7,9

Pena de muerte

· 120min.

La relación entre una religiosa (Susan Sarandon) y un asesino convicto (Sean Penn) está en el epicentro de este aclamado alegato contra la pena de muerte basado en un caso real.
Solo para suscriptores

Sobre la película

Inspirada en una historia real sobre la profunda relación surgida entre una monja y un condenado a muerte en una cárcel americana, "Pena de muerte" supone un provocador examen sobre el crimen y el castigo tan conmovedor como absorbente. Susan Sarandon consiguió ganar un Oscar a la Mejor Actriz en 1995 y Sean Penn fue nominado por primera vez como Mejor Actor.

Matthew Poncelet, un hombre condenado a la pena capital por el asesinato de dos adolescentes, reclama desde la prisión la ayuda de la hermana Helen Prejean. Durante la semana anterior a la ejecución, Helen intentará que Matthew consiga la absolución y la paz espiritual. Sin embargo, a la hermana Helen no sólo le angustia la espantosa agonía del condenado, sino también el dolor de las familias de las víctimas

Dirección y reparto

Dirección:
Tim Robbins

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español

Más información

Título original:
Dead Man Walking
Géneros:
Drama, Clásicos
Estreno en cines:
15/03/96
Recaudación: 4.255.553,00 €
Espectadores: 1.290.113

Emotiva, reivindicativa y bien construida. Los personajes se descubren desde sus encuentras, donde el guion comienza a dar detalles y la cámara ratifica la posición emocional de cada personaje respecto al otro, y consigo mismo. Un alegato contra la pena de muerte, y la creencia en el arrepentimiento, aunque también una tajante reafirmación al castigo ante la violencia y la injusticia.

Cruda, triste, horrible. Una verdadera obra maestra en la que cada plano está orquestado, cada diálogo es perfecto. Susan Sarandon y Sean Penn no se dejan nada en el tintero, cada gesto se convierte en imprescindible, cada mirada revela algo, cada inflexión de voz tiene el poder de transmitir. Película perfecta,ya que todo conduce a un final irremediable en el que la carga de tensión acumulada se libera con una pasmosidad desconcertante.

Ni cas al últim comentari de la romaraya, per favor. Una de les millors pel·lícules de la seva dècada i fins i tot de tota la història de el cinema, interpretada per dos dels millors intèrprets que hem pogut gaudir mai a la gran pantalla, amb un guió immillorable i una direcció sensacional per part d'en Tim Robbins. Capaç de transmetre emocions molt fortes. I per descomptat, supera tot el pas de el temps que li tirin a sobre.