Medianoche
Medianoche
Medianoche

Medianoche

Midnight

Audio y subtítulos

Versión en Español

Versión Original con Subtítulos en Español

Año de producción

1939

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Escrita por Billy Wilder y basada en el relato de Edwin Justus Mayer y Franz Schulz. La joven americana Eve Peabody (Claudette Colbert) se pierde en París sin dinero, ante la desesperación, se hace amiga de un taxista, Tibor Czerny (Don Ameche), que intentará ayudarla en todo lo posible. Tibor la lleva a una fiesta de alta sociedad y Eve, haciéndose pasar por una mujer rica y elegante, atraerá la mirada de más de un hombre ocasionando más de un problema. Además, Eve, embelesada por la fiesta, se olvidará por completo de Tibor que, al parecer, está enamorado de ella.

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

Desde ese primer diálogo chispeante en el que se compara la lluvia de París con la de Montana entramos de lleno en esta historia donde una chica americana rebotada de Montecarlo acaba metiéndose en la piel de la esposa de un noble húngaro. Pasen y vean, un espectáculo total, entretenimiento, talento, el virtuosismo de un maestro de maestros, Mitchel Leisen, la gracia y el desparpajo de unos diálogos geniales, la perfección absoluta de un guión redondo, un guión que no deja de sorprender y de esconder conejos en la chistera (unos tales Billy Wilder y Charles Brackett paseaban por allí). De las actuaciones me quedo, cómo no, con la frescura de Claudette Colbert, y el cinismo de John Barrymore. En fin, érase una vez el cine, recordando la época dorada, de esas películas que metidas en una cápsula del tiempo, volverían a brillar después de cuatrocientos o quinientos años. Delicia absoluta.

16 marzo 2019 (Editado)
9.0

"It has a superbly malicious script by Brackett and Wilder, gorgeous sets and camerawork, and a matchless cast. All in all, probably Leisen's best film."

Time Out de Time Out

8.5

""Midnight," one of the liveliest, gayest, wittiest and naughtiest comedies of a long hard season. Its direction, by Mitchell Leisen, is strikingly reminiscent of that of the old Lubitsch."

Frank S. Nugent de NY Times