8,7

Primera Plana

· 106min.

Una de las grandes obras maestras de Billy Wilder con unos geniales Jack Lemmon y Walter Matthau. ¿La mejor película sobre periodismo jamás rodada en Hollywood? Probablemente.
Solo para suscriptores

Sobre la película

Una de las grandes obras maestras de Billy Wilder, probablemente la mejor película sobre periodismo jamás rodada en Hollywood. "Primera Plana" basada en la obra teatral homónima de Ben Hecht y Charles MacArthur, que ya había sido llevada a la gran pantalla por Lewis Milestone en 1931 (con el título "Un gran reportaje") y por el gran Howard Hawks en la también magistral "Luna nueva" (His Girl Friday) en 1940.

Chicago, 1929. Earl Williams, convicto del asesinato de un policía, espera en la cárcel el momento de su ejecución. Mientras tanto, en la sala de prensa del Tribunal Supremo, un grupo de periodistas espera el indulto o la confirmación de la sentencia. Hildy Johnson, el cronista de sucesos del Chicago Examiner, que tendría que cubrir la información, está a punto de contraer matrimonio y abandonar su trabajo; pero Walter Burns, el maquiavélico director del periódico, empeñado en retenerlo, tratará de impedir su boda por todos los medios.

Dirección y reparto

Dirección:
Billy Wilder

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español
Versión en Español
Audio: Español • Subtítulos: Español

Más información

Título original:
The Front Page
Géneros:
Comedia, Clásicos
Estreno en cines:
28/05/85
Recaudación: 881.358,00 €
Espectadores: 1.519.045

Títulos similares

Sin desmerecer a esta versión, creo que no llega a la altura de la versión de Howard Hawks ni de lejos. La película protagonizada por un magnífico Cary Grant y la no menos magnífica Rosalind Russell la sobrepasa en ritmo, humor, situación y trabajo de todo el elenco de actores que en ella aparece.

1951pepe

La combinación Jack Lemmon con Walter Mathau siempre ha funcionado y, además, muy bien. Recordemos "La extraña pareja" o "Dos viejos gruñones". Dicho de otro modo, estamos ante una gran comedia debido a la grandísima interpretación de Lemmon y Mathau.

La comedia está basada en un guión hilarante con un ritmo escénico continuo, que refleja muy bien cómo era el mundo periodístico en 1929 y las relaciones entre el director de un gran periódico y sus subordinados. Wilder consigue rizar el rizo, menos es más. Un sólo espacio escénico la sala de prensa del tribunal supremo, fuera a parte el cadalso montado en la calle. Aquí mueve a los actores como le dá la gana. Un guión divertido lleno de trucos, dos actores magníficos Jack Lemmon y Walter Matthau geniales este último como un gran prestidigitador que se saca del bolsillo lo que le dé la gana y el resto como un gran corifeo a su servicio con grandes actores. En fin a pesar de los años que han pasado y que la he visto muchas veces me sigo riendo igual. Sobre todo si conoces algo del mundo de la prensa, la información y el periodismo.

(Editado)

¿Para qué se necesita una contraseña para hacer saber que no hay nada que temer fuera? Desde el momento que se crea se sabe que va a ser sólo un problema.



También hay chistes característicos, por no decir repetidos, de Billy Wilder aunque un guión brillante lo avala por completo.



Jack Lemmon sale de su elemento, ingenuo y desgraciado, para ser un reputado periodista. Genial de la misma forma.

No es de mis favoritas de Wilder ni de lejos pero sí es cierto es que de las pocas sátiras que existen sobre el mundo del periodismo salvaje. Es afinada pero prefiero El Gran Carnaval por su tratamiento más descarnado (aún).