Nadie sabe
Nadie sabe
Nadie sabe

Nadie sabe

Daremo shinarai (Nobody knows)

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

País

Japón

Año de producción

2004

Género

Drama

Estreno en cines

13/05/05

Recaudación

202.460,04 €

Espectadores

39.768

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Keiko y sus cuatro hijos acaban de mudarse a un pequeño piso de Tokio. Keiko decreta las reglas: está prohibido gritar y salir del piso. El casero les echaría si se enterase que Keiko cuida sola de los cuatro niños, cada uno de un padre diferente. Pero un día Keiko desaparece y entonces empieza la pequeña gran aventura de Akira y sus hermanos.

dirección

Hirokazu Kore-eda

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

Creo que muy pocos directores pueden hablar del sufrimiento infantil y no ocuparlo como un simple elemento de fácil empatía. Kore-eda, como siempre, habla desde los detalles y la bondad, lo que termina por transformar todas sus películas en obras sensibles y elegantes.

hace 5 días (Editado)
XemiAC

Cap a la meitat es fa massa lenta, perquè l'acció no avança. A part d'això molt bé. Molt sensible. Com iu una de ls crítiqus: "Poesia del desemparament"

08 enero 2020 (Editado)

Sin trucos ni concesiones sentimentaloides es una de las historias más duras y dolorosas que ha presentado el cine; todo transcurre con una lentitud exasperante que te va ganando y te coloca ante un retrato devastador de una sociedad desarrollada como la japonesa que propicia el desamparo y el abandono de los más débiles. Esta película es inigualable.

06 enero 2020
mrpines

Francamente la obra que más me ha llegado de este director. Un film que nos muestra la cara más cruda de la sociedad.

30 marzo 2019
4treyu

Igual como Shoplifters es una obra increible y muy delicada. Kore-eda me parece cada vez mas a un "Ozu moderno"

24 febrero 2019
hannibal64

Desolador y angustioso drama envuelto en poesía.
Magistral Kore-eda

08 enero 2019
10.0

" Poesía del desamparo. (...) una obra maestra sobre el placer y la angustia de vivir (...) es una de esas películas en las que cuanto peor lo pasa el espectador, silencioso sufridor ante lo que está viendo, más fascinado se siente. Por su poesía, por su delicadeza, por su maestría "

Javier Ocaña de El País

9.0

"En este ejemplar relato sobre la pérdida de la inocencia la sociedad no es insolidaria, simplemente no existe. Kore-eda narra cómo cuatro náufragos intentan sobrevivir en una isla desierta después de ser expulsados del País de Nunca Jamás, y lo hace controlando con mano maestra el uso dramático del espacio cerrado, aniquilando cualquier rastro de sentimentalismo fácil y respetando el punto de vista de sus protagonistas, desconcertados vagabundos que se ven obligados a construir un mundo propio con fecha de caducidad. Es difícil encontrar una película sobre la infancia tan poco condescendiente con sus criaturas y tan sabia al describir su desamparo."

Sergi Sánchez de Fotogramas

9.0

" La naturalidad aplastante de los precoces actores llena de fuerza las imágenes elegantes y realistas de este filme "

Alberto Bermejo de El Mundo

8.5

"Their tale is a rich, awful congeries of primal and distinctly modern fears, from the universal childhood fantasy of parental abandonment to the more grown-up suspicion that big cities are places of cruel isolation and indifference. Mr. Kore-eda explores nearly every emotional nuance and implication of the story, without for an instant succumbing to sensationalism or melodrama. The content of "Nobody Knows," which should consolidate his reputation as one of Japan's most interesting and original filmmakers, is inherently upsetting, and watching the film is, to some extent, a punishing immersion in impotent dread."

A.o. Scott de NY Times

8.0

"Rejecting the socio-realistic, grungy approach such subject matter would have received from most Western directors, Kore-eda sketches the inner, spiritual and emotional lives of the children with subtlety and sensitivity. (...) Though the film is bolted to the real world by many practical details of day-to-day life (food, money, clothing), and during the first hour is lensed in a realistic way, Kore-eda imperceptibly creates a world which is increasingly bordered by just the kids' emotional horizons. As order and cleanliness start to break down inside the apartment, the film's visual style actually becomes more, rather than less, rigorous; and the whole movie, which seemed to be going nowhere, gradually takes on a shape and sense of purpose. As a casual tragedy reshuffles the kids' lives, the final reels deliver with a quiet power."

Derek Elley de Variety