Madeleine
Madeleine

Madeleine

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

Versión en Español

dirección

David Lean

País

Reino Unido

Año de producción

1950

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Reconstrucción de un célebre caso judicial de la Inglaterra victoriana, en la que una mujer -acusada del asesinato de su amante- fue absuelta por falta de pruebas. Moviéndose dentro de la ambigüedad moral y representativa (inocencia o culpabilidad quedarán siempre en el estadio de la duda), Lean construyó un melodrama elegante que nunca llegó a verse en España.  Una poderosa y rica familia se traslada a una nueva casa. Una de las hijas, Madeleine, es la niña de los ojos de su padre. Él desea que su hija se case con cierto caballero de notable posición, pero el corazón de Madeleine pertenece a una joven que pasa problemas cuando cada mes, ha de pagar el alquiler de su habitación. Aunque saben que su amor es imposible tratarán de mantener viva la llama..
 

NR < 12 años

Dirección y reparto

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es
  • Avatar de sierrapandita

    sierrapandita

    David Lean,nunca defrauda, es un valor seguro para esas ocasiones en el que te quieres reconciliar con el septimo arte...

    7 7 hace 8 meses
  • Avatar de laizetun

    laizetun

    Un clásico que no decepciona.

    8 8 hace 1 año
  • Emmanuel Levy

    de Web oficial

    This compelling character study is one of the three films David Lean made with his then wife Ann Todd.

    8.5 8.5
  • Time Out

    de Time Out

    One of three films Lean made virtually as star vehicles for his wife Ann Todd. Here she manages to extend the range of her semi-hysterical screen personality into a flimsily forceful character who pits her amoral deviousness against the rigid hypocrisy of Victorian Glasgow. Lean strongly emphasises her vulnerability: her French lover (Desny) is a preening bully, her father (Banks) a fire-eating patriarch, and her passage to the courtroom (accused of poisoning the lover) is marked by the furious rantings of a male mob. Where the film is remarkable, though, is in never allowing her to become simply a victim. She dares to expose and enjoy her sensuality, and cunningly exploits the prim reticence expected of a Victorian miss to avoid submission to marriage, deflecting the hostile gaze of outraged society with a proudly enigmatic vanity.

    7.5 7.5