7,3

Mi vida es mi vida

· 98min.

Una de las películas fundacionales de ese talento innato llamado Jack Nicholson. Una joya del cine norteamericano de los 70 que consiguió hasta cinco nominaciones al Oscar
Solo para suscriptores

Sobre la película

Una de las películas fundacionales de ese talento innato llamado Jack Nicholson. Tras colaborar juntos en la experimental y contracultural "Head" y el éxito inesperado de la película, Bob Rafelson y Nicholson volvieron a reunirse en "Mi vida es mi vida", una joya del nuevo cine norteamericano de los 70 que consiguió hasta cinco nominaciones al Oscar, entre las que se incluía Mejor Película y Actor.

Robert Dupea, que fue un niño prodigio como pianista, trabaja en unas explotaciones petrolíferas. Cuando vuelve a ver a su hermana, convertida en una famosa pianista, decide volver a sus orígenes y al camino que abandonó.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español y Inglés

Más información

Título original:
Five Easy Pieces
Géneros:
Drama, Clásicos

Títulos similares

Logrado retrato de un hombre desnortado, sin raíces ni destino, en un momento en el que justamente la juventud estadounidense empezaba a cuestionarse los valores heredados y a buscar su propio camino. Supongo que por eso se convirtió en un hito generacional en su época. Recomendable.

Si no puedes quererte a ti mismo vivirás siempre insatisfecho. Película cuidada hasta el último detalle. Cómica y profunda, escenas que son autosuficientes, atmósfera sonora. Personajes que huyen de quienes son, de aquello que tocan y que creen ensuciar...

9

"Popular y atractivo drama que centra su atención en un músico de indudable talento y desordenados sentimientos que abandona su carrera musical y su mundo familiar para trabajar en una refinería. Merece una revisión. "

Fernando Morales de El País

8

"The flaws of this acutely self-conscious 1970 road picture grow more obvious with every passing year, but so does its passion and eloquence. "

Michael Sragow de New Yorker