6,5

Motherland

· 97min.

Lituania postsoviética, tras la caída de la URSS. Una mujer vuelve a su hogar tras veinte años en Estados Unidos. La acompañará un hijo adolescente nacido en suelo norteamericano

Sobre la película

Estreno en España.
Ha sido asistente de edición en las últimas películas de Terrence Malick, también de Kelly Reichardt, y se graduó con el Gran Premio del Jurado en Sundance, "I Don't Feel at Home in This World Anymore". Ahora, Tomas Vengris da el salto a la dirección con un debut madurado donde, basado en sus propias vivencias y fantasías, nos cuenta cómo fue su segundo regreso a casa cuando su madre le llevó a Lituana tras haber crecido en Estados Unidos.

Lituania postsoviética, tras la reciente caída de la URSS. Una mujer vuelve a su hogar tras veinte años en Estados Unidos. La acompañará un hijo adolescente nacido en suelo norteamericano.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Varios • Subtítulos: Español y Inglés

Más información

Título original:
Gimtine
Género:
Drama
Países:
Lituania, Francia

Es interesante la mirada desde el punto de vista del niño (escuchamos las conversaciones de los adultos solo desde la distancia). Este distanciamiento es también del espectador, nos identificamos con el niño como observadores foráneos, pero al mismo tiempo le resta cierta efectividad emocional a la película. Una historia en la que hay pocas sorpresas, por no decir ninguna, rodada con solvencia, con primeros planos que expresan la confusión y esa sensación de aislamiento que tiene el protagonista.

Me ha gustado mucho. Desde el arranque, en esta y en general, ya sé si me van a gustar o no las pelis y si es de las que atrapan o no. Da igual el género, el país o la trama. Me atrapa.
Muy lírica, expresando perfectamente con la mirada del hijo sentimientos y tejiendo hilos de afecto y deseo en los vínculos familiares. Siempre mirando a su patria, su madre.

Muy floja. El guion parece que es un simple borrador. Salvo el chico que es un simple espectador los demás personajes son sombras, no se profundiza en ellos parece que simplemente se paseen sin que se llegue a conocer nada de ellos. Una pérdida de tiempo, vaya.

Lo vemos todo desde la óptica del hijo y uno recuerda como veía la vida cuando era adolescente, siendo consciente de tu alrededor pero con una visión algo incompleta, con cierta distancia por no terminar de entender y de estar a merced de los adultos. Gracias el espléndido trabajo de la cámara, es como meterse de lleno en los recuerdos del director y de su infancia, de una tierra tan convulsa como el extinto territorio que fue la Unión Soviética y el reinicio de un país tras recuperar su independencia, con todas sus cicatrices. Una gran actuación la del joven protagonista que vive el desoncierto de una casa que le es ajena, aunque cercana, y una película que se pasa volando, aquí se nota que el director es originariamente montajista y la historia es perfectamente homogénea y sin un solo salto brusco.

(Editado)
8

"La distingue de otras es su insólito enfoque, ya que en lugar de centrarse en los personajes se apoya firmemente en la experta cinematografía de Audrius Kemežỹs."

Vladan Petković de Cineuropa