Misterios de Lisboa
Misterios de Lisboa
Misterios de Lisboa

Misterios de Lisboa

Mistérios de Lisboa

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

Versión Original con Subtítulos en Español

dirección

Raúl Ruiz

País

Portugal

Año de producción

2010

Género

Romántica

Estreno en cines

18/03/11

Recaudación

11.429,90 €

Espectadores

2 167

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Remolino de aventuras y escapadas, coincidencias y revelaciones, sentimientos y pasiones violentas, venganza, aventuras amorosas, todo envuelto en un viaje rapsódico que nos lleva de Portugal a Francia, Italia y hasta Brasil. En esta Lisboa de intriga y de identidades ocultas nos encontramos con una serie de personajes, todos ellos conectados de alguna manera con el destino de Pedro da Silva, huérfano que está en un internado. El padre Dinis, un descendiente de libertinos aristocráticos que luego se convierte en un héroe defensor de la justicia; una condesa enloquecida por los celos y sedienta de venganza; un próspero hombre de negocios que, misteriosamente, hizo fortuna como pirata sanguinario; todos se entrecruzan en una historia situada en el siglo XIX, en busca de la verdadera identidad del personaje principal.

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

De lo mejor que he visto nunca. El entramado es increíble y la fotografía sencillamente genial. Creo que si esta obra la hubiera firmado algún director reconocido mundialmente, estaríamos seguramente ante un clásico indiscutible. Para verla y revisarla cada cierto tiempo. Acabo de verla entera por segunda vez. Una delicatessen donde perderse para paladares exquisitos.

23 julio 2015 (Editado)

Una maravilla. Lo mejor del 2011. Y, en contra de lo que ponen en los comentarios de arriba, no utiliza la técnica del telefilme, sino de la "estructura laberíntica" (utilizada en el decamerón, manuscrito encontrado en Zaragoza o las mil y una noches), de historias dentro de historias, dentro de historias.... Algo que no desentona con la inclinación surrealista del director. Y si bien la trama es costumbrista (e incluso telenovelística), no deja de ser una excusa para desplegar todo un virtuisismo visual ilimitado. Fantástica. Una gozada.

23 julio 2015 (Editado)

"Misterios de Lisboa" es lo más parecido a aquellos telefilmes históricos que se pusieron de moda en los 80 y 90 (tipo "La Regenta" o "Cañas y barro"). Burdamente rodado, con actores pésimos que no saben qué hacer con sus manos y esa música orquestal puramente decorativa que no da un respiro al espectador. Con la diferencia de que toda una caterva de críticos se ha puesto de acuerdo, incomprensiblemente, en considerarla una obra maestra. Queda la posibilidad de que Raúl Ruiz pretendiera una suerte de culebrón autoparódico de cuatro horas y media. En ese caso, el director es un genio.

23 julio 2015 (Editado)
10.0

"Lo más asombroso de Misterios de Lisboa es su muy particular concepción de la puesta en escena. Ahí reside lo maravilloso de esta obra. Para Ruiz poner en escena siempre ha sido una especie de pregunta abierta o infinita, algo provisional, artificial, citacional, esquemático, hipotético, rápido y fácilmente redibujable. La puesta en escena como una cuestión de parámetros que son dispuestos para, luego, manipularlo."

Adrián Martín de Transit

10.0

"La precisa y deslumbrante puesta en escena de Ruiz, con sus planos secuencia, sus atrevidas soluciones formales -el duelo en fuera de campo, mientras el padre Dinis está en la calesa- y sus puntuales destellos de sorna, se convierte en segunda piel de un relato hipnótico que contiene, a su vez, la posibilidad de todo relato. La duración no debería disuadir a nadie."

Jordi Costa de El País

10.0

"Acariciar esa posibilidad, la que contempla este monumental delirium tremens como el modo en que alguien se inventa un pasado mientras abraza la muerte, enriquece aún más la lectura final de esta obra maestra, que no hace más que relatar la vida secreta de nosotros, los humanos, como marionetas. "

Sergi Sánchez de La Razón

10.0

"Es el personal Inland Empire de Raúl Ruiz, es, como la de Lynch, una película capital para entender el cine de nuestro siglo, un film que configura para sus espectadores un tempo autónomo que sólo se puede definir con dos palabras: levedad e ingravidez"

Jaime Pena de Cahiers du Cinema