juego: ahorrase todos los preámbulos del ritual de caza y captura del macho, tomar un atajo en la búsqueda de pareja, es decir, vivir una aventura con el primer hombre que les pregunte el nombre. Sole se apunta sin dudar un instante pero no es de estrañar ya que la pobre destaca, dejando a un lado su inteligencia, por el poco interés que despierta en el sexo opuesto. Mari Pili, en cambio, la devoradora de hombres del grupo, en un primer momento se niega en redondo a participar en ese juego aunque al final acaba aceptando.
Y el juego empieza.

NR < 12 años

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es
  • Avatar de fb1680493069

    fb1680493069

    Aparte de sus visiones sobre la existencia humana, Ventura Pons también hizo comedias desenfadadas, y como toda su filmografía, libres de prejuicios. Aquí le da la vuelta al tema de la guerra de sexos, dejando la iniciativa a las mujeres, dejando desnudos (literalmente) a los hombres al seducirlos.

    6,5 6,5 hace 2 años (Editado)
  • Avatar de fb1482934350

    fb1482934350

    Es un drama que lleva al extremo de potenciar el suicidio, aunque la interpretacion es excelente y la direccion de actores tambien, es una obra demasiado clasica en su argumento y mas del siglo XIX.

    9 9 hace 2 años (Editado)
  • Jordi Batlle Caminal

    de Guía del Ocio

    Con què t'hi jugues Mari Pili?, el tándem Ventura Pons-Joan Barbero dinamizó la comedia catalana como recientemente sólo había procurado la Vergés en Boom Boom. Una comedia catalana fresca y eixerida pero, aun siendo tremendemanete localista en el fondo, una comedia catalana puesta bajo la advocación de la clásica screwball comedy americana, hawksiana, loca, frenética y trufada de personajes que se cruzan y entrecruzan, se enredan y desenredan, y con un equipo de actores espontáneos, más que notables, en los que destacaba una secundaria genial, la enorme -en todos los sentidos- Amparo Moreno. un año más tarde, Pons, Barbero y varios de los actores de Mari Pili volvieron a la carga con otra comedia cortada por los mismos patrones, igualmente divertida, aunque, por la repetición de la fórmula exenta de sorpresas: Aquesta nit o mai. Peligro: esa fórmula se vuelve a repetir una vez más en Rosita, please!, una temeridad que me llevó el pasado viernes a su estreno con la mosca tras la oreja. Salí feliz: no sólo es mejor que Aquesta nit o mai, sino tal vez la mejor de la trilogía, la más acabada en su factura y en su diseño de producción y la más movida en escenarios, ya sean interiores o exteriores: rodada casi toda ella en tierras de Drácula, parajes bien escogidos en los que se mueve una fauna entre encuentros y desencuentros, ligues varios, cambios de pareja y extraños elixires de amor. Su variedad de escenarios casi oculta que estamos ante un vodevil clasicote y ante un guión muy Mari Pili. Cierto que hay escenas no acabadas de pulir, pero el ritmo es constante, los enredos bien tramados y los actores en su salsa.

    8.0 8.0
  • Nuria Bou

    de Avui

    El públic català està de sort perquè la comèdia catalana està de sort. Tot això era una aposta, un misteri, un vés a saber què passarà. Una sèrie d'exemples -aquest és el darrer, però no el menys important- que tendeixen a demostrar que el gènere funciona si al darrere hi ha algú que decideix a jugar-se-la amb el seu talent.

    8.0 8.0
  • José Luis Guarner

    de La Vanguardia

    Sin pretensiones fastidiosas ni otro propósito que el de divertir, sin veleidades posmodernas o almodovarianas al uso -aquí cada uno de los personajes es lo que parece, y basta-, esta película desprende una magnífica, infrecuente, contagiosa alegría de vivir.

    7.0 7.0