My father, my lord
My father, my lord
My father, my lord

My father, my lord

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

dirección

David Volach

País

Israel

Año de producción

2010

Género

Drama

Estreno en cines

19/11/10

Recaudación

26.430,84 €

Espectadores

4 094

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Instalado con su esposa y su hijo en una comunidad ultraortodoxa en Jerusalén, el Rabino Abraham dedica su vida al estudio de la Torah y de la ley judía. Su hijo, Menahem, está en la edad en la que vemos el mundo como un lugar de curiosidades, lleno de misterios y maravillas. No opone ninguna resistencia, pero sigue sin convicción a su padre que le guía por el camino estrecho y rígido que toman los hombres de fe. Pero la voluntad de Abraham de guiar a su hijo no es más que una mota de polvo en el universo. Por este motivo, durante las vacaciones a orillas del mar Muerto, la fe de Abraham se pondrá a prueba de manera un tanto brutal...

Dirección y reparto

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

rosanacamara

Preciosa pelIcula, acompañada de (salvo algun tema) muy buena musica, para acercarse a conocer un poquito la cultura judía y la rama ortodoxa de la religión.

Suave, sutil, penetrante.

Muy recomendable para todos aquellos que gocen con el cine espiritual.

10 diciembre 2018
nabila

que creencias religiosas son en si una aberración lo contrario de lo que dicen otras tradiciones en que se dice que la misión del hombre religioso es servir a la creación de Dios

31 julio 2017
6.0

" With the primordial clarity of fable, David Volach's astonishing debut feature recalls that most terrible of Jewish parables, Abraham's sacrifice of his son Isaac, but without the biblical last-minute reprieve. Set in a contemporary Israeli ultra-Orthodox community and thesped by a trio of magnificent actors, "My Father My Lord" unfolds in a self-enclosed universe blessed with fleeting epiphanies but overshadowed by immutable, incomprehensible laws. "

Ronnie Scheib de Variety

5.5

" A David Volach se le nota demasiado la voluntad de telegrafiar su mensaje -una puesta en cuestión de la figura del padre en el seno del integrismo judío-, pero lidia con tacto y elegancia con los golpes de efecto de su propuesta, esquivando las efusiones melodramáticas y la tentación de la gravedad para tantear un eficaz registro elegiaco en el momento culminante. "

Jordi Costa de El País