8,7

Los 400 Golpes

· 100min.

Primer largometraje de Francois Truffaut, punta de lanza de la Nouvelle Vague.
No disponible en tu país

Sobre la película

Primer largometraje de Francois Truffaut, punta de lanza de la Nouvelle Vague, que abrió de par en par las ventanas del entonces anquilosado cine francés para que se renovase con el aire de la calle. La película, una sensible y hermosa mirada a la infancia, marca a la vez el inicio de la colaboración entre Truffaut y Jean-Pierre Léaud con el personaje de Antoine Doinel, una mezcla de las personalidades de Truffaut y del propio Léaud que acompañará al director y al actor durante varias décadas y en diversas películas, en las que veremos al personaje crecer, enamorarse y convertirse en adulto.

Antoine Doinel es un muchacho de 12 años que vive en París como un solitario en su propia casa. Sus padres tienen problemas conyugales sin resolver. El niño nació sin ser deseado y respira esta hostilidad constante- mente, debiendo encajar, uno tras otro, los golpes que la vida le va dando, sintiéndose cada vez más incomprendido y desgraciado. En cierta ocasión que debe hacer unos deberes escolares, no los termina, circunstancia que el profesor aprovecha para expulsarlo de clase durante una semana. Es entonces cuando Antoine se plantea lograr una de sus mayores ilusiones: ver el mar.

Dirección y reparto

Dirección:
François Truffaut

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Francés
Versión en Español
Audio: Español

Más información

Título original:
Les 400 coups
Géneros:
Drama, Clásicos
País:
Francia
Estreno en cines:
17/10/01
Recaudación: 5.582,99 €
Espectadores: 5.292
Ver ficha:
IMDB

Títulos similares

mrc_rcdr

No me canso de repetir: que el cine esté considerado un arte no es casual gracias a películas como está... Gratificante el poder revisionar historias que no envejecen y poder revivirlas una y otra vez en plataformas que se cuidan de mantener a buen resguardo buenas películas.
Sin duda, un must para cualquier amante del cine o de las historias. Déjate llevar por la visión de Truffaut a través de los ojos de Doinel. ¡No te arrepentirás!

Poco se podría decir de esta película que no se haya dicho ya. El inicio de la burbuja de la Nouvelle Vague y posiblemente la mejor obra de todo el movimiento, firmada por uno de los mejores directores de la historia. Truffaut destila amor al cine en todo aquello que hace. En este caso, plasmar su infancia y su juventud en una película inolvidable. Casi todos los detalles, desde el pequeño zulo que es su habitación, al robo de la máquina de escribir, o al crecer sabiendo que tu propia madre no te quería y que tu padre no era tu padre, son hechos que Truffaut vivió, y cada sentimiento de angustia, dolor, desolación y soledad, encarnados en Antoine, me evocan un acto de redención de Truffaut hacía su infancia y adolescencia. Con esta película, Truffaut demostró que no sólo podía ser el crítico más feroz e influyente de Cahiers du Cinema, sino que se iba a convertir en uno de los pilares fundamentales del cine francés del siglo XX. 400 golpes son pocos si los propina un genio.

(Editado)

Una película dolorosa y triste dirigida magistralmente por Truffaut, la escena final es simplemente insuperable.Truffaut describe a la perfección a los personajes involucrados en la vida del niño, una vida no querida, una vida con ausencia de amor, una vida castigada golpe tras golpe. Este cuadro rodado en un blanco y negro que resalta esa vida tan gris, aunque la pelicula contiene indistintamente momentos de humor con momentos muy dramáticos, perfectamente combinados.Película imprescindible y 100% recomendada

(Editado)

Obra maestra absoluta! No solo por la importamcia que tuvo en la historia del cine, pieza fundamental de la nouvelle vague, sino por que filma un niño con ojos de niño, y lo hace como un niño con las imperfeciones de un niño. Lo más sorprendente es que es una pelicula de 1059 que podría haber sido rodada hoy mismo....

Ya desde el principio, travellings rodados en contrapicado, se percibe el objetivo de la película. Que empaticemos con el protagonista adolescente. Que tiene ante sí todo un mundo por descubrir, mundo cuya dimensión es excesiva para él. Película desigual, con momentos sublimes, pero sin la suficiente continuidad. En ocasiones parece que estamos delante de una sucesión de historietas. Los mejores momentos son los que tienen que ver con el homenaje que Truffaut rinde al cine. La capacidad de éste de procurar una mirada primigenia, inocente (los niños que miran la obra de guignol) Y, la que quizás sea la mejor secuencia en este sentido, la que transcurre dentro de la barraca de la feria, donde el que gira es el chico, metáfora perfecta del fenómeno cinematográfico, juego de luces y sombras, y que termina en el minuto 24 (número de FPS a los que se proyecta un film) Inolvidables también el traslado al centro correccional, la entrevista con la psicóloga del centro y la secuencia final.

10

"Francois Truffaut's "The 400 Blows" (1959) is one of the most intensely touching stories ever made about a young adolescent. Inspired by Truffaut's own early life, it shows a resourceful boy growing up in Paris and apparently dashing headlong into a life of crime. Adults see him as a troublemaker. We are allowed to share some of his private moments, as when he lights a candle before a little shrine to Balzac in his bedroom. The film's famous final shot, a zoom in to a freeze frame, shows him looking directly into the camera. He has just run away from a house of detention, and is on the beach, caught between land and water, between past and future. It is the first time he has seen the sea."

Roger Ebert de Chicago Sun Times

10

"First there's a pinup picture: Adolescent Antoine Doinel, busted in class transporting the contraband goods, begins a cycle of punishment and retaliatory misbehavior that inexorably mounts, burying him under an accretion of lies, accidental arson, plagiarism, truancy, and petty larceny. Eventually the boy leaves the cramped apartment he shares with his hard, bottle-blonde mother and clownish, cuckolded stepfather for the more peaceful climes of the juvenile detention center."

Nick Pinkerton de Village Voice